• 489

Calvinismo y Cultura -Estudios sobre el Calvinismo

Un vistazo a la positivo y lo no muy positivo de lo que el Calvinismo ha aportado a las culturas donde ha florecido. También se mencionan las diferentes posiciones dentro del Calvinismo con respecto a como tratar e interactuar con la cultura que los rodea.

La portada es el libro por Henry Van Til.

Puedes oirlo aqui:

Puedes decargarlo de aqui.

Puedes obtener el PDF Calvinismo y Cultura.

Calvinismo y Cultura

Definición de cultura: Según Philip Rieff, de la universidad de Pennsylvania, la idea de cultura depende en imponer “un patrón de demandas morales” en la sociedad (31)

La Biblia nos llama a separarnos del mundo, pues es malo y no quiere conocer a Dios, Jn. 17:25; Santiago 4:4; 1 Jn. 5:19. Se nos aconseja a no amar al mundo ni lo que en el hay, 1 Jn. 2:15. Los cristianos estamos llamados a salir de entre los inconversos, y separarnos de ellos, 2 Cor. 6:17.

Pero el Calvinismo ve que la cultura es sumamente importante. Richard Niebhur, en su obra, Christ and Culture, apunta al hecho que la tradición Reformada tiene un sentido de responsabilidad para el mundo mas presente que en otras tradiciones cristianas. Esta responsabilidad esta vinculada con el Neo-Calvinismo Holandes de Abraham Kuyper, Herman Bavinck, Klaas Schilders Henry Van Til, Cornelius Plantinga y Richard Mouw (32).

En este tema de cultura, introduciré un concepto muy pertinente en el Calvinismo, la voluntad de Dios, que se habla de dos, muy distintas maneras. 1. El decreto de Dios, que dice que Dios, desde el principio, antes de crear el universo, decreto absolutamente todo lo que ha sucedido o sucederá en la historia humana. Un ejemplo clásico y extremo seria que Dios decreta quien ganaría un juego de football, o ¡el mismo mundial!!  2. El otro concepto de la voluntad de Dios es lo que se conoce como “la voluntad de precepto”, o como algunos le llaman “voluntad preceptiva”, que consiste en que Dios instruye a la gente por medio de preceptos que apuntan a regular el comportamiento y pensar de los humanos. El ejemplo de esto serian los 10 mandamientos.

No daré una lista de pasajes bíblicos que avalan cada posición, pero si daré un ejemplo de cada una. La primera posición es Daniel 4:35.

Daniel 4:35 La Biblia de las Américas (LBLA)

35 Y todos los habitantes de la tierra son considerados como nada,

mas El actúa conforme a su voluntad en el ejército del cielo

y entre los habitantes de la tierra;

nadie puede detener su mano,

ni decirle: “¿Qué has hecho?”

La segunda posición encuentra apoyo en pasajes como el siguiente:

Génesis 6:5-6 La Biblia de las Américas (LBLA)

5 Y el Señor vio que era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal. 6 Y le pesó al Señor haber hecho al hombre en la tierra, y sintió tristeza en su corazón.

Aunque muchos se apresuran a decir que el decreto de Dios y la voluntad preceptiva de Dios son dos posiciones contrarias, la teología Reformada dice que representan 2 posiciones que ayudan cuando se considera como Dios se relaciona con su creación.

El Calvinismo pone énfasis en el decreto de Dios, pues desea salvaguardar que Dios pueda ser sorprendido en algo, o hacer un error. Los Calvinistas distinguen entre Dios gobernando el mundo y la iglesia. La iglesia y el mundo representan dos diferentes esferas.

Para algunos Calvinistas, Dios trabaja redemptivamente en la iglesia, pero no en el mundo; Que la iglesia es el enfoque de la actividad redentora de Dios, y que ha decretado salvar solo a ella. Otros Calvinistas creen, que a pesar de que el gobierno de Dios en las dos esferas es distinguible, El esta en control de toda la creación, el mundo y la iglesia.

A continuación veremos mas de cerca las posiciones de estos dos campos de Calvinistas, y que es lo que enfatizan y donde tienen mas marcadas sus diferencias.

1. El primer grupo de Calvinistas, los que siguen el decreto de Dios, dice que Dios esta buscando construir su Iglesia con la ultimada intención de (la voluntad decretada) llevársela al cielo para que este con El. Por el momento, la iglesia ha sido llamada a vivir a guardar la voluntad preceptiva de Dios en el mundo como “extranjeros y peregrinos”, cf. 1 Pedro 2:1. 1 Pedro 2:11 La Biblia de las Américas (LBLA)

11 Amados, os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de las pasiones carnales que combaten contra el alma.

Según Michael Horton, Cristo reina en su iglesia por su “Palabra y Espíritu”, y El reina el mundo por su providencia y gracia común, cf. Mateo 5:45 La Biblia de las Américas (LBLA)

45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque El hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos.

El llamado de la iglesia es sacar gente del mundo y meterlos a la iglesia, Mat. 28:16-20.

Mateo 28:16-20 La Biblia de las Américas (LBLA)

16 Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había señalado. 17 Cuando le vieron, le adoraron; mas algunos dudaron. 18 Y acercándose Jesús, les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. 19 Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, 20 enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

El segundo grupo, compuesto de Neo-Calvinistas, mientras no rechazan el trabajo evangelistico, cren que Dios tiene un plan redemptivo (decretal) que envuelven a la iglesia y al mundo. Esta es su conclusión desde una lectura de Jn. 3:17.
Juan 3:17 La Biblia de las Américas (LBLA)

17 Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por El.

Estos Calvinistas, ven en este texto, y otro similares, que Dios enseña que su plan es restaurar la totalidad de su creación caída.; cultura humana, sociedad y que será proclamado, Apoc. 11:15b.

Apocalipsis 11:15 La Biblia de las Américas (LBLA)

El reino del mundo ha venido a ser el reino de nuestro Señor y de su Cristo; y El reinará por los siglos de los siglos.

Los creyentes son llamados (voluntad preceptiva) a “traer todo pensamiento cautivo a Cristo Jesús”, 2 Cor. 10:5, así que esto incluye toda área de la vida. Esto ha sido descrito por Albert Wolters como “creación recobrada”.

Podemos apreciar que los dos grupos afirman el Señorío de Dios en cada esfera de la vida, pero se diferencian en si Dios ha incluido la esfera cultural como parte de la redención. Esta diferencia ha re-surgido en tiempos recientes entre aquellos cristianos que ven que la iglesia no debe de tener nada que ver con la cultura, que critican a los que si creen que dicha interacción debe de tomar lugar, y los llegan a tildar de Marxistas. En el pasado, los Calvinistas que se oponían a la esclavitud, el primer grupo, culpaba al segundo grupo de progresista y de abandonar los principios bíblicos del orden decretado por Dios en la creación, cf. Gen. 9: 25 dijo:

Maldito sea Canaán;

siervo de siervos

será para sus hermanos.

26 Dijo también:

Bendito sea el Señor,

el Dios de Sem;

y sea Canaán su siervo.

27 Engrandezca Dios a Jafet,

y habite en las tiendas de Sem;

y sea Canaán su siervo.

Finalmente, vimos también esta clase de acusación cuando en Sud Africa, Cristianos Reformados produjeron la Confesión de Fe de Belhar que condenaba el aparteid o la segregación racial. Sus oponentes Reformados/Calvinistas los tildaron de propagar la Teología de la Liberación y tener mucho que ver con la política, no tomando en cuenta que por mas de 100 años, ellos, los Calvinistas/Reformados habían apoyado al gobierno en su aparteid.

La Gracia y la cultura

Cuando se habla de cultura, muchos tienen en mente la cultura pop, o el ir al teatro para tener “cultura”. Vimos al principio la definición de Rieff de que la cultura es imponer “un patrón de demandas morales” en la sociedad, pero ahora veremos un poco de su etimología. El concepto de cultura proviene del latin, colere, que significa cultivar, y en este caso, se refiere a cultivar familias, sociedades o tradiciones. Para los Calvinistas, la cultura no es moralmente neutral, y por eso del interés en ella.

Algunas preguntas surgen, con muy largas respuestas. ¿Cómo es que las culturas son sanas, sensibles y saludables? ¿No que el Calvinismo cree que aquellos que populan cada cultura son pecadores? ¿Cómo es que estas culturas no están totalmente corrompidas?

De acuerdo con la fe Reformada, Dios contiene a las culturas con algo conocido como “gracia común”; la cual Dios la ejercita en todas las culturas. La gente naturalmente odia a Dios, y lo van a continuar haciendo, y eso es el problema central en cada sociedad. Pero este odio es confrontado con la gracia común.

¿Qué es la gracia común? Es la bendición sobre toda la creación, vida y cultura, como vimos en Mateo 5:45 anteriormente. Esta gracia es la base de toda idea de/en la cultura. Algo que los Calvinistas siempre dicen que sin esta gracia, la gente ya se hubiera destruido. Pero debemos apuntar que esta gracia común no trae a nadie al conocimiento de Dios o conversión, lo cual es el trabajo de la gracia especial de Dios. Esto es similar a la revelación General y la revelación Especial para aquellos que saben de la discusión entre Karl Barth y Emil Brunner. Es la gracia común la que trae buenas cosas generales a la sociedad, como justicia, cortesía, bondad y decencia. Así que, la gracia común, aunque acepta que existe el pecado en todos, no obstante, están bajo el control de Dios. El poder del pecado es controlado y su influencia refrenada.

La gracia común, esta disponible para el creyente y no creyente, como vimos en la cita de Mateo 5. Su esfera de trabajo es en la consciencia humana.

Es por la gracia común que vemos a personas que no pretenden ser Cristianas hacer buenas obras. Pero estas obras, debemos recordar, son hechas por personas que odian a Dios. No obstante, esas obras son buenas al juicio humano, y son importantes para una cultura sana.

La segunda pregunta que aparece después de todo, es ¿puede existir algo como una mala cultura? Henry Van Til argumenta que la cultura puede ser santa o malvada. Las personas en una cultura siguen metas como la educación, ciencia, arte, etc. Los Calvinistas insisten que ellos siguen dichas metas también, pero ellos lo hacen para agradar a Dios, mientras que los no cristianos las hacen con intereses opuestos.

Existe una tercera opción, propuesta por Philip Rieff, a quien mencione al comienzo de nuestra platica. Rieff es seguido por Carl Trueman, de Westminster Theological Seminary en Philadelphia. Ellos ven que la cultura es definida por lo que una sociedad prohíbe. Cuando vemos un libertinaje en una “cultura”, no se le puede llamar correctamente cultura.

Con esto, Trueman equipara la cultura Occidental, y en especial la Estadounidense, como una cultura legitima, que ha perdido su legitimidad cultural por su libertinaje. La iglesia debiera usar el lenguaje de exilio para describir su presente condición.

El problema con esta posición es que Trueman parece aceptar que los Estados Unidos fue una nación cristiana. Esto es hacer el error que Jesús nos advirtió no hacer, cf. Jn. 18:36
Juan 18:36 La Biblia de las Américas (LBLA)

36 Jesús respondió: Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, entonces mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; mas ahora mi reino no es de aquí.


Por otro lado, se le podría acusar a Trueman, y a todos los que mantienen su posición, que esta practicando una clase de imperialismo cultural y de considerar la cultura Occidental superior a las demás, que también gozan de la gracia común. Por lo visto, dicha gracia, es mas común para algunas sociedades que en otras.

El Calvinismo y el mandato cultural

Los Calvinistas en general, no apoyan o alientan una separación de la cultura. Ellos criticarían tal cosa. Pero hay algunos que creen que Dios quiere redimir la cultura, y ven el intercambio con su cultura desde la perspectiva de cómo esto beneficiaria a la iglesia.

Como los Luteranos, los Calvinistas creen en que cada ser humano tiene una vocación, y lo que esta haciendo presentemente, como ser panadero, oficinista, profesor, obrero, etc., en la capacidad en la que se encuentra, aporta a la cultura en que se encuentra. No es parte ser miembro de una orden religiosa para servir a Dios, cf. 1 Cor. 7:17-18.
1 Corintios 7:17-18 La Biblia de las Américas (LBLA)

17 Fuera de esto, según el Señor ha asignado a cada uno, según Dios llamó a cada cual, así ande. Y esto ordeno en todas las iglesias. 18 ¿Fue llamado alguno ya circuncidado? Quédese circuncidado. ¿Fue llamado alguno estando incircuncidado? No se circuncide.

El Neo-Calvinismo abraza lo que se conoce como “una agenda transformacional”, que quiere decir que la expresión cultural tiene que esta alienada a lo que Jesús quería para tal cultura.

La legacía cultural del Calvinismo

La idea básica de la comunidad cristiana, que es esparcirse a otras partes del globo y ver como plantar el reino de Dios en estos lugares se puede ver mucho antes que el Neo-Calvinismo apareciera en la escena, cf. Mat. 28:16-20.. En la colonia de la Bahía de Massachusetts de John Winthrop (1588-1649), la nocion era que ellos eran ‘la ciudad en la colina’, viviendo conscientemente para la gloria de Dios.

En el siglo 17, el Calvinismo era la fuerza atrás de la expansión del conocimiento y, en particular, el estudio de la naturaleza humana. Calvinistas contribuyeron en las ciencias empíricas. En el siglo 19, el científico Clerk Maxwell (1831-1879), formulo la teoría clásica de la radiación electromagnética. Lo que a el y a sus contemporáneos llevaba a hacer todos estos descubrimientos era querer entender como Dios había creado el mundo.

Es mas, los Calvinistas introdujeron al Occidente una nueva forma de concebir el tiempo. Max Engammare, director de la Librairie Droze investigador de la Universite de Geneve, a recientemente argumentado esto en su libro On Time, Punctuality, and Discipline in Early Modern Calvinism. Los Catolicos Romanos de la Edad Media y de la Reforma, habían concebido el tiempo como algo cíclico, basándose en el calendario litúrgico, que se repite todos los años. Los Calvinistas, quienes rechazaron celebrar dentro de sus iglesias la Semana Santa y la Navidad, introdujeron en los siglos 16 y 17, que el tiempo era linear y finito. Fue en esta época que se comenzó a llegar a la hora a las citas, algo que en el pasado no se había puesto tanto caso hacer.

H. R. Rookmaaker, un Filosofo Holandes y critico del arte del siglo pasado, se le dio un puesto en la Free University en Amsterdam, y entre los muchos que atendieron sus clases fue el joven Francis Schaeffer, quien comenzó una comunidad cristiana en Suiza llamada L’Abri. Fue en este centro, y en los otros abiertos subsecuentemente, que se estudio la relación entre el Cristianismo y la cultura en los años 1960’s y 1970’s. También Schaeffer fue uno de los primeros cristianos en apuntar los problemas del buen ambiente con su libro Pollution and the Death of Man, publicado en 1970.

No todo el mandato cultural Calvinista ha sido positivo. Un ejemplo de ello fue el Calvinismo Afrikaner que se vio desarrollarse en Sud África por la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales en 1652. Aunque Sud África recibió muchos emigrantes de muchos países, la Iglesia Holandesa Reformada tomo fuerza en el país, y requería que todos juraran lealtad a ella. Cuando creció la comunidad Reformada, la teología Calvinista en Sud Africa se desarrollo y se adapto a la idea de que ellos eran una comunidad del pacto viviendo en medio de una populación indígena “impía”, llego a mirar, aun aquellos Negros Sud Africanos, que se habían convertido al Cristianismo, como demarcados por la diferencia racial. Con esta diferencia haciéndose mas aguda y aceptada en la comunidad blanca, la idea de establecer la autoridad de Jesús en Sud África tomo un aspecto político que no solo estableció el dominio de la minoría blanca en el país, pero también se implementaron formas de mantener al pueblo de Dios fiel en su fe. Esta búsqueda de purificación y protección los llevo a la póliza de control de la populación conocida como apartheid, o segregación racial.

Lo interesante de todo esto, es que Allan Boesak, uno de las figuras negras que estaban luchando contra el apartheid, era también Calvinista. El uso la concepción Neo-Calvinista de cultura en su lucha, argumentando que el apartheid contradecía el ideal Calvinista que los Afrikaner Neo-Calvinistas tenían que seguir, la autoridad y soberanía global de Dios. Como Abraham Kuyper (1837-1920) dijo, ‘ninguna pulgada de la existencia humana esta libre del reinado de Jesús Cristo’. Si eso es así, el reinado de Dios entre los negros es tan indisputable como el reinado de Dios entre los blancos.

Este problema, del Calvinismo y el racismo, también se vio presente en la Guerra Civil de Estados Unidos. Entre ellos, esta uno mencionado ya en esta serie, Robert Lewis Dabney, quien aparte de haber sido teólogo Presbiteriano, apoyo la esclavitud, y fue capellán para el ejercito Confederado. Un teólogo mas recién que se ha descubierto que tenia tendencias racistas ha sido el campeón de los conservadores y fundador del Westminster Theological Seminary, J. Gresham Machen (1881–1937).  En una carta a su madre, Machen habla muy despectivamente de la gente de color, y critica a B. B. Warfield, su colega en Princeton, por dejar a los negros dormir en los dormitorios que estaban restringidos solo a los blancos.  Actualmente, esto ha resurgido, como en la Declaración sobre la Justicia Social y el Evangelio. Siempre que se ha querido dar una voz a los que no son considerados étnicamente, y ahora confesionalmente, parte de la comunidad de fe, se les trata como personas que están fuera de la gracia común de Dios, aunque con ello, usen las Escrituras para defender su posición, que usualmente termina siendo errada.

Finalmente, en las artes, el Calvinismo se hace presente en novelas, pero de interés general serán las películas donde se ve claramente la posición de la depravación total. Dos ejemplos son Apocalypse Now y No es País para Viejos.

Libertad, capitalismo, y la ética laboral Protestante

Fue el filosofo Francés Voltaire (1694-1778) quien declaro que el Calvinismo “lucha por la libertad de la gente”. En el curso del Calvinismo otorgado por la Universidad de Ginebra, se menciona de cómo el Presbiterianismo de Woodrow Wilson (1856-1924) quien fue presidente de EE UU entre 1913-1921, impulso a la fundación de la Liga de las Naciones, la precursora de las Naciones Unidas. Esta organización es ahora vista con sospecha por Calvinistas modernos, que la ven como promoviendo el Socialismo y muchos males, pero ignoran sus origines Calvinistas.

El Calvinismo ha sido asociado con el duro trabajo y la prosperidad material. Esto ha sido enfatizado por la prosperidad de países Protestantes como Alemania, Gran Bretaña y los Estados Unidos después de la revolución industrial. Muchos ven un vinculo entre la libertad y la prosperidad financiera. Aunque muchos el día de hoy, han puesto en duda la posible asociación del Cristianismo y la prosperidad económica por el surgimiento de países como China y la India. 

Sobre este ultimo punto, debemos de mencionar a sociólogo Alemán Max Weber (1864-1920), que fue el primero en poner en papel lo que ya se sabia de antemano, que fue el titulo de su libro “The Protestant Ethic and the Spirit of Capitalism”, publicado en 1905. Como se ha dicho, Weber fue el primero en poner tal cosa en papel, pero esto ya era una creencia corriente dentro de la cultura de la época. Lo que era nuevo dentro del pensamiento de Weber, era la idea de que la búsqueda del lucro era llevado por el deseo en medio de Calvinistas de demostrar su elección divina. Aunque esta tesis se ha puesto en duda, no se puede negar que esta era el modo de pensar de los dueños de plantaciones en el Sur de Estados Unidos, y la creencia Calvinista al principio del siglo 20. Luego esta creencia se ha pasado y florecido dentro del Evangelio de la Prosperidad, el cual el Calvinismo, de donde proviene, la critica duramente, pero guarda muy callado que dentro de su historia, esa creencia, de que por ser un pueblo del pacto, Dios los bendeciría económicamente, tiene su matriz en el Calvinismo del siglo 17. En si, la primera bolsa de valores apareció en Holanda, en medio de los Calvinistas, ¡haciendo comercio de Tulipanes!! Esto lo narra Brad S. Gregory en su excelente libro “Rebel in the Ranks: Martin Luther, the Reformation, and the Conflicts That Continue to Shape Our World

Hemos visto como el Calvinismo ha impactado nuestras sociedades, para bien, o a veces, catastróficamente para mal. Muchos Calvinistas toman posiciones contrarias en temas que tienen que ver con la cultura, algo que no debe de sorprendernos, puesto esto siempre ha sucedido. La tesis que el Calvinismo ha empujado a los países Protestantes a ser mas prósperos del resto, aunque ha gozado mucho apoyo desde la publicación del libro de Max Weber, ahora es cuestionada por las realidades y avances económicos en países en los cuales el Cristianismo, y mucho menos el Calvinismo, no han penetrado en gran manera.

En mi caso particular, me preocupa ver como el Calvinismo Latinoamericano, desconoce su historia y llama aun a otros Calvinistas no Calvinistas, a pesar de que estos “pseudo-Calvinistas” mantienen una posición histórica y congruente con el Calvinismo histórico, y porque no decirlo, bíblico. Como en el caso del evangelio de la Prosperidad en las manos Latinoamericanas, el Calvinismo esta en peligro en ser convertido en algo muy alejado de la matriz Calvinista. Lejos de ayudar a la cultura que lo rodea, al parecer, la detesta y se rehúsa en aportar lo positivo del Evangelio a ella. En esto, será bueno indagar mas profundamente en la historia Calvinista, y ver como este ha podido avanzar en las culturas en las que se ha encontrado, y contextualizar tal proceder para beneficio de sus pueblos, y salvación de las almas.

Basado en el libro por Jon Balserak Calvinism  A Very Short Introductionpgs. 31-44.

Share This Article

Si usaste esta imagen, te convertiste en un troll Ruso

Next Story »

Entrevista a Antonio Piñero – “Aproximación al Jesús histórico”

Teología

Leer más

More