¿Esta Satanás detrás de toda tentación?

Vimos como en 1 Tesalonicenses Satanás se opuso al trabajo misionero que Pablo quería llevar a cabo con la nueva iglesia fundada, cf. I Tes. 2:18; 3:5, y como este previno que el regresara a la iglesia recién fundada para alentarla.

Pablo no solo describe como Satanás se opuso entre el y sus discípulos, pero también relata como el propio Satanás lo atacaba a el personalmente:

2 Corintios 12:7

Nueva Versión Internacional (NVI)

Para evitar que me volviera presumido por estas sublimes revelaciones, una espina me fue clavada en el cuerpo, es decir, un mensajero de Satanás, para que me atormentara.

No sabemos que fue esa espina (aguijón en la Reina Valera), algunos piensan que fue el remordimiento de Pablo de haber perseguido a la iglesia, cf. I Cor. 15:9, o que fue que tenia problemas de la vista, cf. Gal. 4:13-15. Pero sea lo que sea, Pablo tenia una lucha personal con Satanás.

Pablo le llega a llamar a Satanás el dios (????) de este mundo:

2 Corintios 4:4

Nueva Versión Internacional (NVI)

El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Por lo visto,  para Pablo, Satanás no era un enemigo con el cual se podían hacer las paces, mas bien, un enemigo del cual debíamos de cuidarnos, y luchar contra el. Algo similar menciona Judas en su corta carta:

Judas 1:De la misma manera estos individuos, llevados por sus delirios, contaminan su cuerpo, desprecian la autoridad y maldicen a los seres celestiales. Ni siquiera el arcángel Miguel, cuando argumentaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, se atrevió a pronunciar contra él un juicio de maldición, sino que dijo: «¡Que el Señor te reprenda!» 10 Éstos, en cambio, maldicen todo lo que no entienden; y como animales irracionales, lo que entienden por instinto es precisamente lo que los corrompe.

Acá podemos ver que algunos se atreven a contender con el diablo (Satanás) , algo que ni el arcángel Miguel se atrevió. Tomemos aviso de estos ejemplos. (De esto, hablare en la próxima entrada, donde tratare la pregunta ¿Es Satanás poderoso?).

Así como existe una sección dentro del Cristianismo que cree que puede vencer a Satanás por medio de sus propias fuerzas, también existe otra sección dentro del Cristianismo que cree que toda tentación que sufren viene del diablo.  Estas personas, al ser cuestionadas de porque cayeron en pecado, su respuesta es “el diablo me tentó”, o “el diablo me hizo que cayera”. ¿Será cierto esto?

Pablo, y otros escritores del Nuevo Testamento, también lidiaron con personas que se rehusaban tomar su responsabilidad con respecto al pecado que cometen (contradictorio que personas quieren tomarse la responsabilidad de su salvación, pero no de su pecado, dado que la salvación la da Dios, y el pecado es cometido por el ser humano. Libre albedrio para decidir sobre su salvación , pero no para su pecado). Nuestra naturaleza humana, dicen Pablo y Santiago, nos hace caer:

Gálatas 5:17

Nueva Versión Internacional (NVI)

17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren.

Y:

Santiago 1:14

Nueva Versión Internacional (NVI)

14 Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen.

Así que no podemos culpar a Satanás de tentarnos. El pondrá los recursos y las circunstancias para que seamos tentados, pero nosotros somos los que tomamos la ultima decisión al respecto. Recordemos lo que leímos en la entrada anterior, somos llamados a resistir lo que el diablo/Satanás nos proponga, Santiago 4:7. Ósea, tenemos una salida, tenemos una decisión que hacer.

Por ultimo, me gustaría decir, que es Dios el que tiene ultimadamente el poder sobre la tentación:

1 Corintios 10:13

Nueva Versión Internacional (NVI)

13 Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.

Vemos de nuevo esa palabra “resistir”, que Santiago también menciona en su carta. Creo que debemos de tomar a pecho el consejo apostólico, que debemos de resistir la tentación, pero también creer en la promesa dada, que Dios nos dará una salida cuando la tentación llegue a nuestra puerta. Creámosle a Dios y tomemos la salida que el nos otorga.

Share This Article

¿Existe el Diablo/Satanás? ¿Es el diablo omnipresente?

Next Story »

¿Esta Satanás poderoso?

Teología

Leer más

More