Will Graham, Brisa Fresca y la difamación en la era de Trump