Objeciones contra la resurrección de Jesús- 4 Teorías de Fraude.

Una objeción que tenemos el día de hoy en contra de la resurrección de Jesús, es la mas antigua. Esa es que los discípulos se robaron el cuerpo de Jesús. Lo encontramos ya en el Evangelio de Mateo:

Mateo 27:62-66

Nueva Versión Internacional (NVI)

62 Al día siguiente, después del día de la preparación, los jefes de los sacerdotes y los fariseos se presentaron ante Pilato.

63 —Señor —le dijeron—, nosotros recordamos que mientras ese engañador aún vivía, dijo: “A los tres días resucitaré.” 64 Por eso, ordene usted que se selle el sepulcro hasta el tercer día, no sea que vengan sus discípulos, se roben el cuerpo y le digan al pueblo que ha resucitado. Ese último engaño sería peor que el primero.

65 —Llévense una guardia de soldados —les ordenó Pilato—, y vayan a asegurar el sepulcro lo mejor que puedan.

66 Así que ellos fueron, cerraron el sepulcro con una piedra, y lo sellaron; y dejaron puesta la guardia.

Y luego, leemos lo que dicen después de la resurrección, que no tienen el cuerpo:

Mateo 28:11-15

Nueva Versión Internacional (NVI)

11 Mientras las mujeres iban de camino, algunos de los guardias entraron en la ciudad e informaron a los jefes de los sacerdotes de todo lo que había sucedido. 12 Después de reunirse estos jefes con los ancianos y de trazar un plan, les dieron a los soldados una fuerte suma de dinero 13 y les encargaron: «Digan que los discípulos de Jesús vinieron por la noche y que, mientras ustedes dormían, se robaron el cuerpo. 14 Y si el gobernador llega a enterarse de esto, nosotros responderemos por ustedes y les evitaremos cualquier problema.»

15 Así que los soldados tomaron el dinero e hicieron como se les había instruido. Esta es la versión de los sucesos que hasta el día de hoy ha circulado entre los judíos.

Ahora, aun después de que los soldados habían presenciado la presencia del ángel, y contado la experiencia a los lideres del pueblo, estos optaron por no creer, y mas bien, los sobornaron para que mintieran a sus superiores. Recordemos, los soldados romanos debían de pagar con su vida si un reo bajo su cuidado se escapaba. Jesús ya estaba muerto, y no creo que se les hubiera puesto bajo pena de muerte, pero si les esperaba una gran reprimenda de parte de sus superiores.

En el caso de los discípulos de Jesús, estos no estaban preparados a negar lo que habían presenciado, que era la resurrección de Cristo. Muchos objetan que no se puede aceptar la resurrección de Cristo, pues no existe prueba de ello en la historia o en la ciencia (eso lo veremos mas adelante). Pero veamos lo que causo la creencia de la resurrección de Cristo en sus discípulos. Estos estaban dispuestos a no solo sufrir la persecución de las autoridades del pueblo Judío, cf. Hechos 5:17-42; 8:1-4; también estaban dispuestos a morir, cf. Hechos 7:54-60.

Pablo es un caso en especial. De perseguir a la iglesia, se volvió en uno de los cristianos mas tenaces. La historia dice que fue decapitado en Roma. De perseguidor y cómplice en la muerte del primer mártir cristiano, termino dando su vida por la creencia que un día el mismo persiguió.

Muy difícil que tanta gente, como fueron los discípulos oculares de la resurrección de Cristo, fueran a sus muertes, por una mentira. Unos cuantos, tal vez, ¿pero un gran numero?? La razón nos exige al menos considerar lo que los discípulos creían, para poder entender su martirio.

No una prueba conclusiva de la resurrección de Cristo, pero si una buena respuesta a los críticos que pretenden cuestionar de cualquier manera la resurrección de el.

Share This Article

El Cristianismo y la descapacidad mental

Next Story »

Experiencias Cercanas a la Muerte, en la lupa de la ciencia

Teología

Leer más

More