• 284

3 Obstáculos modernos al leer la Biblia.

Puedes oirlo aqui:

Puedes descargar el audio aqui.

Puedes leerlo aqui:

Todos tenemos filtros al leer la Biblia. A veces son tan normales que no los tomamos en cuenta. Un joven leerá la Biblia con un filtro desde su juventud. Un anciano, la leerá para ver como ponerse a cuentas con su creador. Un buen pastor la leerá para poder encontrar aliento para sus ovejas, o en los peores casos, para poder convencerlos que le den mas dinero o que ellas alcancen las metes de el. Un Pentecostal la leerá para justificar sus creencias y practicas, como también lo haría un Reformado para confirmar lo que se le ha enseñado. Todos tenemos un interés al leer el texto sagrado. Un interés que debiera de ser de interés de todos seria el mencionado por Jesús al referirse a la razón por que sus contrincantes leían las Escrituras: Juan 5:39  (LBLA)

39 Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

Jesús apunta que el examinar de los Judíos debe de llevarlos a darse cuenta que esa Escritura apunta a la vida eterna, que es el mismo Jesús. Es por el filtro de Jesús que ahora se deben de leer las Escrituras. Jesús, al resucitar, volvió decir lo mismo:

Lucas 24:27, 44 La Biblia de las Américas (LBLA)

27 Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les explicó lo referente a El en todas las Escrituras….44 Y les dijo: Esto es lo que yo os decía cuando todavía estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos.

Podemos apreciar, que aun los propios recipientes de la Palabra necesitaban un filtro, Jesús, para entender lo que leían. Hay filtros buenos, y hay filtros malos, y a veces, esos filtros se convierten en obstáculos para entender las Escrituras.

Me gustaría mencionar 3 obstáculos que el día de hoy nos afectan a la hora de tratar de entender las Escrituras. Mencionándolos nos hará estar pendiente de ellos, y con suerte, superarlos cuando se interpongan entre nosotros y una buena interpretación bíblica.

1. Hemos sido entrenados a pensar que la historia del Cristianismo es el contexto verdadero de la Biblia.

Hablamos mucho de entender la Biblia en su contexto gramático/histórico. Pero nos encanta ver que dijo, por ejemplo, San Agustin, o algún otro Padre de la Iglesia, para llegar a una conclusión de lo que X pasaje dice. El contexto de la biblia no es el movimiento rabínico que vemos hoy en día que es mas bien un producto de la era Medieval, y no del Judaísmo de Jesús (un ejemplo de esto es que se dice mucho de los 7 días de nupcias que hacen los Judíos al casarse. La verdad es que el único documento histórico que tenemos sobre los casamientos Judíos de la época es Juan 2:1-10, y ahí no se menciona nada al respecto. La practica de hacer la fiesta nupcial por 7 días, es extra-bíblica, ¡pero ha influenciado en muchos en su posición escatológica!).  El contexto de la Biblia no es la Reforma Protestante, o los Puritanos, o el Evangelicalismo moderno. Los últimos 19 siglos NO son el contexto de la Biblia.

El contexto propio para interpretar la Biblia es el contexto de los escritores Bíblicos, ósea, aquellos que produjeron la Biblia. Todo otro contexto es extraño a los escritores bíblicos, y en consecuencia, a la Biblia. Pero persiste esa tendencia en la Iglesia de filtrar la Biblia atreves de credos, confesiones y posiciones denominacionales. 

Esto crea problemas para algunos, que tienen los documentos históricos de sus iglesias como las guías para entender la Biblia. Aunque los credos y confesiones, nos dan importante, pero selectiva ideas teológicas que van conforme a sus fines, no obstante, son provechosos para estudiarlos. Pero debemos de reconocer que tales formulaciones no son inspiradas, y no substituyen el texto bíblico, por lo tanto, pueden ser cuestionadas por cualquier creyente.

Debemos reconocer que el texto bíblico fue producido por individuos que vivieron en el Medio Oriente y en el Mediterráneo entre el segundo milenio a.C., y el primer siglo A.D. Para entender la Biblia, es en el mundo de estos escritores en el cual nos debemos de zambullir y explorar con todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición hoy. Es de notar, que tenemos mucha mas información disponible hoy, en nuestro teléfono, que lo que Lutero o Calvino tenían en su vastas bibliotecas. Todo es cuestión hoy, de poder diferenciar entre la buena información, y la que pretende propagar no el contexto bíblico, pero los contextos mencionados, y muchos mas.

2. Hemos sido desensibilizados a la vitalidad e importancia teológica del mundo invisible.

Existen dos problemas que el Cristianismo modernos tiene cuando se trata del mundo sobrenatural.

Primero, muchos Cristianos dicen que creen en lo sobrenatural, pero en realidad, viven sus vidas como escépticos. Lo sobrenatural incomoda, y es mejor dejarlo en las paginas de la Biblia, y no traerlo al día de hoy. Esto pasa muy seguido en congregaciones que no son carismáticas. Aunque tal posición se puede entender viendo los abusos que toman lugar dentro de congregaciones carismáticas, también se trata de justificar haciendo una, supuesta exegesis del texto. Pero aun esto puede ser un mal filtro.

Se puede tomar el ejemplo de I Cor. 13:1, donde se ha dicho una y otra ves, que Pablo esta haciendo uso de hipérbole, para justificar que no existían dentro del contexto del primer siglo, la creencia de lenguas angélicas. Esto es refutado cuando se toma en cuenta el Testamento de Job, que es un escrito contemporáneo a Pablo, menciona que los ángeles tenían sus propios lenguajes, cf.  “en el dialecto de los  ángeles”, 48:1-3; “dialecto de los arcontes”, 49:2; “el dialecto de aquellos en las alturas”, 50:1; “el dialecto del Querubim”, 50:2. En Qumran, también encontramos indicios de lenguajes angelicales, en este caso, de Querubines, 4Q403; 4Q400; 4Q401. Todo esto puede provenir de las menciones de cantos angelicales en Salmos 103:20 y 148:2.

Hermann Samuel Reimarus

Siguiendo de que la iglesia esta llena de escépticos, es que una gran parte de la iglesia esta bajo el poder del Racionalismo, una cosmovisión que no fue parte del mundo en el cual los escritores bíblicos vivieron o formularon sus doctrinas. El Racionalismo nació en el siglo 16, aunque se puede remontar hasta el siglo V antes de Cristo. Pero es el Racionalismo que surge justo después de la Reforma, que rechaza que los milagros hayan ocurrido, o que existen. Racionalistas Cristianos como Herman Samuel Reimarus (1694-1768), rechazaban los milagros excepto los de la creación, miraba en los milagros narrados en la Biblia, en especial por Jesús, una guía moral. Pero la posición Racionalista que mas se acerca al Cesacionismo hoy en día es la de Heinrich Eberhar Gottlob Paulus (1761-1851).  Paulus insistió que lo que los autores bíblicos llamaron “milagros”, ahora se pueden explicar de una forma natural. Esa es la posición tomada por los cesacionistas en general, al ver cualquier milagro hoy en día, que no son necesariamente milagros, pero que se pueden explicar como un evento natural, y como una intervención divina. Es interesante que Paulus acusa a la adicción Judía de “milagros” que los hacia propensos a atribuirle todo a la Deidad, y nunca se paraban a ver si existían causas secundarias para que ese milagro ocurriera. Esto es en parte el argumento que algunos Cesacionistas usan, que si alguien se sana por una operación, no es un milagro en si, sino una causa secundaria. Esto traiciona la posición cesacionistas, que afirma la soberanía de Dios en todo evento. He tratado de explicar esto mas detalladamente, puesto que la posición Cesacionista, como los Saduceos del primer siglo, niegan una gran porción del mundo sobrenatural, no tanto de la Biblia, sino los contemporáneos a sus eras.

Heinrich Eberhard Gottlob Paulus

El otro extremo de esta posición Racionalista, es lo que se encuentra dentro del movimiento Carismático, que depende exageradamente en la experiencia al grado de ponerla arriba de la Escritura. El movimiento Carismático esta abierto a aceptar un mundo espiritual, pero hace su comprensión de la realidad solamente por este medio, sin tomar en cuenta examinar si lo que están sintiendo o experimentando es de Dios. Si lo que sienten los hace sentir bien, o ven que da resultado, le atribuyen origen divino.

Estos dos extremos surgen del mismo problema, de no tomar en serio la cosmovisión del mundo invisible que los escritores bíblicos tenían. Un bando consigna el mundo invisible a la esfera de teología. El otro bando esta muy ocupado tratando de tener comunicación con el mundo invisible que pierden todo cuidado y guianza bíblica de cómo interactuar con el mundo invisible, cf. Efe. 6:19-18, o en el caso de comportarse en el culto para con los ángeles, cf. 1 Cor. 11:2-16. Este bando termina haciendo los mismos errores que vemos a Pablo condenando en I Cor. 11-14. Pero donde el primer bando erra, es que ha prácticamente dictado que hacer teología excluye tener alguna experiencia con lo sobrenatural, y a insinuar que teniendo una experiencia semejante, influiría negativamente en su teología.

Lo que todo esto crea, como un obstáculo, es una forma de un sobrenaturalismo selectivo. Los escritores bíblicos estaban predispuestos a ver las cosas y eventos de una forma super natural (Paulus). Pero no podemos decir que toda intepretacion bíblica debe de ser  supernatural. Lo que si podemos decir, es que debemos de entender la cosmovisión de los autores bíblicos antes de descartar algún elemento sobrenatural a los textos que implican ser sobrenaturales.

3. Asumimos que muchas cosas en la Biblia son muy antiguas o perifericas para que sean importantes.

Mas de una ves hemos visto como algunos pastores esquivan predicar textos que son difíciles de interpretar. Pasajes que vienen a la mente serian pasajes semejantes como 1 Pedro 1: 12; 3:14-22; 2 Pedro 2:4; Genesis 6:1-4; Salmo 82 o el texto mencionado arriba de 1 Cor. 13:1. Como podemos ver,  los textos mencionados, todos tienen que ver con ángeles. Esto pone a muchas personas nerviosas al momento de ser confrontadas con estos textos.

Es irónico ver que cristianos que están dispuestos a defender enseñanzas de la Biblia como el nacimiento virginal, contra aquellos que los acusan de no ser científicos en su trato con ese evento, huyen o descartan textos como los mencionados arriba. Claro, las verdades centrales de la fe se debe de explicar de la mejor manera posible, pero hay textos que no se han tomado en cuenta que igualmente juegan un papel importante en la teología bíblica, y que directamente afectan nuestro entendimiento del Nuevo Testamento, como lo seria Salmo 82. Textos como Génesis 6:1-4 o Job 1:6; 2:1, son problemáticos, pues no se puede descifrar con exactitud la identidad de los hijos de Dios. Si entendiéramos esos pasajes, entonces el termino aplicado a Jesús, “Hijo de Dios”, tomara un significado mucho mayor al que hemos sido expuestos.

Hemos podido ver 3 obstáculos que como personas modernas, nos afectan al leer y tratar de comprender las Escrituras para el día de hoy. El primero fue como la historia del Cristianismo toma el lugar que le corresponde a la historia que tiene que ver con el texto bíblico. El segundo obstáculo es que lo sobrenatural de la Biblia ha sido domesticado, y que solo se puede hablar de hechos que son aceptables a nuestra era moderna, aunque para los escritores bíblicos, cosas como milagros, eran parte de su cosmovisión. Y finalmente, vemos como algunos esquivan textos por no encontrarlos relevantes al vivir cristiano, pero que ultimadamente alumbran mas sobre la personalidad de Jesús y su misión. 

Tratemos de sobrepasar estos obstáculos, y estaremos muy bien en camino de una mejor lectura y compresión de la Biblia.   

Share This Article

Léxico Griego-Español del Nuevo Testamento

Next Story »

Preparacionismo/Introspección. Como saber si una conversión es verdadera o falsa dentro del Calvinismo.

Teología

Leer más

More