• 848

William Lane Craig sobre el Aniquilacionismo

Aunque no estoy de acuerdo con su Molinismo, Craig nos da unas sencillas razones porque el Aniquilacionismo esta errado. Aca le esta respondiendo a alguien que le hace preguntas al respecto:

Me parece que la opinión tradicional de que el infierno implica tormento eterno y consciente está razonablemente bien documentada en las Escrituras. “Estos sufrirán el castigo de la destrucción eterna, separados de la presencia del Señor y de la gloria de su poder” (II Tesalonicenses 1.9) Las negaciones de esta doctrina surgen principalmente, creo, de aborrecimiento emocional y de objeciones filosóficas no coherentes.

No pretendería que los argumentos exegéticos no estén disponibles para los aniquilacionistas, pero encuentro que los argumentos que menciona, Bentley, son fundamentalmente erróneos.

Primero, es simplemente una mala hermenéutica tomar los “prototipos” del Antiguo Testamento como la clave interpretativa de la doctrina del Nuevo Testamento sobre el estado de los condenados después de la muerte. Se arriesga a imponer algún rasgo accidental de esas historias en la enseñanza del Nuevo Testamento, lo que puede ser contrario a ese rasgo. Por supuesto, estos juicios de personas del Antiguo Testamento implican la destrucción de las personas involucradas en el sentido de la terminación de sus vidas terrenales, ¡no sea que todavía existan hoy en día, de alguna manera conservadas a través de los siglos en las cárceles de Palestina! Además, lo que esencialmente implican estos prototipos es la muerte de las personas juzgadas, y la doctrina del tormento eterno en el Nuevo Testamento implica exactamente lo mismo.

Eso forma una buena relación con el segundo punto. La falla más fundamental de su argumento es el hecho de no apreciar que la existencia eterna no es lo mismo que la vida eterna. Los condenados en el infierno tienen existencia eterna pero no vida eterna. En el Nuevo Testamento, la vida eterna no es bios (vida física, de la que deriva nuestra palabra biología), sino más bien zōē (vida espiritual). Los condenados, incluso si tienen vida física, habiendo resucitado, no tienen zōē. Están, de hecho, espiritualmente muertos y permanecerán así para siempre.

Entonces, por supuesto, la vida eterna está disponible solo a través de Cristo y, por lo tanto, está condicionada al arrepentimiento y la fe. Hasta que los aniquilacionista comprendan el hecho de que una persona puede existir para siempre y, sin embargo, estar espiritualmente muerta, no entenderán fundamentalmente la doctrina del Nuevo Testamento sobre la inmortalidad.

William Lane Craig

Share This Article

¿33,000 Denominaciones Protestantes? Mitos Evangelicos XV

Next Story »

Aniquilacionismo 1A Respondiendo a Clark Pinnock. Un Encuentro con la Verdad 3.

Teología

  • Martin Lutero NO FUE inerrantista

    2 meses ago

      Introducción Los Reformadores Protestantes como Martin Lutero Juan Calvino, Ulrico Zwinglio, et al. han escrito declaraciones aisladas que se citan perennemente para apoyar la Inerrancia Bíblica. ...

    Read More

Leer más

More