• 215

Preparacionismo/Introspección. Como saber si una conversión es verdadera o falsa dentro del Calvinismo.

Después de hablar de las diferentes maneras de que el amor de Dios al ser humano es conceptuado en el Calvinismo, ahora pasamos a investigar de cómo el Calvinismo ha tratado de entender si ha ocurrido una verdadera una falsa o verdadera conversión en el creyente.

La predestinación del ser humano influye si se llega a creer si la persona ha hecho una verdadera confesión de su fe. Si tal persona tiene señales como dolor por su pecado, un deseo de no seguir pecando, y siente la necesidad por ser perdonada, se puede concluir que es predestinada a ser salva. Pero si estas, y otras señales no se encuentran en el creyente, entonces el tal puede llegar a la conclusión que el evangelio no ha sido ofrecido a el, ósea, que no ha sido predestinado para salvación.

La practica de llegar a la convicción de que el creyente es predestinado para salvación se le llamo preparacionismo. El termino ha sido usado también para proyectar la idea que las personas pueden, necesitan, hacer ciertas cosas antes de poner su confianza en Cristo. Estas cosas pueden ser como leer la Biblia, asistir a servicios, oír sermones y orar. Por lo tanto, preparacionismo puede referirse a una persona que ya ha aceptado a Jesús como su único salvador y esta en la búsqueda de su confirmación como predestinada para la salvación, como también a uno que no ha hecho un paso de fe, pero que ve si sus hechos apuntan a ser predestinada para salvación.

El preparacionismo no fue ni es libre de controversia. Durante el siglo 18, lo que se conoció en Escocia como la Controversia Marrow, algunos Calvinistas apelaron a la dadiva libre del Evangelio. Ósea, estos insistían que no se podía ni debía hacer nada en preparación para recibir la salvación.

Pero esto levanta cuestiones como, ¿Cuan seguro se puede estar que el que dice haber aceptado a Cristo es en realidad salvo? ¿No es lo mas razonable ver algún cambio o prueba de lo dicho? Dentro del Calvinismo, se considera que un buen numero de los que confiesan ser creyentes, en realidad no lo son. Algunos apuntan a Hechos 8, donde vemos a Simon el mago como un creyente falso.

Los Calvinistas han producido muchos métodos o programas para saber si la persona que dice ser Cristiana, realmente lo es. Este es uno de ellos.

  1. El pecador siente una preocupación extrema y agitación las cuales lo llevan a una gran preocupación por su condición.
  2. El pecador trata de hacer buenas obras para poder remediar su ansiedad. Esto fracasa y lo lleva a una desesperación mas aguda y se intensifica su sentir de pecado.
  3. Sintiéndose desesperado y en miseria, el pecador llega a entender que todas sus intentos para rectificar su condición no tienen sentido y no valen nada antes los ojos de un Dios perfecto.
  4. El próximo paso es que el pecador comienza a entender la gracia de Dios y desarrolla una apreciación por ella.
  5. Gratitud y amor por Dios indica la presencia de una fe salvadora en el pecador, quien es movido a vivir una vida de gratitud y obediencia y a estar cuidadoso de la tentación a retroceder y caer en pecado y depender de si mismo.

 

Esto esta basado en un escrito por el profesor de la Universidad de Yale Harry Stout, que es el resumen de la predicación del Puritano Norte Americano, Thomas Allen. Esto ayudaba de dos maneras. Primero, al inconverso para cerciorarse si iba en el camino correcto, y al ya creyente, para verificar que estaba en el camino correcto. Pero este método se convirtió en parte del proceso por el cual se podía llegar a la membresía en las nuevas colonias Norte Americanas. Los candidatos a membresía solían narrar su conversión a la congregación, que no solo consistía en lo que ahora como creyentes creían, pero también como llegaron a convertirse, y como han caminado hasta ese momento de pedir la membrecía de la congregación.

Pero como vimos anteriormente, los Calvinistas difieren de cómo llegar a entender si el inconverso ha experimentado realmente una conversión falsa o verdadera. Dos de los mejores ejemplos de esto es el escrito por Thomas Shephard, The Parable of the Ten Virgins, y el de Matthew Mead, The Almost Christian Discovered: Or, the False Professor Tried and Cast. Estos dos libros han sido influyentes en el renacer del Nuevo Calvinismo en USA.

Sobre el libro de Shephard, que llega a veces a 622 paginas, se podría hacer la pregunta, ¿Por qué se necesita algo tan largo para explicar algo tan básico? Los Calvinistas han respondido de muchas maneras, apuntando a la posibilidad de que una persona puede ser engañada por un falso profeta, por Satanás, o por su propio corazón, a creer que poseen una fe que en realidad no la tienen.

La conversación sobre cuan genuina podría ser la conversión de X persona tomo mas fuerza durante los avivamientos que se han visto en Norte América, en especial, USA, comenzando por el Primer Gran Avivamiento de los 1730’s, que fueron provocados por el predicador Ingles Calvinista, George Whitefield. Luego, sucedieron el Segundo y Tercer Avimamiento en los dos siglos posteriores, no solo en USA, pero también en Gales, Holanda, y en el siglo 20 en Romania, Corea y ahora en el siglo 21, en China. En cada uno de esos avivamientos, han ocurrido ciertas practicas que han puesto en tela de juicio las conversiones que ahí toman lugar. Entre esas practicas se encuentran el ladrar como perro, risa, cantar, gritar, y cosas similares. Muchos alegan que tales conversiones, no garantizan que las conversiones que han tomado lugar durante esos avivamientos sean genuinas.

Durante el Primer Gran Avivamiento, el filosofo y teólogo Norte Americano, Jonathan Edwards, escribió A Treatise Concerning Religious Affections (Un Tratado con Respecto a las Afecciones Religiosas) para contestar la problemática de la conversión. Publicado en 1746, es probablemente el mejor análisis escrito por un Calvinista para explicar el carácter de la conversión y poder distinguir entre una conversión verdadera y una conversión falsa. En ese tratado, Edwards toca la cuestión de afecciones, pero esto no se refería a una afección como felicidad o tristeza. A lo que Edwards apunta son a las “afecciones santas”. Edwards alega que solo los verdaderos creyentes pueden demostrar esa clase de afecciones, que se evidencian como un amor por Dios y por su santidad, un profundo sentimiento de su propia pecaminosidad, y una profunda apreciación por la belleza de la verdad bíblica. Por lo tanto, según Edwards, la conversión no tiene nada que ver con un mero emocionalismo.

Toda esta introspección, ha creado problemas grandes dentro de las filas Calvinistas. El principal problema en las líneas Calvinistas, hasta el día de hoy, es que muchos individuos que van a la iglesia toda su vida, se niegan a ser parte de la iglesia por no poder sobrepasar los pensamientos de duda de tener una fe genuina. Estas dudas a veces son piedras de tropiezo por décadas, a pesar de que los amigos, familia y aun ministros del que las tiene, le dicen que ven señales de una fe verdadera en ellos. Estas personas han sido condicionadas a creer que la fe genuina es algo tan raro de encontrar, que ellos no la experimentaran nunca.

Este ha sido un serio problema para los Calvinistas, por lo tanto, se ha tratado de ayudar a guiar a las personas a sobrepasar esas dudas de ser convertidos. Entre los que han escrito al respecto son el predicador Escoces del siglo 19, Robert Murray M’Cheyne que escribió, “Por cada ves que te ves a ti mismo, mira a Cristo 10 veces”. También el Presbiteriano Norte Americano W. G. T. Shedd, en su sermón titulado ‘Introspeccion en la presencia de Dios’ explora los efectos de una intensa introspección.

En nuestra siguiente y ultima entrada sobre el Calvinismo y la conversión, veremos como esta introspección ha llevado a casos de depresión, como lo fue con Juan Bunyan y Carlos Spurgeon.

Lo puedes ver aqui:

 

Lo puedes escuchar aqui:

Puedes descargarlo de aqui.

Basado en el libro por Jon Balserak Calvinism  A Very Short Introductionpgs. 20-25.

Share This Article

3 Obstáculos modernos al leer la Biblia.

Next Story »

¿Qué tan calvinistas son los “Nuevos Calvinistas”?

Teología

Leer más

More