• 442

Jesús y el Testamento de Abraham – La puerta ancha y la puerta estrecha

En estos dias, he sido bombardeado por personas que han querido saber mi posicion sobre el infierno. Esto se debe a que Edgar Pachecho, ha publicado algunos articulos en los cuales pone en duda la doctrina del infierno, como es conceptualisada por la mayoria del pueblo evangelico.

Yo escribire (traducire) algo al respecto, pero en mi poco intercambio en su Facebook sobre el tema, le apunto a Pacheco que esos conceptos del infierno/Hades, son muy Judios, y no tanto importes Griegos o Romanos. Un ejemplo es que el concepto del Hades para los Griegos, es una existencia sin rumbo y que el que moria, por ejemplo en batalla, quedaba para siempre manchado de sangre, mientras que los que morian en paz, se veian como cuando murieron. Buenos y malos estaban en el mismo lugar, y se esperaba que compartirian el mismo espacio. Esto es muy diferente a lo dicho de Jesus cuando narra lo que le paso a Lazaro y al rico en Lucas 16:19-31.

Otro ejemplo de como Jesus compartia mas con sus contemporaneos que con los Griegos, refiriendose al juicio final de los justos y los injustos se puede apreciar en el Testamento de Abraham del segundo siglo antes de Cristo. En el Testamento de Abraham XI leemos lo siguiente:

XI. Así que Miguel se volvió el carro y trajo a Abraham que el este, hasta la primera puerta de los cielos, y Abraham vio a dos caminos, el estrecho y contraído, y el otro amplio y espacioso, y allí vio a dos puertas, la gama una de las grandes camino, y la otra en el estrecho camino angosto. Y fuera de las dos puertas se vio a un hombre sentado en un trono dorado, y la aparición de ese hombre era terrible, como del Señor.  Y vi muchas almas impulsado por los ángeles y los llevó por la puerta ancha, y otras almas, son pocas en número, que fueron tomadas por los ángeles a través de la puerta estrecha. Y cuando el maravilloso que estaba sentado en el trono de oro fueron pocos quienes vieron entrar por la puerta estrecha, y muchos entran por la amplia, en seguida que una maravillosa arrancó los cabellos de la cabeza y los lados de su barba, y se tiró en el suelo de su silla, llorando y lamentándose. Pero cuando vio a muchas almas que entran por la puerta estrecha, entonces él se levantó del suelo y se sentó en su trono de gran alegría, júbilo y exultante. 

Esto se encuentra en las enseñanzas de Jesus en Mateo 7:13-14 y Lucas 13:22, 24.

Luego exploraremos mas ejemplos paralelos entre Jesus y sus contemporaneos Judios, donde veremos que Jesus no saca sus enseñanzas del aire, mas bien, apela a creencias presentes en el pueblo en Judea, con algunos ajustes a su enseñanza.

Share This Article

Cuando quieres presumir que sabes Hebreo, pero no sabes

Next Story »

Tertulia 6 -Infierno y castigo eterno en el Judaísmo del Segundo Templo, Jesus y los apostoles.

Teología

Leer más

More