• 1623

Las Nuevas Indulgencias el día de hoy

nuevo-pactomejores-promesasPueden existir muchas más, pero les traigo su atención a dos que tienen mucho en común.

Pacta con Dios, y el te bendecirá.

Paga tu indulgencia, y ganaras el favor de Dios.

Esto es simplemente la nueva versión de las indulgencias el día de hoy. ¿Por qué se tiene que pactar con dinero?? No pueden pedir un pacto de santidad, o de devoción, o de humildad. ¡NO!!!! Piden pactos de $$$$$$$$

Estos que hacen tal cosa, son los modernos mercaderes de la fe, que quieren hacer creer a la gente que Dios se nutre del dinero que dan. Dios no necesita ni un cinco de nosotros, somos nosotros los que necesitamos dar a Dios algo para disciplinar nuestro gasto.

Veamos algunos versículos:

Romanos 3:24
siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,

Nuestra redención es gratuita, no puedo pactar, pues en el pacto no puse nada en la transacción, fue Cristo el que pago, totalmente. Si quiero pactar, quiere decir que quiero volver a definir los términos del pacto que Cristo hizo por mi, ósea, salvarme de otra manera de la que Jesús ya predispuso salvarme.

Pero me dirá alguno, “Lo que venimos hablando, es ha creyentes que pacten con Dios para su beneficio ya dentro de su salvación.”

A tal cosa, les respondo con la Biblia una ves mas:

Romanos 4:20 Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, 21 plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. 22 Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia. 23 Y esto de que «se le tomó en cuenta» no se escribió sólo para Abraham, 24 sino también para nosotros. Dios tomará en cuenta nuestra fe como justicia, pues creemos en aquel que levantó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor. 25 Él fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación.

Así que cuando nuestra fe tambalee, y las cosas no vayan como nosotros queremos, lejos de pactar, debemos de hacer como nuestro padre Abraham hizo, “reafirmó su fe y dio gloria a Dios”. El pacto que Abraham hizo con Dios, ¿era Dios el que ratificaba, y lo único que pedía Dios era, dinero? NO, FE.

Y el pacto más importante, y único relevante a nosotros, el de Jesús, apunta al pacto de Dios con Abraham, cuando Dios llamó a Abraham a entregar su hijo en sacrificio. Fue Dios el que proveyó para el pacto, cf.

Génesis 22:Isaac le dijo a Abraham:

—¡Padre!

—Dime, hijo mío.

—Aquí tenemos el fuego y la leña —continuó Isaac—; pero, ¿dónde está el cordero para el holocausto?

—El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios —le respondió Abraham.

Y siguieron caminando juntos.

Dígale a uno de esos que pide pactar con dinero, que si cree que Dios va a proveer el cordero, o en su lenguaje, la lana.  Claro que no, estos quieren, requieren, exigen, que si alguien quiere pactar con Dios, debe de traer dinero al altar. Que diferente lo que la biblia dice, que Dios es el que proveyó el holocausto, Dios honrando la fe de Abraham.

De la palabra pacto, no existe en el Nuevo Testamento alguna vez que se nos mande a nosotros los creyentes a pactar con Dios, y las veces que hemos visto que los pactos entre los hombres y Dios ocurren, es Dios el que toma la iniciativa, con Abraham como he visto, con David en 2 Samuel 7, y en Jeremías 31:33.

¿Así que, podemos llamar a la gente a pactar con Dios? ¿Podremos re-negociar todas las promesas que tenemos en Cristo Jesús? ¿Podemos inventarnos una oferta mejor de la que Dios nos ha ofrecido por medio de su Hijo? Dios nos guarde hacer tal cosa, sino que como Abraham, debemos de reafirmar nuestra fe,  que Dios cumplirá todas las promesas que vemos en las Escrituras para nosotros.

Así que, en vez de decir del púlpito, “pacte con Dios”, será mejor decir lo siguiente:

Pon tu fe en Cristo, que con su sangre ratificó el Nuevo Pacto, y por su sacrificio, es que tenemos el favor de Dios. No tienes nada más que hacer que entregarte a su amor y misericordia por fe.

Y para que se acuerden que esto ya paso una ves en la historia, les dejo este corte de la pelicula sobre Lutero. Toda coincidencia a lo que hacen apóstoles/maestros/pastores/evangelistas/profetas y cualquier otro falso el dia de hoy, es una coincidencia consciente, que debe de ser condenada y denunciada por lo que es, robo y blasfemia a Dios.

Share This Article

El Ayuno en Hechos y el resto del Nuevo Testamento

Next Story »

John McArthur nos advierte de lo que les pasa aquellos que cuestionan a los lideres de algunas iglesias

Teología

Leer más

More