Una muy triste realidad

7 años ago

Siempre temí que la “juventud reformada” quisiera volverse verdugos de sus ancianos. Temi que eso sucediera Luis Huerta.