• 424

John McArthur ¿Héroe o Villano?

Para cuando vean este video, muchos, si no la mayoría de evangélicos, habrán sabido, discutido, defendido o condenado, la reunión que John McArthur mantuvo en su iglesia, Grace Community Church el domingo 26 de Julio del presente año.

La decisión que McArthur y los ancianos de su iglesia tomaron de hacer algo que va en contra de las directivas del gobierno de California con respecto a reuniones en lugares de adoración, va en contradicción de lo que hicieron meses atrás, cuando se comprometieron a seguir la ley de cuarentena en respuesta a que predicadores pentecostales como Rodney Howard Browne, abrieron sus iglesias, y fueron arrestados por ello. McArthur no haría algo tan tonto como esos Pentecostales a los que el tanto ha atacado como no cristianos. Luego en Mayo, trataron de abrir cuando Trump declaro a las iglesias como entidades esenciales. Pero esto fue rechazado por la corte de apelaciones, y una ves más, McArthur y su iglesia, aunque no estaban de acuerdo, dijeron que acatarían a la decisión tomada por las autoridades puestas por Dios.

¿Qué paso?

Según McArthur, el gobierno se ha pasado de su mandato de parte de Dios en decir cuando y donde las iglesias pueden o no congregarse. Debemos de recordar, que esto no es algo específicamente en contra de las iglesias. Restaurantes, gimnasios y muchas otras entidades han sido ordenadas a cerrar también. Así que la retorica de “martirio” que se lee y eventualmente, se oye de parte de McArthur, es engañosa, y da una impresión que no se ajusta a la realidad.

Parte de su decisión al re-abrir la iglesia, por lo que el mismo dijo en su sermón, fueron las estadísticas de muertes causadas por otras enfermedades, accidentes o adicciones. Un ejemplo es el de las muertes por alcohol, pero ultimadamente siempre usa la carta del aborto para acentuar su queja. Que use las muertes de inocentes para justificar poner en peligro la vida de inocentes, es simplemente deplorable.

En su anuncio de re-apertura de su iglesia, McArthur recuerda como los Puritanos fueron despedidos de los pulpitos ingleses por la iglesia Anglicana, y que esta tiene como cabeza de la iglesia al monarca Ingles, hasta el día de hoy. McArthur, que ha hecho alarde de ser del ala Reformada (aunque los Reformados históricos no lo aceptan a él, y a sus asociados como “reformados”), convenientemente no menciona como el gobierno temporal en Ginebra, y en otros enclaves reformados, no solo dictaba cuando y donde se podía reunir la iglesia, pero también que se predicaba y como se adoraba.  La iglesia Anglicana en la era de los Puritanos, hacia lo mismo que hacían los Calvinistas y Luteranos en sus tierras, y aquellos que no acataban a tales ordenes, se les llego a conocer en Inglaterra como los no conformistas, entre ellos los Puritanos, Bautistas, y luego los Metodistas.

Podemos ver, entonces, que la decisión de McArthur y los ancianos de Grace Community Church, por mas barnizada que sea con Biblia, no es consistente ni con la historia, ni con las estadísticas, ni con la narrativa que el pretende vender.

Veamos porque bíblicamente hablando, McArthur y sus seguidores están errados. Usaremos 3 pasajes que nos hablan sobre la relación entre el gobierno o lideres seculares, con la iglesia. Luego, veremos porque las escrituras no aprueban la eclesiología que McArthur esta tratando de imponer en su congregación, y por efecto de influencia, al resto de la comunidad evangélica. Finalmente, veremos como esta decisión, de reunirse aun cuando se ha dicho, aun por el mismo Trump, que las iglesias eran esenciales, que lo peor aún esta por venir, es simplemente negligencia pastoral, algo que es suficiente para descalificar al que hace tal cosa como ministro del evangelio.

 

Hechos 5:29; Romanos 13:1-7; I Pedro 2:13-17.

El texto de Hechos 5:29 se ha usado mucho en este caso, y es el ultimo que McArthur usa en su anuncio del porque re-abrira su iglesia.

Hechos 29 Pedro y los otros apóstoles respondieron:

— Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres.

Pero la aplicación de este pasaje al re-abrir una iglesia, va contrario al contexto del pasaje en cuestión. Que McArthur, a quien se le considera como “gran expositor”, manipule el texto de tan vil manera, dice mucho de el y de como maneja el texto a su conveniencia. Lo que a los discípulos se les estaba demandando en el pasaje, Hechos 5:28, NO era a no congregarse, sino a no seguir enseñando y hablando, vs. 40, del nombre de Jesús. Jamás les prohibieron reunirse. De ser como McArthur interpreta el texto, la iglesia se puede negar a cualquier cosa que el gobierno requiera…como tener un extinguidor en el edificio, porque se debe de obedecer a Dios (en ese caso, a confiar en su cuidado) antes que, a los hombres, y no poner su confianza en un extinguidor de fuego, pues somos mandados de parte de Dios en confiar solo en Dios.

Tomando en cuenta que la interpretación del texto de Hechos 5:29 no apoya la sublimación de McArthur, veamos los próximos textos en los cuales McArthur parece cambiar su entendimiento dependiendo de donde sopla el viento.

Segundo, Romanos 13. McArthur ha sido tan radical en acatar este texto, que ha llegado a decir en una ocasión, que la revolución de independencia de Estados Unidos fue en rebelión a ese texto. Esto es asombroso, pues si ir a la guerra, que causa la muerte de personas, es condenado por Romanos 13 según Mac, pero abrir una iglesia en medio de una pandemia que puede ocasionar las muertes de feligreses no lo es, hay algo malo en la cabeza de McArthur. Los años lo estarán alcanzando y se estará poniendo senil. Pero volviendo al texto, Romanos 13:1-7 es un texto difícil de entender, puesto que tendemos a leerlo desde nuestra perspectiva post-Ilustración. Para Pablo, nuestro concepto de estado moderno seria algo desconocido. El poder votar por nuestros gobernadores, es algo relativamente nuevo. Aunque muchos dirían que la democracia proviene de Grecia, recordemos que en esa “democracia”, solo los hombres hacendados podían votar. El resto, no tenían acceso al voto. Luego con Roma, era un emperador que llegaba al poder por descendencia o asesinato. Luego, los reyes europeos eran autócratas. Fue hasta el siglo 17 que vemos ya un cambio de gobierno que comienza a reflejar lo que ahora tenemos, no en todo el mundo. Durante ese lapso, 2000 años, Romanos 13:1-7 se ha interpretado según la conveniencia del gobernante, como también el contexto del gobernado.

Para poner el texto en contexto de Pablo, él estaba escribiéndole a la iglesia en la capital del Imperio Romano, al comienzo del mandato de Nerón. El cristianismo solo había experimentado la persecución de parte de los judíos, y no de los Romanos. Luego en Filipenses 2:5-11, vemos como Pablo pone énfasis que el Emperador doblara su rodilla delante de Cristo, algo que sería sedición para Roma. Pero en este tiempo, Pablo aun gozaba de su libertad, y más tarde, apelaría al Emperador para librarse de los judíos, cf. Hechos 25:10. La pregunta resulta, ¿Es este texto entonces, aplicable en toda ocasión y en todo lugar? Mi respuesta seria, NO. Este texto esta hablando de una situación en la cual aun la autoridad, aunque no profesa el cristianismo, no es simétricamente opuesta a la comunidad cristiana. Se nos llama a someternos y a darles honor a las autoridades, porque son puestas por Dios, y de alguna manera, son sus servidores (vs. 6). Los impuestos romanos, es sabido que eran injustos y arbitrarios, pero en este texto, Pablo dice a los creyentes en Roma, deben de pagarlos. Los creyentes tenían la oportunidad de demostrar su oposición a lo que el imperio hacía, no dando dinero a la maquinaria del imperio. No obstante, Pablo dice que no podemos hacer tal cosa.
Viendo el texto desde este enfoque, no podemos rebelarnos a las autoridades como se nos antoje, o en contra de aquellas leyes que no nos parecieran, pues esto afecta a nuestras consciencias (vs.5). Simplemente, para Pablo, no hacerles caso a las autoridades, es rebeldía contra Dios.

El otro texto que sería más apropiado en una atmósfera de persecución es 1 Pedro 2:13-17. Sabemos que la iglesia estaba pasando persecución por la evidencia interna de la carta, cf. I Ped. 1:6; 4:12. Este texto es escrito por el mismo que pronuncio Hechos 5:29. Pedro hace un llamado difícil a los creyentes perseguidos, ¡que se sujetan aquellos que los están persiguiendo! Al describir el papel de las 2 autoridades que menciona, al rey y sus gobernadores, Pedro hace eco de Rom. 13 de lo que hacen, que es mantener el orden de la sociedad castigando el mal y reconociendo el bien. Pero Pedro lleva más allá este mandato, el dice que la voluntad de Dios es sujetarse a las autoridades no por conveniencia u oportunismo político, algo que encontramos muy a menudo dentro del pueblo evangélico hoy, pero porque sujetarse es la voluntad de Dios.  Esta sujeción, no es solo para hacer la voluntad de Dios, cosa que todo creyente esta llamado hacer, pero también para callar a los insensatos que los criticaban. Es el sufrimiento que llegara a los que quieran hacer la voluntad de Dios, por hacer el bien, cf. I Ped. 3:17; 4:19. Vemos que 3 veces en la carta se menciona el sufrir por hacer el bien, y que este sufrir es la voluntad de Dios, y desde el principio de la carta, 1:6 como vimos anteriormente, el sufrimiento del cristiano es un tema central de I Pedro. Pero veamos, este sufrimiento toma lugar dentro de una persecución religiosa, en la cual se espera que el cristiano practique su peculiar religión, pero también ofrezca adoración al emperador (curioso que Pedro solo le dice “rey”, que es el título que los Romanos le daban aquellos gobernadores de alto rango como Herodes, pero que no estaban a la altura del Cesar). El cristiano puede otorgar sometimiento y respeto, pero no adoración. Si hay represalias por no acatar los requerimientos del rey, se entienden como la voluntad de Dios. Finalmente, se les dice que se les dé a todos debido respeto, y esto incluye al rey, pero se manda a amar a los hermanos y temer a Dios. No debemos de temer a los gobernantes, pues sabemos la promesa que ellos serán juzgados en el día del Juicio, cf. I Ped. 2:12, y que, al acusarnos de hacer el mal, ellos verán que hacíamos buenas obras.

Este sometimiento es extremo. No vemos a Pedro escribirles a las iglesias de Asia Menor que si el rey y sus gobernantes se exceden de su mandato, los cristianos se deben de rebelar contra ellos. Lo que si dice, es, que al someterse, hacen la voluntad de Dios, los insensatos no tendrán de que hablar contra ellos. El hecho que McArthur abrió su iglesia, ha dado mucho que hablar entre los inconversos, de cómo los cristianos están tomando por si mismos la ley, y de como no aman a sus hermanos al hacer un despliegue tan burdo de falta de higiene y distanciamiento social. El hecho que John McArthur apareciera en Tucker Carlson, de Fox News, y se mofara de que los miembros de la congregación se abrazaban y no tenían máscaras, cosas que el gobierno, no solo del estado, sino federal, ha recomendado hacer para evitar el contagio, es un rechazo a amar a los hermanos. John McArthur ha fallado en amar a los hermanos exponiéndolos a una enfermedad, que para algunos será mortal, y para otros, dejará secuelas por el resto de sus vidas. Repito, no estamos bajo persecución, estamos bajo una pandemia, en la cual restaurantes, escuelas, cines, cafetines, gimnasios y otros negocios han sido cerrados por las mismas razones por las que se les ha pedido a las iglesias cerrar. No hay una persecución especifica a la fe cristiana, pues tampoco los musulmanes, budistas, hindues etc, se pueden reunir. Llamar la situación presente una persecución religiosa contra la iglesia, es una mala representación por parte de McArthur y esta apuntando a crear una atmosfera de pánico que es una carga mas a la atmósfera que ya esta presente por los efectos del Covid-19.

Podemos ver, por lo tanto, que 3 de los versículos principales usados por John McArthur para justificar reanudar los servicios dominicales en Grace Community Church están siendo usados fuera de contexto, no demuestran la intención original por la cual fueron escritos, y descaradamente los contradice y no muestra que esta dispuesto hacer la voluntad de Dios, sufriendo, sometiéndose a las autoridades puestas por Dios.

 

Errores Teológicos ¿Qué es la Iglesia? ¿Sacerdocio de todos los creyentes?

El concepto de Iglesia es muy distorsionado el día de hoy. Muchos creen que el cristianismo comenzó con su iglesia, que fue fundada quizás 50 años atrás. Los mas errados, y que rayan a ser herejes, piensan que el fundador de su iglesia o denominación, restauro la iglesia después que esta se había desviado de la verdad por siglos, y a veces milenia. Pero también esta el mal concepto de que iglesia significa estar en un auditorio, con 4 paredes, oyendo a un predicador en particular. Si esto no pasa, según John Mcarthur, la iglesia no se ha reunido. En el Occidente, desde el edicto de Milán en el año 313 por el emperador Constantino, la iglesia ha gozado reunirse en sus templos, catedrales y basílicas, sin ningún impedimento. Las únicas interrupciones han tomado lugar durante tiempos de guerra, si países o territorios adoptan gobiernos que son anti-cristianos, y por supuesto, pandemias.

McArthur dice solo una parte de la definición de lo que la palabra ekklesia quiere decir, que es “asamblea”. En su anuncio de que volverían a reunirse en el templo, McArthur dice que es un mandato no dejarse de congregar como asamblea, citando Hebreos 10:25. Primero veamos el contexto y significado de Hebreos 10:25, y luego veamos como la asamblea del NT se reunía.

En Hebreos 10:25 dice, “25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca.” LBLA. Estos creyentes estaban siendo presionados a no solo no congregarse, sino que también a dejar el cristianismo y regresar al judaísmo. La palabra “dejando” ἐγκαταλείποντες, apunta a desertar o abandonar algo o alguien. Por eso se menciona que el día se acerca, obviamente, pues al parecer algunos estaban apostatando, viendo que el día, ósea, el regreso del Señor, se estaba tardando mucho. El mandamiento “sino exhortándonos unos a otros” encuentra su paralelo en el capitulo 3:13 de la carta, “3 Antes exhortaos los unos a los otros cada día, mientras todavía se dice: Hoy; no sea que alguno de vosotros sea endurecido por el engaño del pecado.” Podemos ver que el versículo que tanto se nos cita para no dejar de congregarnos, aunque tiene cierta verdad al respecto, esta hablando de personas que han optado no solo por dejar de congregarse, pero también dejar la fe cristiana.

Pero ¿Como se congregaban los cristianos en el primer siglo?

Como dije anteriormente, McArthur parece pensar que la forma ideal de congregarse es ir a su mega iglesia, y oírlo a el predicar. El fenómeno de las megas iglesias proviene del siglo 19, no es algo que la Iglesia cristiana ha experimentado en su historia por mucho tiempo. Lo que si podemos ver es que la iglesia primitiva se congregaba, no en una mega iglesia, pero en las casas de los creyentes. Unos pasajes nos podrán informar al respecto: Mat. 18:20; Juan 4:21-24; Hch. 2:42-47; Rom. 16:5; 1 Cor. 3:16; 1 Cor. 16:19. Col. 4:15; File. 1:2; 1 Ped. 2:9; y 2 Juan 1:10. En estos pasajes vemos 2 cosas, que la iglesia primitiva se congregaba en las casas, no en lugares grandes que aparecieron hasta el segundo siglo. Vemos que en Juan 4:21-24, Jesús tiene una conversación con una mujer samaritana, que le pregunta cual es el lugar indicado para adorar. La respuesta de Jesús es que ni en el monte Gerizim o en el templo en Jerusalén, pero que los adoradores que busca el Padre son aquellos que adoren en espíritu y en verdad. Dios no mora en templos hechos por hombres, pero si mora en su nuevo templo, que es la iglesia. El lugar donde esa iglesia se congrega, ahí esta el Señor, y esto es una innovación introducida por Jesús. También vemos que los cristianos se congregan en casas, no dependiendo siempre de un líder especifico, pero si se esmeraban en seguir las enseñanzas de los apóstoles, en la oración y en la comunión, cf. Hechos 2. Podemos ver que el no reunirse en un templo en particular, no quiere decir que la iglesia no se reúne. La iglesia fundada por Jesús, no esta limitada a adorar a Dios en un lugar específico, en una hora específica, u oyendo a un especifico predicador. Es más, Pablo dice que los creyentes pueden orar en todas partes, no necesariamente en un solo lugar, 1 Tim. 2:8. Es más, aunque el libro de Hebreos 13:15 se nos dice lo siguiente, “Por tanto, ofrezcamos continuamente mediante Él, sacrificio de alabanza a Dios, es decir, el fruto de labios que confiesan su nombre.” Pero en Efesios 5:19 se nos dice lo siguiente también: “hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor.” Vemos que podemos alabar a Dios tanto con nuestros labios, como con nuestros corazones.  Por lo tanto, podemos reunirnos, sin necesidad de cantar, si la situación así lo requiere, como lo que estamos pasando el día de hoy.

Finalmente, pareciera que McArthur no confía que sus feligreses puedan estar sin oír sus enseñanzas. Acaba de celebrar 50 años de estar en su iglesia, pero no puede confiar que esa gente, a quien, según él, les ha predicado la palabra de Dios no adulterada, un evangelio verdadero, soporten estar un tiempo sin su guianza. Ósea, ese evangelio pareciera que no ha hecho madurar a los miembros de Grace Community Church. En momentos como los que estamos viviendo, es la perfecta oportunidad que volvamos al método de congregarnos que hemos visto practicado por la iglesia primitiva, y a ejercer el sacerdocio de todos los creyentes. Este es el tiempo que los lideres de familia, principalmente los padres, pero también las madres, pueden discipular a sus hijos, o a si mismos. Este es la oportunidad para ver si los miembros de la iglesia en realidad han aprendido las doctrinas de Cristo, o si dependen de una manera enfermiza de la congregación a la que atienden, sucumbiendo a la cultura de consumismo.

 

McArthur dijo en el programa de Tucker Carlson, que el y los suyos son los verdaderos protestantes, pues según él, protestan contra “las mentiras y engaños”. Lo que no dice, es que el mismo ha sido engañado por las teorías de conspiración, poniendo muy poca atención a lo que esta haciendo la pandemia en su propio país. Consecuentemente, engaña a sus feligreses dándoles una falsa seguridad de que no es importante si se enferman o no, que total, como dijo en su predicación, la enfermedad afecta principalmente a los de la tercera edad. Esto no es una respuesta pastoral a personas que posiblemente morirán al ser contagiadas por congregarse sin ningún cuidado a la higiene o distanciamiento social. Tampoco es responsable decir que la pandemia afecta solo a personas que no son de la tercera edad, ahora que estamos viendo que al no morir por el Covid-19, personajes jóvenes tienden a sufrir efectos que probablemente estarán con ellos por el resto de su vida.

Podemos concluir, que lo hecho por John McArthur, de re-abrir su congregación en pleno apogeo de la pandemia, no es solamente un acto de irresponsabilidad pastoral que seria el equivalente a negligencia profesional, sino que también es una rebeldía ante quienes Dios ha determinado que nos debemos sujetar, justificada con una manipulación de textos bíblicos. Este mal ejemplo, ya lo podemos ver que esta infectando a iglesias latinoamericanas, que están queriendo imitar la acción irresponsable de McArthur en sus países.  Recordemos, si aun en Estados Unidos, un país que goza de los mejores cuidados médicos en el mundo, no da abasto con los infectados por el Covid-19, ¿Qué esperamos que suceda en los países en Latinoamérica? ¿Es esta actitud arrogante y de revancha un buen testimonio para los no creyentes? ¿Es exponer a nuestros hermanos, y a nuestros prójimos, a una pandemia que aun no se tiene una vacuna, guardar el segundo mandamiento? La respuesta a todo esto es un rotundo NO.

John McArthur esta llevando a su iglesia, y a los que lo siguen, por un mal camino. Estamos viendo como cristianos están dispuestos a seguir a un caudillo espiritual, y no a lo que esta escrito en la palabra de Dios. Esta clase de situaciones solo se dan en las sectas como las de Jim Jones y lo que paso en Guyana, o con la de David Koresh en Waco Texas. Líderes que están dispuestos a poner las vidas de sus seguidores en peligro para demostrar su espiritualidad o fidelidad a sus creencias, son personas que, a lo menos, han perdido el blanco, y a lo más, no han conocido a Dios.

Concluyo citando el siguiente pasaje:
Proverbios 14:12

Nueva Versión Internacional

12 Hay caminos que al hombre le parecen rectos,

pero que acaban por ser caminos de muerte.

Share This Article

Tertulia: ¿Siguen los dones espirituales vigentes el día de hoy?

Next Story »

La Falsa Persecusión de John McArthur