El a veces “confuso” comportamiento de Dios – 3 ¿Le dirá Dios a un profeta que no ore por la gente?

En Jeremías nos topamos con una lectura que nos deja perplejos:

Jeremías 14:11-12

Nueva Versión Internacional (NVI)

11 Entonces el Señor me dijo: «No ruegues por el bienestar de este pueblo. 12 Aunque ayunen, no escucharé sus clamores; aunque me ofrezcan holocaustos y ofrendas de cereal, no los aceptaré. En verdad, voy a exterminarlos con la espada, el hambre y la peste.»

Muchos el día de hoy, toman que Dios seria incapaz de hacer tal cosa, pues ellos afirman algo que esta en la Biblia, y esto es que “Dios es amor”, que se encuentra en 1 Juan 4:16. Pero que Dios sea amor, no quiere decir que el va a dejar que sus criaturas sigan una vida disoluta, sin juicio o justicia. Esto haría a Dios, un Dios no con amor, sino un Dios que no tiene amor, pues como dice también las Escrituras:

Hebreos 12:6

Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. 

Que Dios castigue a sus criaturas, no me extraña, pero si Dios no castigara a sus hijos, seria una irresponsabilidad de su parte:

Hebreos 12:8

Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.

Los que dicen que Dios no puede castigar a nadie, porque Dios es “amor”, por lo tanto, si tienen hijos, no deberán de castigarlos a ellos, pues haciéndolo, demuestran que no tienen amor para sus hijos. A esta objeción, los que dicen que Dios no puede castigar están obligados a reconocer que el amor paternal es también demostrado en el castigo.

Para dejar mas claro su punto, vemos a Dios aun hablando en Jeremías y diciendo:

Jeremías 15:1

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

15  Me dijo Jehová: Si Moisés y Samuel se pusieran delante de mí, no estaría mi voluntad con este pueblo; échalos de mi presencia, y salgan.

Dios no le dijo a Jeremías que no orara por Israel por un simple capricho suyo. Dios quería hacer algo por la rebelión de Israel, y por lo tanto, no podía hacer que Jeremías orara por ellos, mientras que ya Dios había tomado la decisión castigarlos. Esto haría que Dios y su representante se contradijeran uno al otro. Solo existe una voluntad de Dios, no dos.

Pero se deleita Dios en el malestar o la muerte de una vida, leemos que no en la Biblia, y en especial en Ezequiel 18:23, 32 y  33:11. Dios demuestra que el esta dispuesto a perdonar a los que cambian su vida, y toman el buen camino. El problema es con los que después de ser llamados una y otra ves al arrepentimiento, luego se encuentren que Dios no quiere responder a sus oraciones. Dios es soberano, y esta libre a dispensar su gracia y misericordia tal y como le plazca. Pero si después de ser llamado una y otra ves por Cristo, entonces, el problema no radica en Dios, sino en el creyente rebelde, o en sus criaturas rebeldes.

Termino citando a Dios, en sus propias palabras:

Jeremías 15:6

Nueva Versión Internacional (NVI)

Tú me has rechazado,
te has vuelto atrás
—afirma el Señor—.
Extenderé mi mano contra ti,
y te destruiré;
estoy cansado de tenerte compasión.

Share This Article

Cristianos ‘en el armario’ por la intolerancia pro gay?

Next Story »

Alarmantes cifras sobre el conocimiento bíblico en las iglesias

Teología

Leer más

More