Gran numero de pastores dejan el ministerio. Algunos pensamientos para evitar que esto siga sucediendo.

Yo he sido pastor por 14 años, y 12 de ellos, no fui reenumerado como ahora lo estoy siendo. Mi pastorado no surgió como un cambio de carrera, como también no surgió porque vi una buena oportunidad de dinero. Se que quería, y debía de ser pastor desde los 7 años de edad, y esto fue confirmado por un hermano mientras yo iba en el bus para la iglesia, que me “profetizo”, que yo iría a un país lejos, sin pagar, y ahí iba a ser pastor y maestro de la Palabra. Las dos primeras cosas se han cumplido, la ultima esta en aun por cumplirse, pero si estoy haciendo un Maestría, creo que Dios me lleva por ese camino.

He dado este pequeño testimonio, pues en noticiacristiana.com se ha publicado un articulo donde se informa de que muchos pastores renuncian de sus labores pastorales, por muchas razones. La nota narra:

La revista brasileña “Cristianismo Hoje”, publicó un artículo que genera mucha preocupación ya que habla sobre el creciente número de pastores que abandonan el ministerio del pastorado.

Con problema de orden financiero, salud y familiares, estos pastores prefieren estar lejos de sus actividades, sin dejar de ejercer sus creencias.

Es decir, que permanecen en la iglesia, pero no cumplen con sus tareas como la predicación, la visita y así sucesivamente.

Existen muchos pastores, por lo tanto, que están en la iglesia, y invitan a gente a predicar, o mantienen a sus feligreses entretenidos, pero no toman sus responsabilidades pastorales en serio. Esto es una gran advertencia para los feligreses, pues cuando se ponen a ver si su pastor ha predicado durante el mes, o a ver si este ha visitado algunas de las ovejas, si la respuesta es negativa, es un indicativo que algo malo anda con el, y hay que prestarle ayuda.

Pero volviendo aquellos que entran al ministerio por cualquier razón, podemos ver que hay muchos que creen que la vida pastoral, será placentera, o con menos stress. He tenido compañeros que han sido ver sitio web doctores, profesores de universidad, y hasta políticos (¡si, políticos!!), que se han tornado al ministerio, y después de unos 4 años, ya no siguen en el ministerio. Al preguntarles yo porque se retiraron, siempre me respondes que creían que el ministerio cristiano seria mas fácil. Uno de ellos, era cirujano, y gracias a Dios, regreso a eso, pues el le servía a Dios mejor en esa profesión, que siendo pastor. Otros, no tienen preparación, y han sido obreros, y creen que siendo pastor, tendrán una mejor vida, o un mejor “status” dentro de la comunidad en la que viven.

Debo de reconocer, muchos que se meten al pastorado tienen un genuino llamado, pero esto por lo visto, no es suficiente. Una de las razones que dejan el pastorado, es que no tienen preparación. La nota antes mencionada, confirma esto:

En la encuesta de la entidad, el 57% de los pastores admitió que harían sus iglesias locales, aunque les gustaría un trabajo secular, si se les da la oportunidad.

Otro estudio mostró que los principales problemas que enfrentan estos ministros son la depresión, el estrés, la falta de preparación ministerial, la falta de contacto con los asuntos de la Biblia, fuera del matrimonio y la crisis financiera.

La falta de preparación ministerial, es una de las razones por la cual muchos se apartan del ministerio Cristiano. He visto una y otra ves, como algunos hermanos, con buenas intenciones, se meten al ministerio, pero no han sido discipulados, ni preparados para servir. Se debe de tomar en cuenta lo dicho por el apóstol Pablo:

2 Timoteo 2:Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros.

No es que somos llamados y nos vamos a enseñar solos. Debemos de ser instruidos por aquellos que ya tienen mas experiencia que nosotros, para así poder ser adiestrados a tratar con las tribulaciones que estarán siempre presente en el ministerio pastoral. Muchos quieren que el Espíritu Santo les enseñe todo, pero como podemos ver en las cartas pastorales, Pablo, y Jesús en Mateo 28:20, que la enseñanza y discipulado es esencial para el servicio en la vid del Señor, y es ahí, cuando el Espíritu Santo usara grandemente aquellos que han demostrado tener un espíritu humilde para ser enseñados, y han demostrado sujeción a sus hermanos en la fe.

Volviendo a las estadísticas que la nota nos provee, deben de ponernos a pensar que el ser pastor como Dios manda, no es nada fácil:

1. 70% de los pastores admiten que sufren de depresión y el estrés
2. 80% de ellos no se sienten preparados para el ministerio
3. 70% dice que sólo leen la Biblia cuando se necesita para preparar sus sermones
4. 40% han tenido relaciones extramaritales
5. 30% admite haber reducido sus propias contribuciones a las iglesias después de la crisis financiera

… y las consecuencias:

• 1.500 pastores dejan el púlpito cada mes
• Están buscando trabajo secular religiosa desde el 2009, más del doble de lo que ocurrió en el año 2005.
• De 2 a 3 años de ministerio es el tiempo promedio que duran los pastores para luego dejar sus iglesias o irse a otros ministerios.

Estas estadísticas se podrían aplicar de una forma o otra a países como Australia donde vivo, como también a ciertos países latinoamericanos.  Algunos comentarios de cada estadística merecen ser mencionados.

  1. El pastorado es un ministerio solitario, mas si el pastor es llamado a una iglesia, y el no la ha fundado. Esta soledad produce depresión y estrés. Es necesario para contrarrestar este síntoma, tratar de ser parte de un grupo de pastores, aunque no sean necesariamente de la misma denominación. Se darán entonces cuenta, que muchos pastores pasan por similares pruebas, aun no siendo de la misma denominación, y también creara compañerismo, quitando así la depresión. Viendo como otros hacen y practican el ministerio, quitaría el estrés, pues las forma de hacer ministerios se multiplican, y al ver a otros conducirse de diferente forma, traería variedad al ministerio propio.
  2. Muchos creen que solo necesitan leer la Biblia, y saber muy bien sus doctrinas. Pero al estar en frente de una congregación, se dan cuenta que no todos sus feligreses creen como el cree. Muchos no saben responder las preguntas que sus feligreses les ponen, o no pueden hacer una conexión entre la cultura y que es lo que la Biblia dice sobre ella, por ejemplo, que es lo que la Biblia enseña sobre la adopción de un niño. También, después de unos meses, al no saber como estudiar la Biblia de una forma sostenida, ya no tienen nada mas que predicar, y sus predicas se vuelven mas bien en temas de interés del pastor, y no se predica toda la revelación bíblica. Por eso yo soy un creedor de predicar del Leccionario, pero de esto, hablare en el próximo punto.
  3. La lectura de la Biblia se hace solo cuando se va a predicar, o preparar un estudio, y no como un devocional, para llenar una necesidad espiritual. El Leccionario es de gran ayuda en estos casos. Al final del año, el NT se ha leído 3 veces, el AT una ves, y los Salmos 2 veces. Esta es una disciplina que yo trato mantener, pero es bueno por eso juntarse con otros ministros que tengan una similar disciplina, para así poder compartir con ellos lo leído.
  4. Me recuerdo cuando uno de los primeros profesores que tuve en el seminario, nos dijo que el 40% de nosotros, tendríamos una aventura extra-matrimonial durante nuestro ministerio. Tenia 22 años, no le creí, pero ahora, veo que es cierto. Uno de pastor esta en una posición muy tentadora, las hermanas ven en nosotros el esposo que ellas no tienen, y esto, en algunos casos, llenan el ego de los pastores, y  lleva a que caigan en adulterio con tales mujeres. Debemos de cuidarnos, y que los problemas y rechazos ministeriales no sean apaciguados por las dulces palabras de una hermana.
  5. Si el pastor no esta dispuesto a seguir apoyando con sus diezmos a la congregación, pero si las pide a sus feligreses, esto le quita todo autoridad moral y espiritual. Como pastores, no podemos pedir mas de lo que no nosotros no podemos dar.

1500 pastores que dejan el ministerio al mes, es un gran porcentaje. Se que también el numero de los que entran, es muy alto, pero esto a largo plazo no se puede sostener. Se nos ha dicho en el seminario, que en los próximos 20 años, no esperemos que muchas iglesias nos podrán emplear tiempo completo, sino que nos preparemos a hacer trabajos a medio tiempo, como también estar empleados en la iglesia que nos quiera tomar como pastores, pero este trabajo también seria a medio tiempo. Ese es el futuro que nos espera.

El tiempo de 2 o 3 años en el pastorado, lo he visto muy frecuentemente en mi país Australia. Una ves le dije a uno de nuestros lideres denominacionales, que aquellos que eran ordenados al ministerio como reverendos, usualmente duraban ni 3 años, sino que 2. Existe algo errado en nuestro sistema de expurgar aquellos que han declarado su deseo de servir a Dios en el ministerio pastoral. Por lo visto, esto no es solamente limitado a Australia, sino que en USA también pasa lo mismo,  y me atrevo a imaginarme que también los lectores saben de casos similares en sus países.

Me he extendido mucho en esta entrada, pero creo que el tema es de suma importancia. A pesar de que vemos que las megas iglesias crecen y tienen éxito, no olvidemos que son solo el 2% o 3% del cristianismo.  El 97% del cristianismo esta hecho de congregaciones pequeñas. Así que es necesario cuidar de nuestros pastores que ya están en el ministerio, y de preparar adecuadamente aquellos que desean servirle a Dios y a su iglesia. Recordemos lo primero que dice el apóstol Pablo aquellos que desean entrar al ministerio Cristiano:

I Timoteo 3: 3 Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea.

El pastorado no es una mala obra, sino que es buena. Ayudemos a que los futuros ministros puedan ser preparados para que corran la carrera hasta al fin, y demos aliento a los presentes ministros a seguir siendo fieles como lo han hecho hasta el día de hoy.

Share This Article

Basílicas Romanas y el Cristianismo del siglo 4

Next Story »

Falta de estudio dentro de las filas evangélicas. 62% de pastores no tienen preparación Bíblica.

Teología

Leer más

More