5. Forma Favorita de Torcer el Evangelio – Pensar que la economía y la política no son directamente preocupaciones del Evangelio

En esta serie, seguiré el aporte de Howard Snyder, Profesor de Teología y Mision en Ashbury Seminary.

Amurallar la economía y la política del evangelio, colocándolas fuera de nuestro discipulado, es un dualismo que no es bíblico. El evangelio es una realidad económica y política, por lo que, por definición, la iglesia es tanto económica como política. Pero la economía y la política han de entenderse a la luz del Evangelio, y no al revés. El reino de Dios es el marco global.

He leído una y otra ves que los Cristianos no se deben de meter en la política, como también no inmiscuirse en cuestiones sociales donde se defiende a los, por ejemplo, que no tienen suficiente ingreso económico.

Hay otros, que son de derecha en su forma de pensar, piensan que ellos deben de meterse a la política totalmente, como también apoyar un sistema económico, usualmente capitalista.

Martin Lutero enseño la doctrina del Reino de la Derecha, y el Reino de la Izquierda. Esta doctrina enseña que la iglesia (Reino de la Derecha) no se debe inmiscuir con el gobierno (Reino de la Izquierda). Muchos atribuyen que esta doctrina apoyo al régimen Nazi a llegar al poder, dado que los pastores no podían o debían meterse a criticar el gobierno impuesto por Dios, basándose en Romanos 13:1.

Estos puntos de vistas, aunque oportunos en el momento que se implementaron (Lutero, Calvino y Zwinglio se les conoce como Reformadores Magisteriales, ósea, se valieron del Magisterio para llevar su plan de Reforma en sus tierras, en oposición a los Anabaptistas) a la larga, por no ser bíblicos, han resultado en el detrimento en los países donde inicialmente se implementaron, y fueron luego dejados por sus propios pueblos.

He leído como algunos se expresan de N. T. Wright como un “ingenuo” por el ver la economía y política por medio del Evangelio. Es de notar, que la fuente que estoy citando, lo que específicamente critica es eso, su posición sobre la economía y la política. Una critica de uno que viene del país donde se trata de dividir la Iglesia y el estado, y viendo en su pagina de Facebook, se puede notar que tiene una posición derechista.
El Evangelio, dentro de su contexto, no es solamente una proclamación de salvación, sino que también una proclamación de que el Cesar, o el dictador/Primer Ministro/Presidente de turno NO es el Señor, sino que Jesús es el Señor. Para mas aclaración de este punto, les invito a leer este articulo que esta alojado en esta web, para entender mas este punto.

Dejo claro, entonces, que al confesar que “toda rodilla confesara y toda lengua confesara que Cristo es el Señor”, es una declaración salvífica, como también política dentro del contexto del primer siglo.

Con respecto a lo que tiene que ver con lo económico. Tengo menos que decir pues mi formación tiene menos que ver en eso (mi padre es profesor de política internacional, por eso es que se mas de ello), pero no obstante, veo lo que la Biblia enseña con respecto a la justicia social. Mucha gente le gusta leer los Profetas bíblicos como una fuente de ver el futuro, pero no toman en cuenta el elemento de justicia en el ellos.

Amos es el caso que me gustaría tomar como ejemplo. Vemos como el condena el trato de los Israelitas ricos para con los Israelitas pobres, al grado que estos los venden como esclavos por un par sandalias, cf. Amos 2:6 y 8:6. Los profetas que se conocen como los profetas del siglo 8, condenaban el uso y la forma de cómo los ricos se hacían de sus riquezas, y creo que este mensaje es aun relevante para nosotros el día de hoy.
Dentro del mundo de habla hispana, muchos se llaman “profetas”, pero solo quieren hablar del futuro, y jamás hablan de los males presentes. El 27% de la Biblia es profecía, pero de ese porcentaje, un 60% es una profecía que denuncia las injusticias de la sociedad Israelita, como también se hace un llamado al pueblo a volver al pacto. No todo es hablar del futuro.

Concluyendo, no podemos aceptar la falsa dualidad de que el evangelio no tiene nada que ver con la política o la economía. Si confesamos que Jesús es el Señor de TODO, no podemos absolver el área política/económica.

Share This Article

4. Forma Favorita de Torcer el Evangelio – La División entre Laicos y Clero

Next Story »

Discriminación contra discapacitados de parte de líder de una iglesia evangelica

Teología

Leer más

More