5 errores todo lider no debe hacer

Michael Hyatt, un conferencista motivador, toma 5 ejemplos de cómo NO ser un líder. Se puede aprender mucho de algunos lideres de las cosas que se pueden hacer, pero también se puede aprender de los errores de que algunos lideres hacen, para que uno no los repita.

Como ejemplo, toma a un general de Abraham Lincoln, George B. McClellan, y son sus errores los que el valen la pena apuntar, para aprender lo que no debemos hacer en el liderazgo.

1. Dudando en tomar acción definitiva. McClellan estaba constantemente preparando. Según él, el Ejército no estaba listo. Las tropas sólo necesitaban un poco más de entrenamiento. En su postergación, se negó a enfrentarse al enemigo, incluso cuando él claramente tenía la ventaja. No podía simplemente decidirse a lanzar un ataque. Cuando Lincoln finalmente lo relevó de sus funciones, dijo la famosa frase: “Si el general McClellan no quiere utilizar el ejército, me gustaría tomarlo prestado por un tiempo.”

2. Quejarse de la falta de recursos. Constantemente se quejó de la falta de recursos disponibles. Él no tenía suficientes hombres. Sus hombres no se les pagaba lo suficiente. No tenían suficiente artillería pesada. Y una y otra vez seguía. La verdad es que, como líder, usted nunca tiene suficientes recursos. Siempre se puede usar más de una cosa u otra. Pero los líderes exitosos encuentran la manera de hacer el trabajo con los recursos que tienen.

3. Negarse a asumir la responsabilidad. McClellan culpó a los demás por sus errores y por su negativa a actuar. Incluso culpó al presidente. Cada vez que sufrió una derrota o un fracaso, algo o alguien tuvo la culpa. Era un maestro de dedo apuntador. Los grandes líderes no hacen esto. Ellos son responsables de los resultados y aceptar toda la responsabilidad por los resultados.

4. Abuso de los privilegios del liderazgo. Mientras que sus tropas estaban luchando en condiciones casi insoportables, McClellan vivió en casi real esplendor. Pasó casi todas las noches entreteniendo a los invitados con cenas elaboradas y fiestas. Insistió en la mejor ropa y alojamiento. Su estilo de vida estaba en claro contraste con el general Ulysses S. Grant, su sucesor, quien viajó a menudo con sólo un cepillo de dientes.

5. Participar en actos de insubordinación. McClellan abierta y continuamente criticó el presidente, su jefe. Era pasivo-agresivo. Incluso cuando Lincoln le dio una orden directa, encontró una manera de evitar obedecerla. En su arrogancia, siempre supo mejor que el Presidente y tenía una excusa preparada para racionalizar su falta de seguimiento.

Ahora, veamos como podemos aplicar esto al ministerio Cristiano:

1. De estos ejemplos, podemos aprender de que en el ministerio tampoco podemos tener el lujo de vacilar en nuestras decisiones. Los feligreses desearan seguir a un líder que no titubee. Una iglesia o congregación no va avanzar con lideres, o un líder que nunca esta seguro que rumbo quiere darle a su congregación.

Santiago 1:6-9

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

2. Igualmente, los lideres deben de saber trabajar con lo que tienen. Muchas veces los pastores se quejan porque no hay músicos, porque no hay ujieres, porque no hay personas que quieran servir en otras áreas de la iglesia. La única solución a tal situación es orar para que Dios mande gente a nuestra iglesia para cubrir esas áreas, pero también, dejar que aquellos que tienen dones, por muy infantes que sean, los puedan desarrollar. Miremos lo que Dios nos ha dado, y trabajemos con ello.

3. El presidente Trueman tenia un letrero en su escritorio que decía “The Buck Stops Here”, que se traduce como “La Cosa para Aquí”. Ósea, el tomaba responsabilidad por todo lo que sucedía en su gobierno. El buen líder cristiano, se hace cargo de los buenos, y malos resultados. Es la practica mundana que el jefe siempre se toma la gloria cuando las cosas salen bien, y culpa a los subalternos cuando salen mal. No debemos ser así.

4. No se pueden abusar los privilegios que uno tiene como pastor o líder. Primeramente, no podemos abusar la confianza dada a nosotros. La confianza por el simple hecho de tener un puesto pastoral es un privilegio, pero también una responsabilidad. Pero también uno no debe de abusar de aquellos privilegios económicos que vienen con el puesto. Le decía a un hermano que aunque yo tengo la fotocopiadora industrial de la iglesia disponible a 10 metros de mi casa, no la uso para hacer copias personales. Esto, parecería como una pequeñez, pero si esa acción se hace un habito, da lugar a seguir abusando, de una manera mayor, las cosas de la iglesia. Nosotros no somos políticos que nos metemos al gobierno para ver que podemos sacar de nuestra posición o puesto. Nosotros somos siervos de Dios, entramos a la iglesia para dar nuestros dones al uso de Dios, no para ver que provecho podemos sacar de la novia de Cristo. Seria bueno que recordemos las palabras de Jesús: Mateo 20:28 como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

5. Yo he tenido personas que han estado sobre mi, y aunque no he estado de acuerdo con sus decisiones, trato de ser solidario, y no hablar en contra de ellos. Recientemente el pastor interino de mi iglesia termino su tiempo, y algo que le reclame, que yo lo apoyaba a el a pesar que las cosas no caminaban bien, pero el, aprovechaba toda ocasión para denigrarme con los miembros de la congregación que no estaban de acuerdo conmigo. Esto no es solo no profesional, sino que no cristiano. Pero he tenido también la dicha que los dos pastores que han influenciado mas en mi vida, fueron hombres que me enseñaron lealtad. Esto no quiere decir que uno debe de ser cómplice en las malas cosas que el otro ministro hace, pero que uno como ministro subalterno, tiene el derecho y la autoridad de decir cuando algo no esta bien, pero al llegar a una decisión, aceptarla y seguir adelante con ella. Por eso es que vemos que iglesias aparecen por todos lados, porque nadie se quiere sujetar a nadie. Si no podemos sujetarnos a un hombre que vemos, ¿cómo pretendemos sujetarnos a Dios que no lo vemos?

Espero que estas observaciones puedan ayudar no solo aquellos que están en el ministerio Cristiano, pero también a todo cristiano que desea no hacer estos errores y tener una vida mas productiva e integra.

Share This Article

John Piper tacha la teología de la prosperidad de falso cristianismo

Next Story »

EL RAPTO “SECRETO”: UNA HISTORIA SECRETA, JESUITA, EVANGELICA Y FANTASTICA,

Teología

Leer más

More