• 3326

Calvino y sus declaraciones incriminatorias sobre la muerte de Servet

Una y otra vez me tomo en las redes sociales, que Calvino no tuvo que ver con la muerte de Servet, y que fue el ayuntamiento/Consistorio el que le dio muerte. Veamos algunas de las cosas que Calvino dijo y escribió, que prueban que el estuvo directamente envuelto en la muerte de Servet.

Acá les ofrezco unas de las declaraciones que el propio Calvino dio con respecto al evento en cuestión:
Servet me escribió recientemente, y junto con su carta un largo volumen de sus fantasías delirantes, con la jactancia de Thrasonic, de que debería ver algo asombroso e inaudito. Él ofrece venir aquí, si me parece bien. Pero no estoy dispuesto a prometer mi palabra para su seguridad, porque si él viene, nunca permitiré que salga vivo, siempre que mi autoridad sea de alguna utilidad.
(Carta a Farel, 13 Febrero1546; en Henry Beveridge and Jules Bonnet, editores, David Constable, traductor, Selected Works of John Calvin: Tracts and Letters: Volume 5: Letters, Part 2: 1545-1553; originalmente publicado en Philadelphia by Presbyterian Board of Publication, 1858; reprimido por Baker Book House, Grand Rapids, MI, 1983, p. 33; también citado en Philip Schaff, History of the Christian Church, Vol. VIII, ch. 16, seccion 136: “The Servetus Literature”)

 

Por lo que me han dado para entender, Monseñor, hay dos clases de rebeldes que se han levantado contra el Rey y los Estados del Reino. (1) Aquel, un tipo de personas fantásticas, que, bajo el color del Evangelio, pondrían todo en confusión. (2) Los otros son personas que persisten en las supersticiones del Anticristo Romano. Ambos merecen ser reprimidos por la espada que se les ha confiado, ya que no solo atacan al Rey, sino que luchan con Dios, quien lo ha colocado en un trono real, y le ha confiado la protección de su persona como de su majestad Pero el objetivo principal es esforzarse, en la medida de lo posible, para que aquellos que tienen cierto gusto por la doctrina del Evangelio, para aferrarse, lo reciban con tal humildad y temor piadoso, como para renunciar a sí mismos. para servir a Dios; porque deben considerar seriamente que Dios los despertaría a todos, de modo que con toda su sinceridad puedan obtener mucho más beneficio de su palabra de lo que lo han hecho hasta ahora. Estos locos, que harían que todo el mundo volviera a ser un caos de libertinaje, son contratados por Satanás para difamar el Evangelio, como si no fuera nada más que una rebelión contra los príncipes, y todo tipo de desorden en el mundo. Por lo tanto, todos los fieles deben estar profundamente afligidos. Los papistas, al esforzarse por mantener las corrupciones y abominaciones de su ídolo romano, se muestran como enemigos abiertos de la gracia de Jesucristo y de todas sus ordenanzas. Eso también debería causar una gran enfermedad en el corazón entre todos aquellos que tienen una sola gota de celo piadoso. Y por lo tanto, deben considerar seriamente cada uno de ellos, que estos son los bastones de Dios para su corrección.
(Carta al Protector [Duke] Somerset, Regent of England, 22 October 1548; en Henry Beveridge and Jules Bonnet, editors, David Constable, traductor Selected Works of John Calvin: Tracts and Letters: Volume 5: Letters, Part 2: 1545-1553; originalmente publicado en Philadelphia by Presbyterian Board of Publication, 1858; reprimido por Baker Book House, Grand Rapids, MI, 1983, pp. 187-188)

 

Espero que la sentencia de muerte al menos sea pasada sobre él; pero deseo que la severidad del castigo pueda ser mitigada.
(Carta a Farel, 20 August 1553; en Henry Beveridge and Jules Bonnet, editors, David Constable, translator, Selected Works of John Calvin: Tracts and Letters: Volume 5: Letters, Part 2: 1545-1553; originalmente publicado en Philadelphia por Presbyterian Board of Publication, 1858; reprimido por Baker Book House, Grand Rapids, MI, 1983, p. 417)

Quien contemple ahora que es injusto matar a los herejes y blasfemadores incurrirá consciente y voluntariamente en su propia culpa. Esto no está establecido en la autoridad humana; es Dios quien habla y prescribe una regla perpetua para su Iglesia. . . . Muchas personas me han acusado de una crueldad tan feroz que me gustaría volver a matar al hombre que he destruido. No solo soy indiferente a sus comentarios, sino que me alegro de que me escupen en la cara.
(Defense of Orthodox Faith against the Prodigious Errors of the Spaniard Michael Servetus, escrito en 1554; en Philip Schaff, History of the Reformation, [New York, 1892], vol. 2, p. 791; cited in Stanford Rives, Did Calvin Murder Servetus?, Infinity, 2008, pp. 348-349)

 

Para que los bribones ociosos no se gloríen en la terquedad insana del hombre como en un martirio, apareció en su muerte una estupidez bestial; de donde se puede concluir que en el tema de la religión nunca fue sincero. Cuando se le pasó la sentencia de muerte, se quedó parado: ahora como uno se asombró: ahora él suspiró profundamente; y ahora aullaba como un loco; y al fin ganó la fuerza suficiente para bramar según el estilo español – ¡Misericordia Misericordia!
(Defense of Orthodox Faith against the Prodigious Errors of the Spaniard Michael Servetus, escrito en 1554; citado en Stanford Rives, Did Calvin Murder Servetus?, Infinity, 2008, pp. 410-411)

 

Los anabaptistas y otros como ellos abusaron de este pasaje para quitarle a la Iglesia el poder de la espada. Pero es fácil refutarlos; porque dado que aprueban la excomunión, que corta, al menos por un tiempo, a los malos y réprobos, ¿por qué no pueden los magistrados piadosos, cuando la necesidad lo requiere, usar la espada contra los hombres malvados? Contestan que, cuando el castigo no es capital, hay lugar para el arrepentimiento; como si el ladrón en la cruz (Lucas 23:42) no encontrara los medios de salvación. Me contentaré con responder que Cristo no habla ahora del oficio de pastores o de magistrados, sino que elimina la ofensa que puede perturbar a las mentes débiles, cuando perciben que la Iglesia no está compuesta solo por los elegidos, sino que de las heces contaminadas de la sociedad.(Harmony of the Gospels; comentario de Matthew 13:39 [parable of the wheat and the tares], escrito en 1555)

 

Servet. . . sufrió la pena debido a sus herejías, pero ¿fue por mi voluntad? Ciertamente, su arrogancia lo destruyó no menos que su impiedad. ¿Y qué crimen era mío si nuestro Consejo, en mi exhortación, en verdad, pero de conformidad con la opinión de varias Iglesias, se vengara de sus execrables blasfemias? Deje que Baudouin abuse de mí todo lo que quiera, siempre que, por el juicio de Melanchthon, la posteridad me deba una deuda de gratitud por haber purgado la Iglesia de un monstruo tan pernicioso.(En Philip Schaff, History of the Christian Church, Vol. VIII, ch. 16, section 136: “The Servetus Literature,” respondiendo a Baudouin, 1562)

 

Pero aunque la franqueza y la justicia que son naturales para ti, así como el amor que me das, te llevan a juzgarme favorablemente, hay otros que me agreden con dureza como un maestro en crueldad y atrocidad, por atacar con mi pluma no solo un hombre muerto, pero uno que murió por mis manos.
(Carta a Heinrich Bullinger, 29 de abril de 1554 [CR XLIII, col. 123-4])

 

También Melachton, el discípulo de Lutero, opina lo mismo de Calvino:
He leído los escritos en la que has refutado las detestables blasfemias de Servet, y devuelvo las gracias al Hijo de Dios que fue el árbitro de tu combate. A ti también, la Iglesia te debe, y te deberá en el futuro, gratitud. Estoy completamente de acuerdo con tu juicio. También afirmo que tu Magistratura ha actuado con justicia al ejecutar a este blasfemo después de un juicio regular.
(Fecha14 Octubre 1554) es citado en el libro de Francois Wendel’s, Calvin: Origins and Development of His Religious Thought (traducido por Philip Mairet, New York: Harper & Row, Publishers, 1963 del original Frances), pagina 97.

Podemos ver, que la constante defensa de parte de los seguidores de Calvino el día de hoy, contradice lo que Calvino escribió sobre su involucración en el asesinato de Servet, como también como al menos otro Reformador veía el role de Calvino en ese asunto.

Share This Article

EN EL ORIGEN DE LA TOLERANCIA Y DE LA LIBERTAD DE CONCIENCIA: SERVET, CALVINO Y CASTELLIO

Next Story »

Gattelle habla sobre el “evangelio” de Shem Tov

Teología

  • Mujeres en el Gnosticismo

    1 mes ago

    A menudo existe el deseo de interpretar el gnosticismo como el representante de una actitud más positiva hacia las mujeres en la tradición cristiana primitiva. Se pueden ...

    Read More

Leer más

More