MATRIMONIO CRISTIANO EN LA IGLESIA PRIMITIVA HASTA LA EDAD MEDIA 2.

El rito matrimonial en la iglesia primitiva, aunque no originalmente Judío, tampoco tenia una originalidad cristiana.

Los Padres de la Iglesia no tenían ningún problema en dejar que las costumbres locales fueran las que dictaran el rito del matrimonio. Veremos algunos ejemplos de cómo las costumbres Romanas influyeron en el matrimonio cristiano, como también después se vino a considerar este como un “sacramento”.

En la iglesia primitiva, el matrimonio era considerado, aunque de importancia para la comunidad, mas bien como algo personal y familiar.[1]  Pero como fue mencionado anteriormente, fueran las costumbres locales las que cambiaron las costumbres de lo que tomaba lugar en un matrimonio. Vale mencionar aquellas costumbres que aun están con nosotros el día de hoy:

  • El comer un pastel viene de las practicas Romanas del matrimonio.[2]
  • Las bendiciones Cristianas reemplazaron las invocaciones a las deidades paganas.[3]
  • El matrimonio no tomaba lugar en el altar, pero como era de costumbre con otros contratos, se hacia a la puerta de la iglesia, o narthex. Este compromiso incluía el intercambio de regalos, un beso mutuo, el intercambio de anillos, y el tomarse de las manos. El matrimonio seguía entonces a un servicio, donde la Cena del Señor reemplazo los sacrificios dados a las deidades paganas para la bendición del nuevo matrimonio.[4]

Ya para el tiempo de San Agustín, el fue el que catalogo el matrimonio como un “vinculo sacramental”. Esto viene basado de Efesios 5:32, donde se dice que el matrimonio es un “misterio”, o como se dice en Latín, un “sacramento”. Es acá donde vemos el comienzo en que la Iglesia Cristiana toma jurisdicción del matrimonio, pero esta no fue la única razón de esto, pero ya desde este punto en adelante, dado que el matrimonio se considera un “sacramento”, es por lo tanto indisoluble.

La otra razón por la cual el matrimonio cayo bajo la jurisdicción de la iglesia, fue por razones practicas. Usualmente, los matrimonios no eran solemnizados por los padres o sacerdotes, pero como se ha mencionado, era a la puerta de la iglesia donde todo evento secular se ratificaba, y luego, se hacia un servicio en acción de gracias. La razón por la cual la iglesia se inmiscuyo en la ceremonia matrimonial fue porque usualmente la única persona que podía leer o escribir, o era aprendida (el significado de la palabra “clero”) en el pueblo o aldea, era el sacerdote.

Cuando la iglesia se movió al norte de Europa, tomo otras costumbres paganas que las vemos hasta el día de hoy. Entre ellas están las siguientes:

  • Tirar arroz a los recién casados como señal de fertilidad.
  • Tener damas de honor para confundir a los malos espíritus a quien es la verdadera novia.
  • Ponerle un velo a la novia para protegerla de los malos espíritus.[5]

Como podemos ver, muchas de las practicas que el día de hoy tenemos y hacemos dentro de nuestras ceremonias de matrimonio cristiano, vienen de las practicas paganas que tanto los Romanos, como también los Europeos del norte tenían. ¿Significa esto que debemos de rechazar tales costumbres? En lo personal, no creo porque rechazar las costumbres que tenemos. El hecho de que tengan origen pagano, pero han sido dadas significado cristiano, es razón suficiente de no rechazarlas. Así como la navidad fue re-interpretada bajo la luz del Cristianismo, y paro todo desenfreno sexual y pagano durante la Saturnalia, también el matrimonio fue influenciado por el Cristianismo, dándole a los hijos y a la esposa su lugar que se merecen dentro del plan de Dios.

Un ultimo desarrollo que sucedió en esta etapa de la historia Cristiana, justo en las vísperas de la Reforma, fue la introducción de los votos que el día de hoy tenemos cuando los novios se casan en el altar. El concepto de los votos origina de la tradición de los contratos hechos en ese tiempo, siendo los votos matrimoniales un contracto publico. Ya en esto vemos un desarrollo que vimos al principio de la historia de la iglesia cristiana, que el matrimonio pasa de un compromiso familiar a un compromiso con la sociedad.

Los votos matrimoniales vienen del manuscrito conocido como Use of York[6], que contiene muchas proclamaciones para muchos actos, pero el que nos interesa es el del matrimonio. Este manuscrito data del siglo quince, ósea, de los 1400 en York, una ciudad de Inglaterra.

Este es el voto que se encuentra en dicho documento, “Yo te tomo a ti, X, para ser mi única (o) y legitima (o) esposa (o), para tenerte en cama en cama y en mesa, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y enfermedad, hasta que la muerte nos separe…”.

Esto es mas bien un contrato publico, “te tomo”, es un lenguaje de propiedad, “en este día”, estipula el comienzo del contrato, “en la riqueza y en la pobreza, salud y enfermedad” estipula la incondicionalidad del contrato, y “hasta que la muerte nos separe”, la finalidad del contrato.

Es en la Reforma, donde vemos cambios en la ceremonia matrimonial que ahora son parte de nuestro rito moderno. Eso lo veremos en el ultimo aporte.


[1] J. H. D, “Marriage” in New Dictionary of Christian Ethics and Pastoral Theology (Downers Grove: Inter-Varsity Press, 1998) pg. 567.

[2] James F. White, Introduction to Christian Worship 3rd Ed (Nashville: Abingdon Press, 2000) pg. 276. Los siguientes datos saldrán de la misma fuente, a menos que mencione otra.

[3] Ibid, pg. 277.

[4] “Matrimony” in Dictionary of the Christian Church, F. L Cross and E. A. Livingston, Eds. (Peabody: Hendrickson Pub. Inc) pgs. 1054-55.

[5] James F. White, Introduction to Christian Worship 3rd Ed…pg. 277.

[6] Manual of York Use. University Library, Cambridge, pg. 23B.

Share This Article

Mi padre con la embajadora Australiana para El Salvador

Next Story »

Salarios de “mega pastores” se incrementan en EE.UU.

Teología

Leer más

More