• Leído 659 veces.

¿Qué es la “sana doctrina”?

En estos días, hay muchos cristianos que se denominan a si mismos de sana doctrina, que han desvirtuado la metáfora de Pablo al referirse a cómo la doctrina debe de ser, sana, en oposición a los que “es un obstinado que nada entiende. Ese tal padece del afán enfermizo de provocar discusiones inútiles que generan envidias, discordias, insultos, suspicacias 5 y altercados entre personas de mente depravada, carentes de la verdad.”, cf. I Tim. 6:4-5 NVI. Irónicamente, son los auto-denominados de “sana doctrina” los que pasan interminablemente entre pleitos contra aquellos que no están de acuerdo con ellos, y cuando no lo hacen, se atacan los unos a los otros.

En Twitter estuve el día de hoy haciendo comentarios sobre los pasajes en los cuales la frase “sana doctrina” se encuentran, que son los siguientes, I Tim. 1:10; 6:3; 2 Tim. 1:13; 4:3; Tit. 1:9, 13; 2:2, 8. Es de notar que de las 12 veces que la palabra “sana” ὑγιαίνω (hugiainō) aparece en el NT, 8 de ellas se usan en las cartas Pastorales, I y II Timoteo y Tito. Igualmente, la palabra “doctrina”, διδασκαλία (didaskalia), aparece 21 veces en el NT, y es usada 15 veces en las pastorales. Ya de esto, podemos apreciar la importancia del término “sana doctrina para el escritor de las Pastorales.

Como hemos notado, la sana doctrina se opone a las actitudes y acciones de algunos en Éfeso, cf. I Tim. 6:3-4. El autor de las pastorales contrapone a la sana doctrina con las enseñanzas dañinas que se estaban diseminando como gangrena, II Tim. 2:17. El síntoma de esa gangrena es lo que encontramos en I Tim. 6:4-5.

Esta metáfora esta dentro de la tradición Paulina de usar metáforas para corregir abusos espirituales. En I Cor. 12, vemos a Pablo usando la metáfora del cuerpo para corregir el abuso de los dones, y en I Cor. 9:24-27 lo vemos usando una metáfora atlética para describir la vida cristiana.

Finalmente, en esta entrada, me gustaría apuntar que en las cartas Pastorales, la “sana doctrina” no tanto apunta al contenido de doctrina como seria la persona de Cristo, su muerte o resurrección (aunque se menciona a Himeneo y Fileto y su corrupción doctrinal sobre la resurrección)  pero a la ética Cristiana. Es mi experiencia que muchos pueden saber muy bien las Escrituras, pero no controlar su lengua o su cuerpo. De esto, Pablo lo confirma al mencionar que no vale tener todo conocimiento o don, si no se tiene amor por el hermano en la fe, cf. I Cor. 13:1-2.

La “sana doctrina” no es solamente el contenido de lo que sabemos, sino que también es como expresamos esa doctrina. Esto va conforme el uso de la fe en Santiago, que me gustaría compartírselos para meditar:
Santiago 2:14-26 (NVI)

14 Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? 15 Supongamos que un hermano o una hermana no tiene con qué vestirse y carece del alimento diario, 16 y uno de ustedes le dice: «Que le vaya bien; abríguese y coma hasta saciarse», pero no le da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso? 17 Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta.

18 Sin embargo, alguien dirá: «Tú tienes fe, y yo tengo obras».

Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras. 19 ¿Tú crees que hay un solo Dios? ¡Magnífico! También los demonios lo creen, y tiemblan.

20 ¡Qué tonto eres! ¿Quieres convencerte de que la fe sin obras es estéril? 21 ¿No fue declarado justo nuestro padre Abraham por lo que hizo cuando ofreció sobre el altar a su hijo Isaac? 22 Ya lo ves: Su fe y sus obras actuaban conjuntamente, y su fe llegó a la perfección por las obras que hizo. 23 Así se cumplió la Escritura que dice: «Le creyó Abraham a Dios, y esto se le tomó en cuenta como justicia»,[b] y fue llamado amigo de Dios. 24 Como pueden ver, a una persona se la declara justa por las obras, y no solo por la fe.

25 De igual manera, ¿no fue declarada justa por las obras aun la prostituta Rajab, cuando hospedó a los espías y les ayudó a huir por otro camino? 26 Pues, como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

Marchando a Sion -Documental

Siguiente »

Conferencia “Magia y Esoterismo en el judaísmo” por el Dr. Adolfo Roitman

Teología

Leer más

Más