¿Cuantos dones espirituales hay? El uso y mal uso de dones en las cartas Paulinas.

Cuando hablo con mis hermanos Pentecostales, siempre me dicen si creo en los 9 dones del Espíritu. Cuando les respondo “no”, se sorprenden, y me preguntan de cómo entonces puedo yo creer en que las lenguas son vigentes hoy.  Yo respondo que no creo que “solo” existan 9 dones en las cartas Paulinas. En si, son 18 dones que encontramos en las cartas Paulinas, y los enumerare en esta ocasión para que todos los vean, y puedan ver que Dios se manifiesta en maneras que ya no las consideramos como manifestaciones espirituales.

I Cor.

Rom.

Efe.

12:28

12:29-30

12:8-10

12:6-8

4:11

1.Apóstol

1[1]

1

1

2.Profeta

2

2

5

1

2

3.Discernimiento de espíritus

6

4.Maestro

3

3

3

4

5.Palabra de Sabiduría-Conocimiento

1

6.Evangelista

3

7.Exhortar

4

8.Fe

2

9.Milagros

4

4

4

10.Sanidades

5

5

3

11.Lenguas

8

6

7

12.Interpretación

7

8

13.Servicio

2

14.Administración

7

15.Presidir

6

16.Ayudar

6

17.Misericordia

7

18.Repartir

5

Todos los dones, al ser otorgados al creyente, pueden ser controlados por ellos tambien, como podemos ver en el de lenguas y el de profecia, cf. I Cor. 14:15-19, 29-33.

Aunque podemos ver una marcada diferencia de “manifestación” en los dones, no obstante, podemos ver 2 cosas que los unen. Primero, en todas las listas podemos ver que los dones son dados por Dios, cf. Rom. 12:6ª “6 De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada,”  Luego, Pablo dice lo siguiente en I Cor. 12:7 “7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho…11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. Acá vemos a Pablo volviendo a enfatizar que las manifestaciones del Espíritu son dadas, no ganadas. Vemos también que agrega que el ejercicio de los dones es para “provecho”.  Esto lo volverá a mencionar Pablo mas adelante en la carta, I Cor. 14:15-17. También esto nos llevara al segundo punto, pero es preciso terminar con el primer punto mencionando el primer punto que quería enfatizar, ósea, el origen de los dones. Finalmente vemos en Efesios 4:11ª lo siguiente “11 Y él mismo constituyó a unos…”. Es Dios el que constituye a los hombres al ministerio, y no ellos mismos.  Este versículo esta vinculado a lo dicho por ultimo en el versículo 8, donde se usa la palabra “dones”. Ósea, todos los dones, sean de manifestaciones fuera de lo común o no, tienen algo en común, que tienen un mismo origen, Dios.

Lo segundo que une a los dones es que son para edificar el cuerpo de Cristo, ósea, la iglesia. Aunque esto no es mencionado en Romanos 12, si es intuido en la lista de los dones mencionados ahí. Dones como servicio, misericordia y repartir, normalmente se proyecta a otros. Luego, como hemos visto en I Cor. 12 y 14, Pablo menciona de nuevo la ultima función de los dones mencionado en esas listas, que es la edificación de la congregación. Luego, en Efesios 4:12 “12 a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,”. Los dones mencionados ahí, también son para la edificación de la iglesia, no del que lo ejerce. Así que podemos ver un argumento consistente en Pablo, que para el, los dones vienen de Dios, y son para la edificación de la Iglesia.

Veamos ahora como podemos contextualizar todo lo dicho anteriormente. El problema en I Corintios es que los hermanos en esa congregación creían que el hablar en lenguas los hacia cristianos maduros, o superiores.  El día de hoy, los que hablan en lenguas, usualmente creen que han recibido el “bautismo en el espíritu”, aunque Pablo menciona que tal cosa es algo que todo cristiano experimenta en el momento que viene al conocimiento del Señor, cf. Efe. 1:13. Muchos, aunque leen las Escrituras y las advertencias apostólicas, no obstante, vuelven hacer el mismo error que los Corintios hacían. Que Dios les ilumine a estos hermanos, y que vean que el don que ejercen no los hace “híper” espirituales, sino que es por gracia que han recibido tal don, que no es el único que Dios quiere impartir a sus hijos e hijas.

El otro ejemplo que vemos el día de hoy sobre el abuso de los dones, es el del apóstol.  Muchos creen que ese don esta vigente el día de hoy, a pesar de que podemos leer que Pablo fue el ultimo de ellos, cf. I Cor. 15:8. Lejos de ser de bendición al cuerpo de Cristo, estas personas que se llaman apóstoles el día de hoy, crean mas bien elitismo y sectarismo dentro del cuerpo de Cristo, la iglesia del Señor. Estos llaman a sus feligreses a estar bajo su “cobertura”, y así poder estar en contacto directo con Dios a través de su ministerio. Este problema también era un problema entre los Corintios, cf. I Cor. 1:11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. 12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo” Como en el caso de aquellos que creen que hablar en lenguas los haces mas cristianos o mas especiales dentro del reino de Dios, lo mismo pasa con esta nueva ola de  ‘apostolitis’. Por lo general, estas personas no toleran que otro apóstol este trabajando en su área, y creen que aquellos que no están asociados junto a su particular apostolado están perdiendo algo de la bendición de Dios que según fluye a través de ellos. Estas personas están lejos del apostolado que Jesús les dio a sus discípulos, y para empeorar su situación, se declaran en rebelión al Señor, diciendo que son algo que ya el Señor dio en el principio de la iglesia.

Estaré mas adelante en este blog estudiando mas sobre un don en particular, el del apostolado. Pero espero que esta introducción nos ubique a que son los dones, y como Pablo los menciona en sus escritos.

Dios les bendiga.

Luis Alberto Jovel


[1] El numero indica la orden de los dones en los diferentes pasajes.

Share This Article

La Resurrección de Jesús 3

Next Story »

Una respuesta breve a mis Escritos sobre el apostolado.

Teología

Leer más

More