Objeciones contra la resurrección de Jesus-3 Evangelios Perdidos.

La ultima objeción que me gustaría tocar es la que tiene que ver con los presuntos evangelios perdidos. Pero antes de entrar en ese tema, me gustaría decir que en mi casa, tengo la colección de evangelios perdidos, como también la colección de literatura pseudografica. A esto me refiero, que existen para el alcance de cualquier lector, los dichos libros, y en muchos casos, están muy bien documentados en Internet, y solo requiera hacer una búsqueda refinada a ellos, para así poder leerlos, estudiarlos y catalogarlos. Las acusaciones sensacionalistas que se hacen, que estos documentos han sido suprimidos por personas e instituciones, para que el pueblo de Dios, y el publico en general no tenga acceso a ellos, son simplemente no ciertas, y que pretenden mas bien mantener a la gente con ese sentimiento de conspiración, que en torno, le da poder e influencia a la gente que promueve dicho sentir y modo de pensar. ??Habiendo dado ese panorama, ahora pasemos a ver como estos evangelios “perdidos” o “olvidados”, tratan con la resurrección, y si son consistentes con la cosmovisión de un Judío del primer Jesús, como lo fueron Jesús y sus discípulos. En especial, veremos los evangelios de Pedro y Tomas.

3. Evangelios Perdidos. ?Esto es un tema que algunos lo catalogan como “los cristianismos vencidos”, o “los cristianismos perdidos”. Evangelios que supuestamente, narran la vida real de Jesús, y el verdadero significado de su ministerio, muerte, y resurrección. El Evangelio de Pedro, por ejemplo, nos narra que al resucitar Jesús, hay una vos del cielo que dice “Les has predicado a los que duermen”, y lo que contesta es la cruz donde Jesús resucito, afirmando que si se había predicado. Jesús, en su resurrección, aparentemente creció, pues es un gigante después de esta. Estos dos conceptos, de un objeto hablando y un cambio tan drástico del cuerpo humano, no eran características de las creencias Judías de la época de Jesús y los apóstoles.

El otro evangelio que quería mencionar es el evangelio de Tomas. Este Evangelio apócrifo, también narra en 3 partes de el, sobre la resurrección. La primera, en el verso 37, que dice: “37. Sus discípulos dijeron: «¿Cuándo te nos vas a manifestar y cuándo te vamos a ver?» Dijo Jesús: «Cuando perdáis (el sentido de) la vergüenza y —cogiendo vuestros vestidos— los pongáis bajo los talones como niños pequeños y los pisoteéis, entonces [veréis] al Hijo del Viviente y no tendréis miedo».” Este lenguaje, es algo críptico, pero no demuestra la fe o la esperanza que Jesús habla en los Evangelios canónicos. El otro versículo, es un poco mas claro, pero no obstante, lejos de las enseñanzas de Jesús en los Evangelios Canónicos: “51. Le dijeron sus discípulos: «¿Cuándo sobrevendrá el reposo de los difuntos y cuándo llegará el mundo nuevo?» Él les dijo: «Ya ha llegado (el reposo) que esperáis, pero vosotros no caéis en la cuenta».” En estos dos pasajes, no vemos una resurrección corporal, sino una resurrección “espiritual”, al estilo de los Testigos de Jehová. Una ves mas, esto no es lo que los Evangelios canónicos enseñan, sino que enseñan una resurrección corporal, con carne y hueso, cf. Lucas 24:39-40; Juan 20:26-28.

¿Por qué es que estas “cristiandades” fueron derrotadas? Pueda que haiga muchas respuestas, pero en un documental que puse en mi blog en ingles, se da una respuesta que me llamo la atención. La respuesta pueda que sea la que se da en ese video, de que estos “cristianismos” derrotados, no ofrecían, y no ofrecen, lo que el ser humano desea. Una resurrección espiritual no es lo que el ser humano desea, por muy pía que parezca. Lo que estos evangelios prometen, es algo muy fantástico, como en el caso de Pedro, y en una resurrección no real, como en el caso de Tomas. Un Cristianismo perseguido, no necesitaba, y no necesita, tales narraciones fantásticas que no compaginan con la realidad que vivimos, o con alguna esperanza futura. No de balde, fueron “derrotados”, o fueron extinguidos.

Como conclusión, podemos seguir confiando en los relatos de la resurrección en los evangelios que tenemos, y no temer supuestos paralelos entre la historia de Jesús y los mitos del pasado, como también que haiga cualquier contradicción entre los relatos que vemos en cada uno de los Evangelios, y por ultimo, no debemos de creer a “evangelios” tardíos, o que fueron correctamente rechazados por la iglesia cristiana, por ser fantásticos, o representar algo tan alejado a la fe predicada por Jesús y sus apóstoles.

La resurrección de Cristo es un hecho histórico, no porque lo creemos en nuestro corazón, sino porque hubieron testigos seculares al respecto, cf. I Cor. 15:1-22. Si se va a negar, a pesar de que ha habido testigos, debemos entonces que revisar todo nuestro sistema de justicia.

Share This Article

Objeciones contra la resurrección de Jesus-2 Paralelos Paganos con la muerte de Cristo.

Next Story »

Distinciones de creencias sobre la soberanía de Dios en el Judaísmo del Segundo Templo

Teología

Leer más

More