500 años después de la Reforma, muchos Protestantes están más cercanos a los Católicos que a Martin Lutero