Las Reformas Protestantes – Una Introducción

“La Reforma” es un término equivocado, si alguna vez hubo una, es el hecho de que no había “una” reforma más que sólo había un reformador. “La Reforma” Cuando es utilizada por los estudiantes y el público en general , generalmente se refiere a la Reforma de Martín Lutero que comenzó a finales de octubre del año de Nuestro Señor de 1517.

Sin embargo, la intención de Lutero no fue tan estremecedora como épocas posteriores lo llevaron a ser. Para Lutero, la colocación de una serie de tesis en latín sobre la puerta de la Iglesia en el castillo de Wittenberg no era más que una invitación al debate. En otras palabras, Lutero no vio su acto como el comienzo de una revolución, lo vio como un ejercicio académico.

“La Reforma” es, pues, algo más que una etiqueta derivada de retrospectiva histórica única enfocada  en una serie de eventos durante un período de tiempo a través de un amplio paisaje geográfico. Cada reformador había sembrado raíces en tierra fértil y su trabajo era simplemente el llegar a buen término el cambio generacional en la Iglesia Católica Romana.

Por lo tanto, sería conveniente hablar más de “Reformas” de la misma manera que ahora hablamos de “Judaísmos” y los “cristianismos”. La Reforma no fue un monolito.

¿Quién, entonces fueron los reformadores que dieron a luz a las reformas más estrechamente relacionados con ellos? Eran Ulrico Zwinglio Martín Lutero y Juan Calvino en ese mismo orden.

En 1515, mientras era párroco en la iglesia del pueblo en Glarus, Zwinglio comenzó a poner en cuestión la dependencia de la Iglesia sobre la Enseñanza de los escolásticos. Él también dudo el valor de la Vulgata para predicar y comenzó el estudio serio del griego del Nuevo Testamento. Allí, en la memorización de las cartas de Pablo (en griego) descubrió el Evangelio que vino a destacarse tan prominente en sus esfuerzos de Reforma: La salvación es por gracia mediante la fe y no por obras tal como lo proclamaban por los teólogos escolásticos. Antes de 1519 cuando se trasladó a Zurich para convertirse en el pastor de la Gran Minster, Zwinglio ya estaba bien en su camino a la Reforma de la adoración de la Iglesia y la administración de los Sacramentos. En poco tiempo, en unos pocos años, la Misa quedó abandonada y reemplazada por la ‘Cena del Señor’ y el establecimiento de las imágenes en las Iglesias fue denunciado y esas imágenes fueron removidas a su debido tiempo.

La Reforma de Zwinglio se llevó a cabo con la cooperación del gobierno de la ciudad, por lo que, junto con Lutero y Calvino, iban a ser conocidos en la historia como “reformadores magisteriales”. No porque fueran ellos ‘Magistrales’ sino  porque cada uno de ellos tenían el apoyo de los magistrados su ciudad.

Al norte de Zurich en Wittenberg, los esfuerzos reformatorios de Lutero estaban llegando a todo vapor en la misma época. En 1520 rompió con Roma irrevocablemente con el momento de la publicación de la impresionante “La Cautividad Babilónica de la Iglesia”. A partir de ahí, no iba a haber vuelta atrás. Y aquí hay que recordar que en este momento Lutero no era dependiente de la obra de Zwinglio, ni Zwinglio era dependiente de la obra de Lutero. Ambos perseguían reformas a lo largo de vías paralelas, por separado.

Más al oeste de Suiza, una década más tarde, John Calvin un exiliado de Francia, abogado de profesión y un teólogo de profesión y deseo, comenzó sus propios esfuerzos de reforma. Varios años después de la muerte de Zwinglio y muy después de la desaparición de Lutero, Calvino en Ginebra laboriosa y valientemente intenta llevar a esa ciudad ruidosa a doblegarse bajo el poder del Evangelio.

Cada uno de estos  reformadores eran ‘Padres’ de su propia Reforma. Cada una era en un principio, independiente de los otros y de muchas maneras intentaron muy duro para mantener la independencia aún cuando su enemigo común la Iglesia de Roma fue el blanco como su enemigo común. Cada uno contribuyó a “La Reforma” en su propia manera.

Por lo tanto, si queremos honrar su memoria y sus esfuerzos, nos conviene dejar a un lado nuestras ideas preconcebidas o nuestras creencias que “La Reforma” comenzó el 31 de octubre 1517. No lo hizo. Se inició en 1515 en Glarus. Y comenzó en 1517 en Wittenberg. Y comenzó en Ginebra en 1536.

Feliz días de la Reformas.

Por Jim West.

Share This Article

Respondiendo a Cesacionistas

Next Story »

Diamond y Owour compiten a ver quien dice la fecha de la segunda venida/rapto

Teología

Leer más

More