La reintroducción del Gnosticismo al Cristianismo II

Quisiera expander algo que escribí en el ultimo aporte.  Como vimos, Joyce Meyer nos llama a vivir una vida sin conflicto, pero esto no es nada bíblico. Pero es esa ‘indignación’ de vivir vidas sin ningún conflicto que parece ser la nueva meta de muchos en el mundo, y ahora también de los cristianos, no tomando en cuenta que Jesús es su paz ahora.  Pero quisiera exponer el papel de las pruebas y los conflictos dentro de la vida del cristiano. Como siempre, tomemos las Escrituras como nuestro punto de partida, y no solo lo que deseamos nosotros que pase en la vida guiado por nuestros sentidos.  Me basare en las cartas Católicas para ello, no desechando que el tema se habla en otras partes de la Biblia.

Santiago 1: 2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

Acá vemos que nos debemos de gozar cuando pasamos pruebas.  ¿por qué? Porque para el cristiano, la prueba produce algo bueno para nuestro vida, paciencia.  La prueba, por lo tanto, es un instrumento de Dios para hacernos perfectos.  Por lo visto, Santiago, a pesar de que le esta escribiendo a campesinos con pocos recursos materiales, ve que la prueba hará que estos no falten de cosa alguna en su vida espiritual.

Santiago 1: 12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

En este versículo, Santiago pasa de recibir paciencia, a recibir una corona de vida, ósea , la vida eterna.

Pero Santiago no es el único que habla al respecto de las pruebas que los cristianos debemos de pasar mientras estamos en este mundo.  Pedro también habla al respecto:

I Pedro 1:6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 7 para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,

Pedro nos demuestra que la prueba es para probar nuestra fe, no para echarla a bajo.  En estos días, muchos cristianos ven las pruebas como el resultado de la poca espiritualidad del Cristiano.  Estos textos, aunque no niegan esa posibilidad, dan aliento a aquellos cristianos que siguen a Cristo fielmente.  Las pruebas no son meramente el síntoma de una vida carnal, también son el resultado que Dios quiere perfeccionar nuestra fe.

I Pedro 4:12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese,13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.14 Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado.15 Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; 16 pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello. 17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?

    18 Y:

    Si el justo con dificultad se salva,

    ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?

    19 De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.

Pedro, escribiéndole a personas perseguidas, les dice que no se tienen que sorprender por las pruebas que les han sobrevenido.  Si se padece por cristiano (la tercera y ultima ves que se menciona ese nombre en la biblia), esto no es razón de tristeza, sino de alegría.  Es un choque completo a lo que Meyer y muchos predicadores de hoy en día enseñan, que como cristianos, no podemos sufrir ni persecución, pues Dios siempre apartara esas cosas de nosotros.

I Pedro 5:9 al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.

10 Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

    11 A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

En este pasaje es la base un corito hecho por Marcos Witt. Aunque el corito me gusta, me molesta como Marcos Witt -quien es el ministro de la congregación hispana dentro de la iglesia de Joel Osteen- corta la parte donde se nos dice que “después que hayáis padecido un poco de tiempo”.  Se salta esa parte para llegar, apresuradamente, a la parte donde se nos dice que nos perfeccionara, afirmara, fortalecerá y establecerá.  Ósea, los cristianos cantan una y otra ves este corito, y llegan a creerlo parte de las Escrituras, mientras que como hemos podido ver, para Pedro, el sufrimiento es algo necesario para llegar a ser maduros en nuestra vida cristiana, como también para ser perfeccionados, afirmados, etc.  El sufrimiento no es algo que el cristiano debe de esquivar como de lugar, pero es algo que debemos de aceptar, y discernir como Dios quiere que crezcamos a través de el.

¿Por qué he hablado de todo esto en un tema del gnosticismo?  Porque como el gnosticismo toma de partes de las Escrituras para sacar sus conclusiones, estas personas el día de hoy hacen lo mismo.  Al contrario al gnosticismo, estos nuevos ‘maestros’ ponen énfasis en lo material, pero con los gnósticos, enseñan atajos para llegar a la madurez espiritual, y que solo los que siguen dichas enseñanzas son los que podrán entonces disfrutar las bendiciones de Dios.  Lo que esto crea, igual que en los gnósticos, es una elite que alcanza ciertas bendiciones, pues han comprendido los secretos de cómo llegar a una madurez espiritual, libres de conflictos, pero llenos aquellas cosas que consideran importantes, en este caso, los bienes materiales.  Aquellos que no alcanzan dicha madures, es por no poseer estas enseñanzas, y por lo tanto, erran por no tener el conocimiento (gnosis) necesario para alcanzar dicha madures.

En mi próxima aportación, hablare de cómo la iglesia de hoy en día puede descubrir estos rasgos gnósticos el día de hoy, usando los mismos recursos usados por la iglesia primitiva.

Dios les bendiga.

Luis A. Jovel

Share This Article

La reintroducción del Gnosticismo al Cristianismo

Next Story »

El Evangelio de acuerdo a Ophra

Teología

Leer más

More