Consejos de la vida

tropezar

Si tropiezas de nuevo, y con la misma piedra, no es la culpa de la piedra. Es TU culpa por enamorarte de objetos inanimados.
En este caso, es TU culpa por enamorarte de personas inanimadas, que no saben amar, o como ser amadas.

Luis A. Jovel

Share This Article

Paradosis y la necesidad de mantener la doctrina enseñada por los apostoles

Next Story »

Algunos recuerdos de Karl Barth- Por Juan Stam

Teología

Leer más

More