¿Sana Dios por medio de prendas de vestir, o zapatos?

Screen Shot 2014-07-16 at 11.31.43 pmExiste dentro del Evangelio Latino Americano un movimiento que cree que se pueden vender “pañitos ungidos”, o prendas de vestir, y aparentemente ahora, ¡zapatos!, para la sanidad de aquellos que reciben dichas parafernalia, en algunos casos, comprarlos.

Esta creencia proviene del relato en Hechos 19:11-12, que dice así:

Hechos 19:11-12 Nueva Versión Internacional (NVI)

11 Dios hacía milagros extraordinarios por medio de Pablo, 12 a tal grado que a los enfermos les llevaban pañuelos y delantales que habían tocado el cuerpo de Pablo, y quedaban sanos de sus enfermedades, y los espíritus malignos salían de ellos.

Primero debemos de entender el contexto de que Lucas esta hablando. Lucas, por lo visto, esta haciendo mención del evento que sucedido en el ministerio de Jesús, donde la mujer con flujo de sangre toco el manto de Jesús y fue sanada, cf. Mar. 5:27-34; 6:56. La creencia de tocar la ropa de un personaje que aparentemente tenia poder, ya estaba presente en medio de los Judíos de la época, específicamente de la región en mención. Dado al principio del capitulo 5 vemos que ya los Judíos del área habían tomado oficios que la Ley les prohibía (tener que cuidar cerdos), no es de asombrarse que ya también habían adoptado creencias paganas. En el antiguo mundo, personas creían que si tocaban a un personaje de renombre, sus peticiones serian contestadas. Por otro lado, vemos que en el caso de la mujer con el flujo de sangre, pueda que también veía a Jesús como un representante de Dios, y pueda que Marcos quiera apuntar a Ex. 29:37, donde cualquier cosa que toque al altar, convierte a esa cosa en santo. Pero creo mas bien, que la mujer estaba influenciada por la creencia pagana de tocar personas de renombre, y así recibir así su sanidad, dado que de nuevo se menciona esta practica en el capitulo 6:56. Pero que las personas hacen cosas extraordinarias en Marcos para recibir sanidad, podemos recordarnos a la sanidad del paralitico en el capitulo 2 del Evangelio, donde los amigos del paralitico abren el techo para poder así bajar a su amigo. El punto ahí, como en las narraciones siguientes que hemos visto, lo que es exaltado es la fe en el poder de Jesús, no en los hechos, o en las prendas.

Ahora, pasamos al contexto de Lucas en Hechos. Pablo estaba en Éfeso, una ciudad pagana, donde también los habitantes creían que la parafernalia de personajes famosos les traería salud a ellos, si las poseían o tocaban. Esto era usado mucho en la magia, y recordemos, Éfeso era el centro mundial de la magia en el mundo antiguo. Fue ahí donde se quemaron libros que equivalían el valor de 50,000 monedas de platas, cf. Hechos 19:18-19. Vemos que los que creían en las practicas mágicas, incluyendo los pañuelos ungidos, rechazaron tales cosas.

Los dos prendas que se mencionan en el texto, fueron “sudario” y “delantales”, que eran las prendas que Pablo usaría en su oficio como alguien que trabaja con cuero, para hacer tiendas, cf. Hechos 18:3. Esto resalta lo dicho en el versículo 11 del capitulo 19, era Dios, no las prendas de Pablo, que hacían el milagro a través de Pablo. El centro del pasaje, 19:11-20, era el uso del nombre de Jesús y el conocimiento de el cuando se hacían los “milagros extraordinarios”.

¿ Que podemos aprender de todo esto? El mandato de Jesús, no es de tener pañuelitos unguido, o prendas de vestir unguidas, o  ¡hasta zapatos ungidos!! El mandato de Jesús es:

Marcos 16:15-18Nueva Versión Internacional (NVI)

15 Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura. 16 El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado. 17 Estas señales acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios; hablarán en nuevas lenguas; 18 tomarán en sus manos serpientes; y cuando beban algo venenoso, no les hará daño alguno; pondrán las manos sobre los enfermos, y éstos recobrarán la salud

Podemos ver que el mandato de Jesús no es de mandar pañuelitos ungidos o otra clase de parafernalia, sino que es imponer o poner manos sobre los enfermos. Fueron los que no conocían el mensaje de Jesús, y seguían o eran influenciados por practicas paganas, que hacían tales cosas. Marcos ni Lucas, al parecer, condenan tal practica, pero el hecho de que estaba ligada a la magia, y en el caso de Hechos 19:18-19 vemos el repudio de todo lo que tenia que ver con magia de parte de los nuevos creyentes, nos tiene que apuntar que tal practica es incompatible con el proceder cristiano. El mandato es otro, y debemos de hacer caso de ello.

El problema radica que muchos cristianos confunden los Genre (pronunciado “ganra”, del Francés “genero”) que se encuentran en la Escritura. Lo que vemos en el Evangelio, como también en el libro de Hechos, es narrativa, no enseñanza doctrinal, o instrucciones como las que vemos a Jesús dar a sus discípulos en su ascensión. Otro genero que se encuentra en las Escrituras es lo que Pablo le dice a los creyentes en los últimos capítulos de Efesios y Colosenses, que es llamado “código casero”. Cuando leemos de los eventos por venir, o escatología, esa clase o genre de literatura se le denomina “apocalíptico”. Cada genre tiene su modo de interpretación, y en este caso, los versículos donde se recuenta que se toco el manto de Jesús, y que se usaron vestiduras para sanidad, son narración, que es una literatura de la cual no se saca usualmente doctrina.

¿Qué hacemos con estas practicas? Como pastores, debemos de enseñarles a nuestras congregaciones que ser sanado de esa manera no es la forma que nuestro Señor nos instruyo. También que en las oportunidades que las vestimentas se usaron para sanar, no fueron las vestimentas que sanaron, o en nuestros tiempos modernos,  pañitos o zapatos. Lo que sana es la oración en el nombre de Jesús, eso fue lo que sano en la Biblia, y eso es lo que sigue sanando hoy.

Les dejo un triste ejemplo de lo que esta pasando hoy en día, por mal interpretar ese texto:

Share This Article

Capsulas Homileticas 4 – Una enfermedad moderna, la búsqueda de la fama/popularidad de parte del predicador

Next Story »

Rudolf Bultmann Lecture Audio: “The Concept of Freedom in Christianity and Classical Antiquity”

Teología

Leer más

More