¿Fuego Extraño? Critica ya conocida – Dr. Michael Brown responde a John McArthur

En mi cuenta de Facebook, he creado una gran consternación al decir que John McArthur pone muy abajo al Espíritu Santo, encajonándolo al modo de pensar de el. Esto, lo hace detrás de la excusa que esta usando la Biblia para decir que es lo que el Espíritu Santo puede y no hacer. Curiosonamente, el afirma, junto con muchos liberales, que Marcos 16:17 es un texto espurio, y que no debe considerarse parte de la Escritura. Es acá donde estoy con mis hermanos del Textus Receptus, que mantiene ese pasaje en la Biblia.

Harold O. J. Brown, en su libro seminal Heresies: Heresy and Orthodoxy in the History of the Church, hace una observación bien peculiar en la segunda mitad del capitulo 4 al final. El dice que Marcion, el primero que trato de recopilar un canon para la iglesia pero que tenia tendencias gnósticas, lo hizo con el motivo de así poder dominar y dirigir lo que la Iglesia debía creer, que por supuesto, tenia que ser conforme sus creencias, y quien depuro las cartas Paulinas, como también los evangelios, rechazando unos, aceptando otros. Fue por este hombre, que la iglesia se vio obligada a sacar un Canon definitivo. Podemos ver, que ya a mediados del segundo siglo de la era Cristiana, no existía un Canon definido, y por eso Marcion se vio con la libertad de hacer tal cosa.  Brown hace la comparación que ya para la Reforma, Lutero también tubo sus dudas de la carta de Santiago, y agrego la palabra Alemana “allein” o “sola” a Romanos 3:28. Aunque esto es en clara similaridad con Marcion, Lutero no obstante, no mutilo el A.T. y edito el N.T. a su antojo, así que se quedo dentro de la Ortodoxia Cristiana.

Veo en McArthur, y muchos cesacionistas, el mismo proceder, de no tomar en cuenta lo que la Biblia dice, lo que el griego dice, o como ciertas palabras son usadas dentro de su contexto. Ejemplo por excelencia es I Cor. 13:10, donde la palabra “telein” o “perfecto”, ningún léxico o diccionario teológico dice que apunte a una formación de un canon, mas bien, a la venida escatológica de Jesús. De eso, yo he escrito al respecto, que lo pueden leer aquí. Eso, lo mencionado de Marcos 16:17, y muchas otras cosas, me convence que McArthur, y muchos como el, en realidad trabajan con un canon dentro del Canon.

Pero para ser justo, y siguiendo el estudio de los Montanistas, Montano, se revelo lo que muchos Neo-Pentocostales y Neo-Carismaticos hacen, y que McArthur y otros los condenan, que es que pretenden que hay nuevas revelaciones que deben de guiar a la iglesia, no tomando en cuenta que ya existe un Canon definido. Una ves mas, esto apunta que ya para el tiempo que Montano y sus asociadas, Maximilia y Priscila, aparecieron, aun se aceptaban estas clases de profecías, y esto siguió hasta el tiempo de Jerónimo. Una ves mas, las similitudes no son perfectas, pero podemos aprender de la historia de la iglesia. Los Montanistas estaban al menos preocupados de vivir una vida en santidad, y tenían una teología mayoritariamente ortodoxa, eran en sus practicas, que requerían a veces divorciarse si querían seguir siendo parte de su grupo, no poderse casar si uno enviudaba, o buscar el martirio desenfrenadamente, que los puso afuera de la ortodoxia. Pero la razón por la que surgieron, fue porque  la iglesia de su tiempo se había mundanalizado, y eran muy ligeros en readmitir aquellos que negaban la fe o llevaban una vida disoluta. Algo similar a lo que paso en el caso del surgimiento del Pentecostalismo a principios del siglo 20.  No obstante, querían ir mas allá de las enseñanzas establecidas por los apóstoles, en lo que respecta a la ética como también a las enseñanzas apocalípticas. Esto, los puso fuera de la Ortodoxia Cristiana, y por lo tanto, fueron declarados herejes.

Volviendo a lo contemporáneo. Veo una secuencia de eventos que estamos viendo el día de hoy, pero no solo hoy. Esto tomo lugar en la Iglesia primitiva. Luego, en la Reforma con los Radicales. Luego, en los 2 grandes Avivamientos en USA, aun por personas que supuestamente eran cesacionistas, como lo fue Jonathan Edwards. Luego, al principio del siglo 20 por los Pentecostales, y en las ultimas décadas, el movimiento neo-Pentecostal y neo-Carismático. Se ven dos bandos bien marcados, el Montanista, que no quiere ser encapsulado y quiere la liberta del Espíritu, y el Marcionista, que usa la Escritura para encapsular todo aquello que no va conforme el canon, o en mi modo de ver, la interpretación del canon que ellos le dan.

Pero no nos olvidemos, esto no comenzó con Marcion o Montano. Ya desde el Pentecostés, hubieron las dos opiniones, que lo que estaba sucediendo era una borrachera, ósea, desorden, y Pedro defiende que no, que era la confirmación de la Escritura. Luego, hay una consternación en Hechos 10, pues los Gentiles también reciben el don del Espíritu Santo. Luego, en I Corintios podemos ver los abusos que estaban tomando lugar en la iglesia ahí, de al menos 50 miembros. Y vemos también la vida disoluto que tenían algunos que tenían los “dones” del Espíritu. Pero Pablo no les dice que están ofreciendo “fuego extraño”, mas bien, les demuestra una mejor forma de vivir, y la correcta forma de que el Espíritu Santo ministrara sus vida.

Al que ha estudiado la historia de la Iglesia Cristiana, y en especial la de las herejías, podrá ver los herejes no siempre eran personas diabólicas, o que querían hacer dinero del pueblo de Dios. Pero generalmente, eran la respuesta de algún abuso, o de alguna deficiencia en la Iglesia. Una respuesta errada, pero a algo que estaba deficiente. En el caso de Marcion, la falta de un canon fijo, hizo a la Iglesia apurar esa recopilación del Canon. En el caso de los Montanistas, hizo a la Iglesia ser mas pastoral, tanto en su disciplina, como también en su trato con personas que no tuvieron las agallas de guardar su fe frente la persecución, y que querían reconciliarse con el Señor.

Esperemos que en todo esta discusión de McArthur y los Carismáticos, no se olvide que los resultados de estos “choques” deben de ser para la bendición de toda la Iglesia, no solo de un grupo elite.

A continuación, otorgo el escrito por Michael Brown, traducido por Mario Lopez.

=====================================================

El Pastor John MacArthur ha anunciado una conferencia llamada “fuego extraño” que se celebrará este mes de octubre, alegando que parte del movimiento carismático “ofrece  adoración inaceptable a Dios, una adoración distorsionada. Blasfema al Espíritu Santo. Atribuye al Espíritu Santo  la obra de Satanás “.

Si estas acusaciones son ciertas, esto significa que muchos de los líderes en el movimiento carismático han cometido el pecado imperdonable y están por lo tanto, rumbo al infierno. Si estos cargos no son ciertos, el Pastor MacArthur ha sobrepasado gravemente sus límites y ha abusado de la Palabra de Dios.

Y es justo preguntarse si el  Pastor MacArthur, en su legítimo celo de corregir excesos o errores del movimiento carismático-lo que él llama “fuego extraño” también es culpable de rechazar el verdadero fuego. ¿Abrazar el  las cosas gloriosas que el Espíritu Santo está haciendo en todo el mundo, lo que resulta en la salvación de millones de almas, o lo descarta como resultado del emocionalismo y el engaño?

Antes de abordar estas cuestiones de mucho peso, quiero expresar mi profundo agradecimiento por el Pastor MacArthur. Él ha estado en el ministerio de alto perfil durante décadas sin una pizca de un escándalo sexual o monetario. Ha sido un testigo sin vergüenza para Jesús ante el mundo,  ha predicado la cruz y la sangre, el  ha refutado  la gracia barata y   ha destacado la importancia del Señorío del Hijo de Dios,  ha sido un devoto estudiante de las Escrituras.

En todos estos aspectos, si tuviéramos más líderes como John MacArthur, la iglesia y el mundo estarían en mucha mejor forma.

Al mismo tiempo, ha hecho declaraciones críticas, radicales, a menudo tirando el bebé con el agua, no sólo rechazando los peligrosos excesos y extremos en el movimiento carismático, sino también etiquetando algunas obras genuinas del Espíritu como “caos carismático.”

La realidad  es que nunca ha habido un verdadero derramamiento del Espíritu que no ha sido motivo de controversia, ya sea en el ministerio de Jesús, el día de Pentecostés en Hechos 2, o a lo largo de la historia de la iglesia,  hasta nuestros días. Sin embargo, con demasiada frecuencia, los líderes sinceros como el  Pastor MacArthur no han podido discernir lo que Dios estaba haciendo en medio de la emoción humana y respuesta.

Un historiador de la Iglesia señaló que durante el Gran Despertamiento en los Estados Unidos del siglo 18, la mayor diferencia entre Jonathan Edwards, el líder preeminente del despertamiento, y Charles Chauncey, el principal crítico del despertamiento, fue que Edwards se centró en el trigo, mientras que Chauncey se centro en la paja. ¿Ha sido culpable de hacer lo mismo el Pastor MacArthur cuando se trata del movimiento carismático?

Sin lugar a dudas, hay cosas horribles que se realiza en el nombre de Jesús y el Espíritu, a menudo en la televisión cristiana por todo el mundo para ver y esto es francamente vergonzoso, trayendo reproche a la reputación del Señor. Junto con otros líderes carismáticos, he renunciado a estas cosas desde hace décadas. ¿Pero es la responsabilidad de cada pastor pentecostal-carismático y líder a renunciar a estas cosas todo el tiempo?

El Pastor MacArthur ha pedido a sus hermanos y hermanas pentecostales a ponerse de pie y hablar en contra de estos abusos, a unirse a él en su próxima conferencia, pero si un pastor está pastoreando sus ovejas, y los esta alimentando con la Palabra de Dios, y su pueblo no son culpables de esos abusos o no están  viendo estos predicadores de televisión, ¿por qué es su responsabilidad para hacer frente a estos errores? ¿Considera Pastor MacArthur la responsabilidad de supervisar la predicación de decenas de miles de pastores no carismáticos de todo el país y renunciar públicamente sus errores? ¿Por qué, entonces, han de pastores pentecostales y carismáticos renunciar extremos de su movimiento para demostrar de alguna manera su ortodoxia?

¿Y  que es peor? Predicar un mensaje  de prosperidad carnal y para darle a la gente falsa seguridad de que, una vez que son salvos, no importa cómo viven, no importa lo que hacen, incluso si renuncian a Jesús, todavía son salvos? ¿Qué mensaje resultara en más personas siendo engañadas y se encontraran en el infierno?

Pastor MacArthur renuncia a razón del mensaje de la prosperidad carnal, pero muchos no carismáticos que lo siguen abrazar una versión extremadamente peligrosa de la “una vez salvo, siempre salvo” doctrina. ¿Por qué el doble rasero?

Una vez más, no estoy por un momento excusando errores doctrinales, manipulación emocional, la codicia financiera u otros abusos espirituales a menudos perpetuados en el nombre del Espíritu, pero es absolutamente indignante que el Pastor MacArthur afirma: “El movimiento carismático es en gran parte la razón porque la iglesia está en el desastre que esta hoy. En prácticamente todas las áreas donde la vida eclesial es antibiblica, se puede atribuir al movimiento carismático. En prácticamente todos los ámbitos-mala teología, culto superficial, ego, evangelio de la prosperidad, la elevación de la personalidad. Todo eso sale del movimiento carismático “.

El está  en un gran error cuando afirma: “Su teología es mala. No es bíblica.  Es mala. Es aberrante. Es destructiva para la gente, ya que promete lo que no puede cumplir, y entonces Dios es culpado cuando no viene. Es un movimiento muy destructivo”

En realidad, más personas han sido salvadas-maravillosamente salvadas-como resultado del movimiento pentecostal-carismático en todo el mundo que a través de cualquier otro movimiento en la historia de la iglesia (con la melodía de tal vez 500 millones–( Dr. Brown está mal, en realidad son como 800 millones- Dictionary of Pentecostals and Charismatics’.  Nota del autor), según lo documentado recientemente en Allan Heaton Anderson hasta los confines de la Tierra: el pentecostalismo y la transformación del cristianismo mundial. Y el profesor Craig Keener ha proporcionado testimonio abrumador de la realidad del poder milagroso de Dios en todo el mundo hoy en día (ver su libro (Miracles) un estudio en dos volúmenes brillantes).

Trágicamente, en lugar de reconocer la efusión del verdadero fuego del Espíritu en  todo el mundo-  el fuego de Dios, cayendo en abundancia en muchos países, y centrarse  en la mortandad que existe en muchas iglesias negadoras del Espíritu, el Pastor MacArthur ha optado por centrarse en las aberraciones y los extremos del movimiento carismático, incluso haciendo las reclamaciones extremadamente peligrosas que  los carismáticos están blasfemando   contra el Espíritu,  y  atribuyendo “al Espíritu Santo incluso la obra de Satanás.”

Para ser claro, no estoy alegando ni por un segundo que el Pastor MacArthur esta blasfemando contra el Espíritu (Dios no lo quiera!), Pero en el Nuevo Testamento, la blasfemia contra el Espíritu, es la atribución de la obra  a sabiendas del  Espíritu a Satanás (Marcos 3:23 -30), y estoy mucho más preocupado por negar el verdadero fuego de lo que estoy por apagar cada incendio forestal carismático aberrante.

Dejemos que el fuego santo de Dios caiga!

Autor Dr. Michael Brown.

Traducción Mario López

De Cristianismo Reformado

Share This Article

Historia de la Iglesia Primitiva – Libro por Harry Boer

Next Story »

David Diamond – También se lucra del “Shut Down” en USA

Teología

Leer más

More