• 559

8 razones porque el creyente NO puede ser posesionado por demonios

Puedes oirlo aqui:

Puedes decargarlo de aqui.

  1. Dios es mas grande en nosotros que el diablo que esta afuera.
    1 Juan 4:4 La Biblia de las Américas (LBLA)

4 Hijos míos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo.

 

  1. Hemos sido liberados del reino de las tinieblas
    Efesios 2:2 La Biblia de las Américas (LBLA)

2 en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,

Colosenses 1:13-14 La Biblia de las Américas (LBLA)

13 Porque El nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado, 14 en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.

 

  1. No tenemos nada en común.
    1 Corintios 10:20-21 La Biblia de las Américas (LBLA)

20 No, sino que digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios y no a Dios; no quiero que seáis partícipes con los demonios. 21 No podéis beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.

 

  1. No hay ejemplos bíblicos de un creyentes poseído…pero..
    Se entrego a alguien a Satanás,
    1 Corintios 5:5 La Biblia de las Américas (LBLA)

5 entregad a ese tal a Satanás para la destrucción de su carne, a fin de que su espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

Vemos que en 2 Corintios, esta persona es restaurada, cf. 2 Cor. 2:11. Por lo tanto, entregar a Satanás no quiere decir que el tal, es poseído.

Otros dos fueron también entregados a Satanás:
1 Timoteo 1:20 La Biblia de las Américas (LBLA)

20 Entre los cuales están Himeneo y Alejandro, a quienes he entregado a Satanás, para que aprendan a no blasfemar.

Estos tampoco son catalogados como poseídos por el diablo o demonios.

Finalmente, un grupo al cual se apela para afirmar que los Cristianos pueden ser poseídos es el siguiente:
2 Timoteo 2:26 La Biblia de las Américas (LBLA)

26 y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad.

El problema para los que creen que este texto se refiere a cristianos, es que el contexto claramente dice que se refiere a no creyentes.

 

  1. Somos permanentemente envestidos por el Espíritu Santo.
    Efesios 1:13-14 La Biblia de las Américas (LBLA)

13 En El también vosotros, después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído, fuisteis sellados en El con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de su gloria.

Esto va en contra de aquellos que dicen que somos tripartitos, cuerpo, alma y espíritu basándose en I Tes. 5:23. Estos dicen que nuestro ser es como el templo, que son el atrio (cuerpo), lugar santo (el alma) y el lugar santísimo (espíritu). La explicación es que los demonios solo pueden atacar al cuerpo y alma, pero no al espíritu. Acá dice que somos sellados, no solo en un área, pero todo nuestro ser.

 

  1. Somos el templo del Espíritu Santo.
    1 Corintios 6:19 La Biblia de las Américas (LBLA)

19 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

Acá dice que no solo el espíritu, sino que todo el cuerpo es el templo del Espíritu Santo, por lo tanto, no se debe de contaminar con la fornicación. La creencia que el cuerpo y el alma se pueden contaminar mientras que el espíritu puede quedar limpio, es una creencia gnóstica del segundo siglo.

 

  1. Somos una nueva criatura.
    2 Corintios 5:17 La Biblia de las Américas (LBLA)

17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.

Ya vimos que hemos sido traslados del reino de las tinieblas al reino de la luz. Nuestro cambio es radical, no solo de lugar, sino que también de naturaleza.

 

  1. Nada puede separar al creyente del amor de Dios en Cristo Jesús.

Romanos 8:38-39 La Biblia de las Américas (LBLA)

38 Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

En este texto, cuando habla de los “principados”, ἀρχάς se refieren a los seres espirituales que están en los lugares celestiales contra quienes nuestra lucha toma lugar, cf. Efesios 6:12, ἀρχαὶ.

Conclusión

El Cristiano es una nueva criatura, ha sido trasladado del reino de las tinieblas a la luz, es sellado con el Espíritu Santo, por lo tanto, nada puede entrar en el. Su cuerpo, no solo su espíritu o alma, son el templo del Espíritu Santo. El Dios que mora dentro del creyente es mas poderoso que aquel que esta afuera, y tenemos la promesa que nada nos separara del amor de Dios en Cristo Jesús.

Share This Article

10 características de los evangelios canónicos

Next Story »

5 Cosas que no sabias de los ángeles