• 636

Martin Lutero NO FUE inerrantista

Introducción

Los Reformadores Protestantes como Martin Lutero Juan Calvino, Ulrico Zwinglio, et al. han escrito declaraciones aisladas que se citan perennemente para apoyar la Inerrancia Bíblica. Sin embargo, la Inerrancia Bíblica era una teoría mecánica de la inspiración desarrollada mucho después de que los reformadores magisteriales habían muerto, por lo que invocar a los reformadores para que respalden la Inerrancia Bíblica es puro anacronismo. Una mirada más larga y más cercana a los escritos del reformador, especialmente sus comentarios sobre las escrituras, revela contraejemplos que falsifican la afirmación de que afirmaron la Inerrancia bíblica.

El octavo Error de Inerrancia es que afirma que los Reformadores Protestantes (como Calvino, Lutero, Zwinglio, etc.) afirmaron la Inerrancia Bíblica, para intimidar a las personas (y pastores) a afirmar la Inerrancia Bíblica o ser descalificados del ministerio. Si usted, o alguien que usted conoce, ha sido intimidado por los defensores de la Inerrancia Bíblica, ¡entonces sepa que los Reformadores Magisteriales Protestantes también serían excluidos! En este post, proporcionaré contraejemplos famosos de Lutero que demuestran que los reformadores protestantes creían que la Biblia tenía una capacidad de error para mostrar que la Inerrancia bíblica era extraña a la época de la Reforma Protestante.

 

Martin Lutero

Todo lo que predique a Cristo: Probando la Biblia

 

Lutero no leyó la Biblia hoy como defensores de la Inerrancia bíblica, porque Lutero creía que había diferencias significativas entre la Palabra de Dios revelada y el testimonio bíblico de la Palabra revelada de Dios; Lutero describió esta dialéctica de la siguiente manera:

“Hay dos entidades: Dios y la Escritura de Dios, que son no menos de dos entidades, creador y criatura de Dios”. -Martin Lutero.[1]

 

Lutero creía que la Palabra de Dios tenía que ser diferenciada del texto bíblico, de modo que las Escrituras que predicaban a Cristo necesitaban ser afirmadas, y las otras escrituras que no predicaban a Cristo debían ser anuladas. El método hermenéutico de Lutero lo llevó a rechazar varios libros del Nuevo Testamento porque no cumplían con este estándar. Lutero describió su método hermenéutico de la siguiente manera:

“El verdadero examen para probar cada libro es descubrir si enfatiza la importancia de Cristo o no. Toda la Escritura presenta a Cristo, Romanos 3:24f. y Pablo no conocerá nada más que a Cristo, 1 Corintios 2:2. Lo que no enseña a Cristo no es apostólico, ni siquiera si fue enseñado por Pedro o Pablo. Por otro lado, lo que sí predica a Cristo es apostólico, incluso si lo hace Judas, Anás, Pilato o Herodes. “- Martin Lutero.[2]

 

La declaración de Lutero de que el texto bíblico debe ser probado es desconcertante para cualquiera que afirme la Inerrancia Bíblica, porque la Inerrancia Bíblica es una tautología que está por encima de las pruebas. Lutero no está simplemente diciendo que las dificultades bíblicas deben ser armonizadas, o que se deben idear explicaciones ingeniosas para explicar las escrituras que prima facie no predican a Cristo: estos son esquemas ingeniosos para disminuir las fuertes palabras de Lutero. Lutero creía que los cristianos deberían usar las Escrituras para criticar las Escrituras, y que el Nuevo Testamento debería ser probado, para determinar si realmente predica a Cristo. Lutero creía que incluso cuando un texto bíblico escrito por Pedro o Pablo en el Nuevo Testamento no predicaba a Cristo, entonces debería dejarse de lado. El método de Lutero no es una tarea hipotética, y no puede reducirse simplemente a “Escritura interpretando las Escrituras”, porque Lutero dejó a un lado cuatro libros del Nuevo Testamento.

 

El Canon de Lutero excluye Hebreos, Santiago, Judas y Apocalipsis

 

El método hermenéutico de Martín Lutero lo llevó a rechazar muchos libros en el canon bíblico que son afirmados por virtualmente todos los defensores de la Inerrancia bíblica hoy en día, como los libros del Nuevo Testamento, Hebreos, Santiago, Judas y Apocalipsis.

La Biblia de Lutero es posiblemente la traducción más famosa de la Biblia a un idioma nativo (incluso más que la versión King James). La Biblia de Lutero también se conoce como la “Biblia de septiembre” porque fue publicada en septiembre de 1522, y una traducción histórica de la Biblia al idioma alemán, en un momento en que las traducciones vernáculas estaban prohibidas por la Iglesia.

La Biblia de Lutero contenía una tabla de contenidos, en la que Lutero colocaba Hebreos, Santiago, Judas y Apocalipsis en un apéndice deuterocanónico, después de la lista de libros canónicos del Nuevo Testamento, que denotaba su estado secundario en relación con el resto del Nuevo Testamento. He proporcionado un escaneo fotográfico de esta tabla de contenidos de una Biblia de Lutero en la imagen en línea, que muestra los Hebreos, Santiago, Judas y Apocalipsis en una lista separada en la parte inferior de la página (“Die Epistel zu den Ebreern” es Hebreos, “Die Epistel Jacobus” es Santiago, “Die Epistel Judas” es Judas, y “Die offenbarung Johannis” es Apocalipsis).

La exclusión de Lutero de Hebreos, Santiago, Judas y Apocalipsis de los libros canónicos del Nuevo Testamento en la Biblia de septiembre demuestra que no siguió las reglas de la Inerrancia Bíblica, y esto le impediría la ordenación en cualquier Iglesia que se suscriba a la Inerrancia Bíblica.

 

La Epístola de paja de Lutero

 

Martin Lutero no era un fanático del Libro de Santiago. Ya he demostrado que Lutero excluyó el Libro de Santiago de su canon del Nuevo Testamento en la Biblia de septiembre. Lutero es famoso por llamar al Libro de Santiago una “epístola de paja, porque no contiene nada evangélico” y también es significativo que Lutero escribió esto en su introducción al Nuevo Testamento en la Biblia de Lutero (1522). Para empeorar, “epístola de paja” no era un comentario espurio en una carta oscura, ¡sino que estaba escrito como encabezado en la Biblia de Lutero! Esto es lo que escribió Lutero:

“En resumen: los evangelios y la primera epístola de San Juan, las epístolas de San Pablo, especialmente las de los romanos, los gálatas y los efesios, y la primera epístola de San Pedro, son los libros que te muestran a Cristo. Ellos enseñan todo lo que se necesita saber para su salvación, incluso si nunca fue a ver o escuchar ninguna otra enseñanza. En comparación con estos, la epístola de Santiago es una epístola llena de paja, porque no contiene nada evangélico “. (Martín Lutero, 1522 Prefacio al Nuevo Testamento).

 

Los Números de la Biblia y Lutero

Finalmente, veremos que Lutero no seria aceptado como un inerrantista, pues los que mantienen la Inerrancia, creen que dudar de los números mencionados en la Biblia, es encontrar un error en el texto bíblico. Lutero por lo visto, no compartía su misma preocupación. Esto es lo dicho por el Reformador:

“Cuando uno lee que grandes números de personas que fueron muertas – por ejemplo, ocho mil – creo que muy difícil mil fueron en si muertas”.[3]

 

Hemos podido apreciar como Lutero, de su propio puño, nos demuestra que no creía en la Inerrancia. Si alguien le quiere hacer creer lo contrario, están en un error.

 

[1] Barth, Karl. Church Dogmatics, Vol 1.2 Doctrine of the Word of God. (London: T & T Clark, 2010.) 52. Print. Study Edition #5. [508]

[2] Luther, Martin, and John Dillenberger. “Preface to the Epistles of St. James and St. Jude.” Martin Luther: Selections from His Writings. (New York: Anchor, 2004.) 35-36.

[3] Luther’s Works Vol. 54: Table Talk, ed. Theodore G. Tappert (Philadelphia: Fortress , 1967), 452 (WA, Tischreden 5560, Bd. 5, 241).

 

Podran oir una version audible de este escrito aqui.

Estudio original publicado por Wyatt Houtz, que es parte de su serie de los errores de la Inerrancia. Editado/aumentado por mi persona en la ultima seccion, “Los numeros de la Biblia y Lutero” siguiendo el escrito de Marcel Sarot, de la universidad de Utrecht, Christian Fundamentalism as a Reaction to the Enlightment. Illustrated by the case of Biblical Inerrancy, pg. 6. Encontrado en Academia.

Share This Article

¿Eran Calvino y Lutero Inerrancistas? Respondiendo, una ves mas, a Juan Paulo Martinez Contreras.

Next Story »

Controversias entre los Bautistas del Sur y el Evangelicalismo estilo USA – Tertulia 3

Teología

Leer más

More