La necesidad de una balanceada teologia latinoamericana

En este día, he estado hablando en un foro sobre la iglesia Elim, una iglesia con muy dudosas enseñanzas a la que pertenecí por unos años cuando era muchacho.  El tema tiene que ver si son secta o no, y en estos tiempos, que las propias personas que lideran dichas denominaciones no saben lo que creen ellos mismo, es difícil catalogarlos.  Muchos son sinceros en su amor por Cristo, pero no están dispuestos a sacrificarse para conocer mas de Cristo, y de su iglesia. Pero esto no  esta aislado a la iglesia Elim, esta presente en muchas otras denominaciones cristianas que han surgido en las ultimas décadas en Latinoamérica.

Tiempo atras, Milton Acosta, profesor del Antiguo Testamento en el Seminario Bíblico de Medellín, Colombia, escribió un articulo en Christianity Today donde habla sobre los problemas que afronta el Cristianismo evangélico en Latinoamérica.  Acosta enumera tres problemas que ponen en peligro el futuro del evangelicalismo en Latinoamérica.  Primero, es el siempre presente problema de la mala teología.

En el articulo, Acosta cita a al historiador de la iglesia latinoamericana, Arturo Piedras, que opina que aunque la no-Católica Cristiandad en Latinoamérica es evangélica y neo-protestante, cuando ve el movimiento ‘apóstoles y profetas’ en ciertas iglesias, tales cosas son dichas por personas que no saben los principios de la Reforma Protestante del siglo 16. Las enseñanzas Protestantes de la Sola Gracia, Sola Scriptura, justificación por fe, son reemplazadas, por guerra espiritual y la prosperidad material. A esto yo le agregaría que, como en el caso de Elim, unas de las enseñanzas cardinales de su versión del Cristianismo es la aceptación de que existen apóstoles el día de hoy, del mismo calibre que los apóstoles originales, y únicos.  Otra enseñanza que se ha introducido es la preexistencia del espíritu/alma antes de venir a la tierra.  Estos son los temas que mantienen ocupadas las mentes de sus feligreses, y por poner énfasis en fresca revelación, se olvidan que no hay que ir mas aya de lo que esta escrito, I Cor. 4:6b. Lejos de predicar un señorío de Cristo en las vidas de estos creyentes, lo que se inculca mas bien es un lealtad a sus lideres, un nuevo ‘papismo’. Por eso el historiador Frances Jean-Pierre Bastian, considera a las iglesias neo-Pentecostales se atreve a considerar a estas iglesias como ‘indígena (y católica) religión popular latinoamericana. Para Bastión, eso explica en parte porque crecen tan rápido.’

La segunda preocupación es el divisionismo que reina dentro de las filas evangélicas. Acá en Australia, la comunidad latinoamericana es la que mas tiene iglesias dentro de las minorías.  Esto no se debe a que hemos alcanzado mas cristianos para Cristo, sino que personas que no están de acuerdo con el pastor, se van y plantan otra iglesia. Lo mismo pasa en Latinoamérica, en un sin fin de iglesias. Una ves mas, esta división no es causada solo por diferencias de caracteres, sino por la falta de enseñanza bíblica, que enfatiza la unión del cuerpo de Cristo, y condena las divisiones, cf. I Cor. 3 por ejemplo.

La ultima preocupación, que esta ligada a las dos primeras, es la proliferación de instituciones educacionales, que son mas bien fraudulentas, otorgando grados y post-grados a personas que en muchos casos, no han terminado ni la secundaria.  Me he encontrado con mas de un ‘doctor de teología’ que viene a Australia para dar ‘estudios’ de escatología, por ejemplo.  Luego, le pregunto que como se usa esta o otra palabra en griego, y no sabe que decir, o dice algo que no tiene nada que ver. Volviendo al caso de Elim, muchos de sus pastores se dicen ser doctores, pero no tienen ni siquiera una maestría en teología. Su nivel teológico es paupérrimo, por decir algo, y su nuevo grado académico deja asombrados a sus feligreses y oyentes, muchos de ellos no poseyendo ni el nivel académico necesario ni las herramientas disponibles para poder verificar lo dicho por su líder.

¿Existe una teología latinoamericana? Algunos apuntan a la teología de la liberación como un ejemplo de algo autóctono que surgió en las filas del continente. Pero dado que tal teología estaba tan ligada con el Marxismo, no me atrevo a decir que mentada teología fuera latinoamericana, mas bien, un espurio de la mentalidad europea. Tenemos la oportunidad en este siglo en hacer las cosas bien, y de poner de nuestra parte para así poder conceptualizar una teología que no solo mueva los sentimientos de sus oyentes, sino que los informe de su fe, para poder ponerla en acción en su diario vivir para sus prójimos, y no solo ser una respuesta a sus lideres.  No debemos olvidar que aunque somos latinoamericanos, somos parte de una iglesia global, y histórica.  Para no hacer los errores del pasado, tenemos que informarnos de nuestra historia.  Y sobre todo, no dejemos que los nuevos vientos de doctrina nos impidan predicar el evangelio de Jesús, que trae salvación a todo el mundo.

Share This Article

Los lobos ya no solo devoran, tambien llevan a corte

Next Story »

John Macarthur ayudando a llevar a una madre y su hija a corte.

Teología

Leer más

More