Serie del Canon 6 – Al final del segundo siglo, el Fragmento de Muratori enumera 22 de nuestros 27 libros del Nuevo Testamento

Esta serie está diseñada para introducir a los cristianos laicos a los hechos básicos de la forma en que el canon del Nuevo Testamento se desarrollo. Uno de los puntos de datos clave en cualquier discusión sobre el canon es algo que se llama el fragmento de Muratori (también conocido como el Canon de Muratori). Este fragmento, llamado así por su descubridor Ludovico Antonio Muratori, contiene nuestra primera lista de los libros del Nuevo Testamento. Mientras que el fragmento data del siglo séptimo u octavo, la lista que contiene fue escrito originalmente en griego y data de finales del siglo II (c.180).

Algunos han argumentado que la lista debe ser fechada en el siglo IV (por ejemplo, Sundberg y Hahneman), pero el consenso de los eruditos aún hoy coloca la lista en el siglo II. Joseph Verheyden resume el debate moderno, “Ninguno de los argumentos presentados por Sundberg y Hahneman a favor de un origen del Fragmento en el siglo IV, originando en el Oriente son convincentes”. [1]

Lo que es notable para nuestros propósitos es que el fragmento de Muratori afirma 22 de los 27 libros del Nuevo Testamento. Estos incluyen los cuatro Evangelios, Hechos, las 13 epístolas de Pablo, Judas, 1 Juan, 2 Juan (y posiblemente tercero Juan), y el Apocalipsis. Esto significa que en un momento muy temprano (a finales del siglo II), el núcleo central del canon del Nuevo Testamento  ya se había establecido en su lugar.

Por supuesto, hay que reconocer que el canon de Muratori también parece afirmar el Apocalipsis de Pedro. Sin embargo, el autor del fragmento expresa inmediatamente que tiene algunas  dudas acerca de este libro. Esas vacilaciones finalmente ganaron, y el Apocalipsis de Pedro nunca fue ampliamente afirmados por la iglesia primitiva, y nunca ganó un punto final en el canon.

El hecho de que hay cierto desacuerdo durante este período de tiempo en algunos de los libros “periféricos” no debería sorprendernos. Tomó un poco de tiempo para que el tema del canon fuera resuelto. El ocasional desacuerdo , sin embargo, no nos impide observar la unidad más grande y más amplia que los primeros cristianos compartían con respecto a los libros “centrales” del Nuevo Testamento.

Si había un canon base desde un período de tiempo inicial, entonces hay dos consecuencias importantes que podemos sacar de esto. En primer lugar, esto significa que la mayoría de los debates y desacuerdos sobre los libros canónicos en el cristianismo primitivo sólo se referían a un puñado de libros. Libros como 3 Juan, Santiago, 2 Pedro y así sucesivamente. El cristianismo primitivo no era un libre abierto literario para todos, donde no hubo acuerdo en casi nada. En su lugar había un acordado núcleo que nadie disputa.

En segundo lugar, si había una colección básica de libros del Nuevo Testamento, entonces la trayectoria teológica del cristianismo primitivo ya se había decidido antes de los debates sobre los libros periféricos estuvieran resueltos. Por lo tanto, independientemente de los resultados del debate sobre los libros como 2 Pedro o Santiago, las doctrinas básicas del cristianismo de la persona de Cristo, la obra de Cristo, los medios de salvación, etc, ya estaban en su lugar y ya establecidos. La aceptación o rechazo de los libros como 2 Pedro no iba a cambiar ese hecho.

Por lo tanto, el fragmento de Muratori es un recordatorio de dos hechos importantes. En primer lugar, los cristianos estaban en desacuerdo sobre los libros de vez en cuando. Eso era algo inevitable, sobre todo en las primeras etapas del Cristianismo. Sin embargo, esta lista también nos recuerda un segundo hecho (y fundamental), es decir que existía un acuerdo generalizado sobre el núcleo de una época muy temprana.

[1] Verheyden, “Canon Muratori,” 556.

Por Michael J. Kruger.

Share This Article

Recomendando la pagina Escritura y Verdad

Next Story »

Tim Conway SI nos da una respuesta bíblica del tema del suicido entre cristianos

Teología

Leer más

More