Tendencias de la Iglesia Latina

El Hno. Galo Vásquez nos habla de las tendencias que existe en la iglesia latinoamericana:

Primero mencionaré la tendencia por la evangelización. Todavía existe,  gracias a Dios,  la conciencia de que la evangelización sigue siendo la tarea suprema de la iglesia. Se está reconociendo la necesidad de regresar al primer amor. Ahora, en muchos países, se habla de poner en práctica planes nacionales de evangelismo. Por ejemplo, en la República Dominicana y en Ecuador se han hecho experimentos de estos proyectos. Actualmente ya no solamente se hacen planes para ciudades individuales, sino que las denominaciones y alianzas de iglesias se están sintiendo con la motivación y la capacidad de poder elaborar un plan nacional de evangelismo que involucre a toda la iglesia y a todos los ministerios que deseen participar.

En segundo lugar, vemos que el impacto del avivamiento en la adoración que se inició aproximadamente hace 20 años, sigue impactando a nuestra juventud. Por nuestra cuenta hemos hecho una evaluación introspectiva,  no muy pública, que no subestima a las personas detrás de este ministerio sino que tiene el anhelo de balancear esta tendencia con un retorno a la centralidad de la Palabra de Dios en la vida y la  misión  de la iglesia.

En tercer lugar,  en la actualidad se ha proliferado la llegada a nuestras naciones de eventos y ministerios que no siempre nacen de las necesidades de las iglesias nacionales, sino que llegan como una especie de reproducción y que se asume es una necesidad en la nación y que va a funcionar, sin tomar en cuenta al menos una adaptación cultural de dichos ministerios. Cuando es así, los líderes nacionales quedan como malabaristas tratando de ser sensibles a las peticiones de tantos ministerios y organizaciones que ofrecen realizar sus actividades. Una situación así, requiere de discernimiento para determinar si realmente llenará una necesidad, o si contribuirá  a la vida y misión de la iglesia en determinada nación.   Un buen ejemplo de adaptación y que sí se ha preocupado por consultar al liderazgo de cada nación es el proyecto “Mi Esperanza” de la Asociación Evangelística Billy Graham. Ellos lo han desarrollado en todo Centro América, Bolivia, Colombia, Paraguay, Venezuela y Ecuador. Es una visión para usar los medios masivos de comunicación seculares, por medio de tres programas de televisión evangelísticos, producidos regionalmente y contextualizados, transmitidos en el mejor horario por cadenas nacionales para saturar al país con un mensaje de Billy Graham, otro de Franklin Graham y un película evangelística.  La idea  consiste en capacitar a todos los pastores de toda una nación para que se abra el mayor número de hogares cristianos, transformándolos en mini estadios a donde invitan a otros para escuchar el Evangelio. Esto está causando un impacto increíble.  Es un evangelismo personal a escala masiva.

En cuarto lugar, vemos una tendencia muy fuerte hacia el apostolado. Existe hoy un movimiento por todo el continente por redescubrir el ministerio basado en Efesios  4:11 que dice:  “Y él mismo (Cristo) constituyó a unos, apóstoles,; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros,  pastores y maestros”. Ya es común en muchos lugares del continente encontrarse con líderes que se identifican como “apóstoles”.

En quinto lugar,  la teología de la prosperidad sigue siendo muy fuerte, particularmente en Centro América. Una razón podría ser debido a que el evangelio ha crecido mucho en esas naciones.

En sexto lugar, cada vez se está reconociendo más y más el papel importante de la mujer dentro de la vida, misión y liderazgo de la iglesia. Las mujeres están contribuyendo significativamente más que nunca en el desarrollo de la iglesia.

En séptimo lugar,  ya no podemos ignorar el hecho de que el liderazgo de la iglesia está participando más en la política.  En muchos casos vemos que hay buenas intenciones, y un buen enfoque, pero en otros se requiere todavía más preparación y una reorientación. En nuestras iglesias debemos reflexionar seriamente para poder orientar a los pastores y al cuerpo de Cristo en cómo cumplir con nuestra responsabilidad en la vida nacional. Es un área delicada.

Finalmente y en octavo lugar,  se continúa creciendo en el envío de misioneros latinoamericanos hacia otras latitudes.  Este movimiento se sigue consolidando por medio de COMIBAM  y obviamente el desafío es cómo intensificar el proceso a fin de ser más eficientes en la participación de la iglesia con el cumplimiento de la Gran Comisión.

Existen más tendencias igualmente  importantes,  pero no es posible hablar de todas ellas en este espacio.

Fuente: CONELA

Share This Article

¿Qué es el bautismo? II

Next Story »

El verdadero John Piper

Teología

  • Neo-Reformados Redux

    2 semanas ago

    Mi entrada anterior creo una buena conversación en un foro que frecuento, y me di cuenta que el termino es tan nuevo, que no todos están familiarizados con ...

    Read More

Leer más

More