5 Componentes de un Liderazgo Contagioso

1. Comenzar

Esto puede parecer un poco obvio – que tienes que empezar.

No puedo decirte cuántas personas se han sentado en la mesa – un café, desayuno o almuerzo – y me dijeron acerca de su nueva idea. O su intención de escribir un plan de vida o de una visión para su trabajo. O su visión de un nuevo producto, servicio u organización.

Luego, meses (o años) después, cuando les pregunto cómo les va, hay una incómoda pausa seguida de – Nunca fui capaz de ponerlo en marcha.

Siempre hay una razón para no empezar. Y hay muchas más razones para alejarse. Y cada una de esas razones se garantiza su fracaso. Ellos te condenaran a una vida de mediocridad.

En algún momento – si vas a comenzar – tendrás que tirar todas las excusas apestosas por la ventana y hacer algo. Tome un pequeño paso. Haz una simple decisión. ¡Haz algo! Simplemente comienza.

Entonces, ¿qué es lo que te impide avanzar? ¿Por qué no has empezado?

Uno de los libros más alentadores que he leído este año es Empezar, por Jon Acuff. Cada líder en el mundo debería leerlo (sí – eso significa tu).

 

2. Autenticidad

¿Alguna vez has sido el administrador subalterno en la habitación? ¿Trabajaste duro para encajar? Para parecerse a un administrador, actúas como un administrador, ser un administrador? ¿Cómo fue?

Vamos hacerle frente – si tu estás en un papel de liderazgo, tus colegas probablemente nunca te han pedido esforzarte más para actuar más como un líder. ¡Ellos simplemente quieren que tu seas tu!

La autenticidad no socava el liderazgo. Lo complementa.

La gente ve a través de palabras y comportamientos imperfectos cuando ven tu corazón. ¡Así que se tú!

Hay un viejo adagio – Si es que tu no eres, entonces no es que tu es. No estoy seguro de que es buen Español, pero es un buen consejo.

Los auténticos líderes tienen el coraje de revelar quiénes son y quiénes no son. Si tuviera que elegir – Prefiero ser odiado por lo que soy, que amado por lo que no soy.

 

3. Pasión

Luego, cuando te emociones, no esperes que los demás se pongan emocionados acerca de tu emoción. ¿Esta preparado para los enemigos –haters?. Yo no estoy hablando de los críticos de confianza – Estoy hablando de enemigos – haters. Y para estar preparado quiero decir – estar dispuesto a alejarse de ellos.

Si no lo haces, te matarán tu pasión y creatividad. No hagas caso a ellos. No trates de complacerlos. No trates de ayudarlos a entender.

Invierte tu tiempo en la gente enseñables. Debido a que son valiosas y valen la pena desarrollar.

Los líderes contagiosos lo hacen.

 

4. Desesperación

Muchas organizaciones son todas acerca de protocolo. La religión es sobre el protocolo. La educación es acerca del protocolo.

Pero el liderazgo contagioso es de desesperación. La desesperación por vivir con un propósito. La desesperación de una enorme visión convincente. La desesperación de planes específicos para lograr la visión. La desesperación por la gestión eficaz de las prioridades y decisiones. Desesperación fanática para el desarrollo de las personas. La desesperación que va mucho allá por el crecimiento del equipo y por la organización. La desesperación que da todo por los demás.

La gente desesperada toma medidas desesperadas.

La semana pasada hablé en un evento en la ciudad de Nueva York. Mi charla incluyó: El malestar es a menudo lo único que se interpone entre usted y su milagro. Y una vez que experimenta el milagro, se le antoja la torpeza. Esos momentos de incomodidad se vuelven momentos decisivos en su vida y trabajo.

 

5. Resultados

El liderazgo contagioso exige resultados. En algún momento tienes que dar resultado- por lo general más temprano que tarde. Y tienes que entregar ese resultado constantemente.

Esta es un área que descarrila muchos aspirantes a líderes. Los resultados llegan demasiado lentos – así que se rinden.

Aprendí un principio simple acerca de los resultados que me ha ayudado a través de cientos de temporadas difíciles y decisiones difíciles. Es muy sencillo – para obtener mejores resultados, ser más específico.

Pero esto es por qué funciona este principio – especificidad produce un mayor nivel de responsabilidad. Y los rendimientos de rendición de cuentas los resultados más consistentes.

Si no estás consiguiendo los resultados que anticipaste, entonces no estás probablemente siendo lo suficientemente específico. Se más específico con lo que  quieres lograr. Se más específico cuando quieras lograrlo. Se más específico con la manera en que vas a hacerlo. Se más específico acerca de la ayuda que necesitas. Se más específico de quien necesitas ayuda . Divide el proyecto en tareas muy específicas, más pequeñas. Bloquea el momento específico en el calendario. Cualquiera que sea el proyecto o decisión – se más específico!

Líderes contagiosos producen.

Por Michael Nichols

Share This Article

Rifa para el mes de Diciembre – ¿Quién es este hombre?

Next Story »

La falsa doctrina detras del “Fuego Extraño”

Teología

Leer más

More