• 1558

III.- MONOTEÍSMO DEL SEGUNDO TEMPLO Y SUS IMPLICACIONES A NUESTRA COMPRESIÓN DEL UN SÓLO DIOS

Monoteísmo en el Israel Antiguo

Israel Antiguo se le denomina al Israel pre-deportación. El monoteísmo en esta era fue un desarrollo en el pensamiento hebreo, comenzando con Abraham y su llamado al Dios que liberó a Lot, El Elyon, o el Dios más alto (cf. Génesis 14:19, 22). Vemos que aunque no se le atribuyó ninguna clase de actividad a otro Dios, se dice que Dios es el Dios más alto.

Luego, en Éxodo, encontramos que a Moisés se le llama “dios” (cf. Ex. 4:16; 7:1). Este pasaje llevó a muchos Judíos a especular si Moisés era en realidad Dios. Al salir de Egipto, los Israelitas cantan y alaban a Dios sobre los otros dioses (cf. Ex. 15:11).

Cuando Moisés introduce los 10 mandamientos notamos que en el primer y segundo mandamiento, se nos dice que sólo debe haber una “unicidad” de adoración al Señor, y no a otros dioses (cf. Ex. 20:1-4). A pesar de esto y de Deuteronomio 6:4, los Israelitas siguieron adorando a otros dioses. Esto la arqueología lo ha confirmado en las excavaciones hechas en Kuntillet ‘Arjud, donde se encontró una inscripción que dice “Yahweh y su Asera”, mostrando así que en los siglos 9 y 8 a. C. existía mucha idolatría en reino de Judá.

En Israel, o el reino del Norte, las cosas no eran mejores. Cuando Elías es perseguido y cree que es el único que adora a Dios en Israel, Dios responde que existe un remanente de 7000 rodillas que no se han doblegado ante Baal (cf. 1 Reyes 19:14-18).

La adoración al Señor no fue ortodoxa durante el tiempo de los reyes, puesto que se dedicaban a ofrecer sacrificios en los lugares altos (cf. 2 Reyes 17:32). Fue Josías el que puso fin a esta practica (cf. 2 Reyes 23:8).

En 1 Sam. 2:2 y en 2 Sam. 22, vemos que el Dios de Israel no tiene comparación. Es en Isaías 40:55, llamado también Deutero o Segundo Isaías, ya en el exilio o pendiente de el, que vemos declaraciones acerca de que sólo el Dios de Israel salva y es Dios (cf.  Is 43:11-12; 44:6-8).

Israel no hizo caso a los mandamientos del Señor y su exilio fue ocasionado, en parte, por adorar otros dioses (cf.  Jueces 2:11; 2 Reyes 17:7). Aún los sacerdotes adoraban al dios Sol en el templo (cf. Ezequiel 8:16). En Deuteronomio vemos que Dios había garantizado castigo a todo aquel que adorara otros dioses (cf. Deut. 16:21-17:1-7), especialmente en Deuteronomio 28:36. El exilio es un efecto directo de no mantener las leyes del Señor.

Una vez más, podemos repetir que no existió, aún en los tiempos de la Monarquía y de los profetas, un “monoteísmo estricto”.

En nuestra cuarta parte abordaremos la época post-exilica y como este tema del monoteísmo fue tratado.


 

Share This Article

II.- MONOTEÍSMO DEL SEGUNDO TEMPLO Y SUS IMPLICACIONES A NUESTRA COMPRESIÓN DEL UN SÓLO DIOS

Next Story »

5 Errores que no se deben perpetuar sobre la Navidad – 4 No se deje llevar por los desafíos dudosos al testimonio bíblico del nacimiento de Jesús.

Teología

  • Martin Lutero NO FUE inerrantista

    1 mes ago

      Introducción Los Reformadores Protestantes como Martin Lutero Juan Calvino, Ulrico Zwinglio, et al. han escrito declaraciones aisladas que se citan perennemente para apoyar la Inerrancia Bíblica. ...

    Read More

Leer más

More