¿Es Hechos 16:31 una promesa bíblica? Promesa Fantasma 1.

Muchas veces, cuando un concepto de un texto muy querido es puesto en tela de juicio, aquellos que han creído ese texto de la manera de la que se corregir, creen que se esta atentando a la inspiración divina de la Biblia. Esto no es así, mas bien, porque se debe de respetar la inspiración divina que el Espíritu Santo le dio al autor, porque debemos de leer los textos tal y como sus autores humanos los entendieron. Esto en ves de ser una promesa biblica, se convierte en una promesa fantasma.

El tema que quisiera tocar el día de hoy es sobre Hechos 16:31, que muchos toman como una promesa para la salvación de sus familiares. Pero, ¿es esta la posición correcta?

Este es el texto:

Hechos 16:31

Nueva Versión Internacional (NVI)

31 —Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos —le contestaron. 

El texto es inspirado por Dios, y Lucas, el que fue inspirado, no encuentro por ningún lado que sea una promesa para creyentes en toda tiempo y en toda ocasión, pues ahí el esta narrando historia, no dando una enseñanza bíblica aplicable a los creyentes que siguieran.

Lo que debemos de ver es que en Hechos 16:31, vemos algo importante para mi, se demuestra como podemos ser salvos, que era en creer en nuestro Señor Jesucristo. Esto, lo podemos ver en las cartas de Pablo, Romanos 10:9; I Cor. 12:3; Filipenses 2:11. Ahora, veamos también, que anteriormente ya Lucas había documentado como toda una casa se había convertido al Señor, cf. Hechos 16:15, pero ahí no nos da detalles, o alguna “promesa” que se convertiría toda la familia.

Ya en el versículo 31, nos encontramos una ves mas con una situación similar, que la cabeza de la familia cree, y Pablo, seguramente hablando de su experiencia pasada, dice lo que se espera que pase, que siendo la cabeza de la familia el que acepta o la que acepta el evangelio, los de su casa tienen ahora también la oportunidad de ser salvos.

Pero fijémonos en algo, los versículos 32 y 33 hablan que Pablo y Silas les hablaron a la familia del carcelero del Señor, y estos tuvieron que creer como el carcelero lo hizo. No vemos ahí ninguna promesa de parte de Pablo, solo lo que se esperaba que pasara. Y porque me atrevo de decir eso, porque en I Cor. 7, Pablo mismo da instrucciones de como vivir con un conyugue no creyente, y dice, que quien sabe si lo podrá ganar al Señor, cf. 1 Cor. 7:16. Si Hechos 16:31 fuera una promesa universal, porque entonces el mismo Pablo pone en tela de juicio sobre la posible salvación del conyugue? Por lo visto, el no apelaba a Hechos 16:31 (en esto, soy sarcástico, no existía el libro de los Hechos para el tiempo que Pablo escribiera I Cor.). Vemos que Pablo dice que hay que orar y comportarse de una forma para que el conyugue llegue a los pies del Señor.

Recordemos, Pedro dice algo similar, 1 Pedro 3:1. Ahí, se le dice a la mujer que por medio de su conducta se ganen a sus maridos a la fe Cristiana, y no testificando. Creo que estos dos casos, se pueden aplicar no solo a los conyugues, sino que también a los demás familiares.

Yo soy uno que cree en la integridad bíblica. Si se mantiene que Hechos 16:31 es una promesa, un enemigo de la fe pronto vería que los apóstoles se olvidaron de tal promesa. Pero si Hechos 16:31 es solamente una narración, y leyendo el texto no podemos pensar otra cosa, y que nuestros familiares llegaran al Señor si ellos abren su corazón, y si Dios así lo tiene dispuesto, pues entonces, la Biblia no se contradice en lo absoluto.

Luis Alberto Jovel

Share This Article

Mensaje a los hermanos de Berea y otros pensamientos

Next Story »

Celebrando un gran logro

Teología

  • Neo-Reformados Redux

    2 semanas ago

    Mi entrada anterior creo una buena conversación en un foro que frecuento, y me di cuenta que el termino es tan nuevo, que no todos están familiarizados con ...

    Read More

Leer más

More