• Leído 545 veces.

Viajes al Cielo y al Infierno – Una Perspectiva Biblica

To Heaven and Back? ¿Al Cielo y Regreso?

Douglas Groothuis. CT April 3, 1995.

Groothuis abre con la historia de Betty Eadie, donde narra su experiencia cercana a la muerte (ECM de ahora en adelante). Después de indagar mas, y leer el libro de Eadie, Groothuis encontró ciertas discrepancias de su narración, con lo que vemos en las Escrituras. Ejemplos son de que Jesus es como una luz que no tiene comienzo ni fin, a pesar de que Jesus tiene un cuerpo como lo vemos en los Evangelios y el primer capitulo de Hechos; los seres humanos no son criaturas pecaminosas por naturaleza, a pesar de que la Biblia enseña que Jesus vino a morir por ellos por esa misma razón; que espíritus humanos asistieron al “Padre Celestial” en la creación, etc.

Esto pasa también en las filas evangélicas en Latinoamérica. La mas famosa de estas en las redes sociales es la experiencia de Angelica Zanbrano, que no solo fue al cielo, ¡pero también fue al infierno!!! Sobre su visita al infierno, no me interesa mucho lo que dijo, pero si lo que dijo sobre el cielo. Oyéndola, me di cuenta que el cielo que ella cuenta, no es como lo dice la Biblia. El cielo que ella ve, específicamente sobre el trono de Dios, según ella, hay dos, el del Padre, y el de Jesus. La Biblia enseña exactamente lo contrario. En Efesios 1:20 leemos:

que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales,”

Esto, lo vemos mas claro aun en Apocalipsis, donde vemos que solo hay un trono en el cielo, donde el Padre y el Cordero se sientan, cf. Apoc. 22:3:

Ya no habrá maldición. El trono de Dios y del Cordero estará en la ciudad. Sus siervos lo adorarán;”

Podemos ver, con solo este ejemplo, que Zanbrano no ha ido al cielo, pues lo que ella vio, no es el cielo descrito por las Escrituras. Es mas, nunca en las Escrituras vemos que alguien fue al infierno y regreso, o que fue al cielo y regreso. Enoc fue el único que se fue al cielo, y nunca regreso, como lo dice Genesis 5:24, junto con Elias en II Reyes 2:1-18. El que fue al infierno y al cielo, es Jesus, Romanos:

Romanos 10:6-8 NVI

“[6] Pero la justicia que se basa en la fe afirma: «No digas en tu corazón: “¿Quién subirá al cielo?”  (es decir, para hacer bajar a Cristo), [7] o “¿Quién bajará al abismo?” » (es decir, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). [8] ¿Qué afirma entonces? «La palabra está cerca de ti; la tienes en la boca y en el corazón.» Ésta es la palabra de fe que predicamos: …”

Tenemos lo mas seguro, la Palabra, y lo que Jesus nos ha dicho.

Por consiguiente, los angeles descritos por Zanbrano suenan mas a las hadas y otros personajes de una historia de Disneyland, que lo que la Biblia describe a los angeles, y parece ser la única persona sobre la faz de la tierra que ha podido ver corporalmente al Espíritu Santo. Al decir que Jesus tiene sobre su pecho escrito “Rey de Reyes y Señor de Señores”, demuestra que no ha leído Apoc. 19:16, que dice que ese titulo lo tiene en el muslo. Y porque no mencionarlo, según Zanbrano, Jesus la va a llevar al infierno porque la gente no cree que existe. Ya Jesus dejo demostrado, que es por “Moises y los Profetas”, ósea, por la Biblia, que la gente debe de creer que hay un infierno, y que si alguien se levantara de entre los muertos, no iba a cambiar la forma de pensar de los incrédulos, cf. Lucas 16:19-31. El Jesus que Zanbrano dice haber visto, es otro Jesus, uno que se contradice, y que pone mas peso de confianza en la experiencia de una persona, que en la Palabra de Dios.

Como en el caso de Groothius, yo al criticar estas “revelaciones” en los canales de Youtube que están los videos de Zanbrano, he sido criticado y tildado de poca fe, a pesar de que les citaba textos bíblicos. Por lo visto, la experiencia de Zanbrano tenia mas autoridad para mis críticos que la propia BIblia. Groothius también fue criticado por apuntar la mala teología de Eadie. Zanbrano, Eadie, y otros que se apuntan a estas experiencias, si algo tienen en común, es su incongruencia, las diferentes experiencia entre todos ellos, y la casi fidelidad en contradecir la Biblia ¿De donde surgieron estas experiencias? Pasamos a ver un poco de la historia de estas experiencias y relatos, tanto en el mundo secular, como también dentro del Cristianismo.

ORIGEN DE LAS EXPERIENCIAS ECM

En 1975, el escritor Raymond Moody publico su librito Life After Life/Vida después de la Vida (Mockingbird, 1975). En este libro, Moody reporta la muerte clínica de 50 personas que decían que fueron al otro mundo. Se encontró un patron en estas experiencias: salir del cuerpo, ver los eventos que estaban sucediendo en su muerte, un viaje rápido en un túnel, un “Ser” de Luz, un repaso de la vida, un reunion con gente muerta/parientes/angeles, y un regreso al cuerpo.   

Luego, el psicólogo Kenneth Ring escribió su libro Life and Death/Vida y Muerte (Morrow, 1980), a lo que siguió el cardiologo Michael Sabom con su libro Recollections of Death/Recolecciones de Muerte (Harper & Row, 1982). Lo que hicieron estos dos escritores, es corroborar lo dicho por Moody, pero también poner estas experiencias en el ámbito científico. Esto hace que estas experiencias, ECM, son reducidas a un fenómeno psicológico, farmacológico o fisiológico, quitándole toda credibilidad espiritual. A esto se le suma la investigación de Melvin Morse, pediatra en Seattle, que hizo su investigación basandose en las ECM de niños, Closer to the Light/Mas Cerca de la Luz (G. K. Hall, 1990). Por la inocencia de los niños, y porque no estaban tomando ningún medicamento en el momento de su experiencia, Morse apela que le debemos de poner caso a tales experiencias.

Existe la Asociación Internacional para el Estudio de las Experiencias Cercanas a la Muerte, fundada en 1981, que produce literatura académica sobre el tema.

¿Que religion traen estas personas después de su experiencia? Esto lo veremos en seguida.

La Religion de los Rusicitados

En el libro de Maurice Rawlins, To Hell and Back/Al infierno y al Regreso (Nelson, 1993), le llama al resultado de estas experiencias como “la religion de los resucitados”. Esta religion, abraza la creencia del una vida después de la muerte, sin miedo de la muerte o juicio divino. Usualmente ya no siguen los dogmas como del pecado y la necesidad de la salvación. Lo que si enfatizan es que uno debe de crecer en conocimiento y amor. Es mas, uno que fue tomado en cuenta en este estudio, que era Luterano, regreso diciendo “el Señor no esta interesado en doctrina”. Lo que usualmente se afirma es un sincretismo y universalismo.

Lo que podemos ver, que justo después de la época de los “hippies”, estas ECMs, reflejan las aspiraciones y esperanzas de ellos, y reflejan las aspiraciones de la Nueva Era.

Asesorando Todo Esto

Algunos incrédulos, rechazan toda credibilidad de ECMs. Para los tales, estas experiencias son simplemente alucinaciones de un cerebro que esta muriendo, que esta haciendo un sentir de transcendencia cuando se enfrenta ante su propia destrucción. Entre estos escépticos, esta Susan Blackmore Dying to Live/Morir para Vivir (Promotheus, 1993). Blackmore trata de explicar estas experiencias desde una base psicología. Pero aun así, no puede justificar o explicar de como algunas de las personas que han pasado por ECMs, han podido ver lo que sucede con ellos después de su muerte clínica.

A pesar de esto, aunque existan experiencias espirituales, hay testimonios conflictivos. Algunos regresan creyendo en reencarnación. Otros, no dicen haber visto a Dios, pero si una Luz. Otros hablan de que se sienten atormentados, y sienten la oscuridad y la presencia de seres malignos, que los quieren llevar a su destrucción.

¿Llevaría Dios al infierno a alguien para que vengan a los pies de Jesus? Hay muchos testimonios que parecen afirmar eso, aunque en lo personal, por haber citado Romanos arriba, lo dudo. ¿Pero que hacemos con aquellos que han ido al cielo, y nos relatan cosas que son tan contrarios a lo que la Biblia dice del cielo y de Jesus mismo?

No podemos negar, que aun en este lado del cielo, estamos en peligro de ser engañados por aquellos espíritus que se puedan vestir como angeles de luz:

2 Cor. 11:14 Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz.

Al ver las continuas contradicciones entre aquellos que han tenido una ECM, lo que estas cosas deben de apuntar al creyente, es a la autoridad de las Escrituras. Podemos citar algunos textos que nos ayudaran a entender porque es mejor creerle a la Biblia, que a alguna persona que dice haber ido al cielo o al infierno. Primeramente, como ya he citado, es la parabola de Jesus dicha en Lucas 16:19-31, Jesus describió que nadie que regresa de la muerte, y del infierno específicamente, no va a convencer a la gente, dado que a lo que la gente necesita oir es la Palabra, no una experiencia que no puede ser confirmada, y en el caso de Zanbrano y muchos, que contradigan tanto la Palabra de Dios.

Por otro lado, debemos de ver que el único que si sabemos que ha ido al cielo y regreso, es Pablo en II Cor. 12:1-5:

2 Corintios 12:1-5 NVI

[1] … Me veo obligado a jactarme, aunque nada se gane con ello. Paso a referirme a las visiones y revelaciones del Señor. [2] Conozco a un seguidor de Cristo que hace catorce años fue llevado al tercer cielo (no sé si en el cuerpo o fuera del cuerpo; Dios lo sabe). [3] Y sé que este hombre (no sé si en el cuerpo o aparte del cuerpo; Dios lo sabe) [4] fue llevado al paraíso y escuchó cosas indecibles que a los humanos no se nos permite expresar. [5] De tal hombre podría hacer alarde; pero de mí no haré alarde sino de mis debilidades. …

Vemos que Pablo no dijo nada de lo que escucho, pues no se le es permitido a nadie decirlo. Pero estas personas, como en el caso de Zanbrano, van al cielo, al infierno, frecuentemente, y regresan diciendo TODO lo que ven y oyen. Tenemos un precedente en la Biblia, que el que sabemos que fue al cielo, no nos dijo nada. Haríamos bien imitarlo.

El otro texto que es también de la autoria   del apóstol Pablo, es el siguiente:

I Cor. 4:6 Hermanos, todo esto lo he aplicado a Apolos y a mí mismo para beneficio de ustedes, con el fin de que aprendan de nosotros aquello de «no ir más allá de lo que está escrito». Así ninguno de ustedes podrá engreírse de haber favorecido al uno en perjuicio del otro.

No debemos ir mas allá de lo que esta escrito. Esto es un antídoto para todo aquel que tiene visiones, o arrebatados al cielo o al infierno. No todos tienen esas experiencias, pero SI TODOS tenemos acceso a la Palabra de Dios. Esto hace el campo de discusión bíblica mas plana, y nadie puede venir a decirnos que por su revelación recién o fresca, nos va a dar cátedra, si tal revelación va en contra de lo que ya esta escrito.

Pedro también hace un llamado a que toda discusión de nuestra fe, sea limitada a la palabra de Dios:

I Ped. 4:11 (LBLA) El que habla, que hable conforme a las palabras de Dios; el que sirve, que lo haga por la fortaleza que Dios da, para que en todo Dios sea glorificado mediante Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el dominio por los siglos de los siglos. Amén.

Con esto no estoy diciendo que no se puedan usar herramientas para saber el contexto de la Escritura, pero lo que si estoy diciendo, despegando de estos versículos, es que aun tales experiencias, deben de compaginar con la revelación que ya tenemos en la Escritura, que es nuestra autoridad.

En si, estas ECMs se están volviendo como las apariciones de Fatima y de otros santos dentro del Catolicismo Romano. Como hemos visto, los que nos narran sus experiencias que han sido Cristianos, nos ofrecen una version del Cristianismo muy diferente de la que la Biblia nos da. El Jesus de estas visiones es un Jesus, como en el caso de Zanbrano, que solo pasa llorando, y que por lo visto, se olvida de lo que dijo cuando vino a la tierra, y se tiene que estar repitiendo. Estas nuevas experiencias, como en el caso de Fatima, son las que ahora rigen la doctrina en algunos sectores evangélicos, y la BIblia, por ser antigua e incompresible, toma un segundo lugar de autoridad y preeminencia antes semejantes fantásticas, y frescas revelaciones.

La consecuencia de estas, clases de experiencias es que ponen en duda la suficiencia de las Escrituras. El Cesacionismo tomo fuerza justamente con B. B. Warfield en el siglo XIX, por los eventos que tomaron lugar en Fatima, y las supuestas revelaciones que los niños envueltos en ello recibieron. Warfield reacciono en contra de eso, y con mucha razón escribiendo su librito Counterfeit MIracles/Milagros Falsos. El dia de hoy, tenemos el mismo problema. Evangélicos, que se han conocido por tener la Escritura sobre cualquier otra autoridad, toman estas ECMs como autoridad, y las personas que las experimentan, hablan en el nombre de Dios herejías, que si no se arrepienten, terminaran condenandose a si mismos, como a los que los siguen y creen sus experiencias.

El problema de raíz con el Jesus que vemos en estas ECMs, y en particular con el Jesus que vemos en Zanbrano, es que manda a predicar otro evangelio. El mandato que Zanbrano recibió es predicar que el infierno existe. Esto no es lo que el Jesus de la Biblia manda hacer. El mensaje que Jesus mando a predicar, y el que el mundo necesita es el que encontramos en Marcos 16 y en I Cor. 15 (tomando también en cuenta Mateo 28).

Marcos 16:15 NVI

[15] Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.

Fijemonos, Jesus nos manda, no a predicar si el infierno existe o no, o si el cielo existe, pero que prediquemos las buenas nuevas o Evangelio, ¿y que son estas buenas nuevas? Lo vemos explicado en I Cor. 15.

1 Corintios 15:1-4 NVI

[1] … Ahora, hermanos, quiero recordarles el evangelio que les prediqué, el mismo que recibieron y en el cual se mantienen firmes. [2] Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano. [3] Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, [4] que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras, …

No tiene sentido decirle a la gente que hay infierno, si no se les da las buenas nuevas que Jesus murió por ellos. No tiene sentido decirle a la gente que hay un cielo, si no se les dice como Dios ha hecho posible que ellos lleguen ahi. El mensaje central del evangelio es proclamar que el reino se ha acercado y que crean al evangelio, cf. Marcos 1:15, que hace referencia a Isaias 52:7, donde se proclama que el Señor reina, y no los poderes de este mundo, sean espirituales o físicos.

No negando algunos, muy escasos, resultados positivos de ECMs, estos no nos debe hacer titubear de nuestra atención a la Palabra de Dios, que es la completa y suficiente revelación de parte de Dios a nosotros. Es a esa Palabra, que debemos de poner toda nuestra atención, para salvar nuestras almas.

2 Pedro 1:19 (LBLA) Y así tenemos la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en prestar atención como a una lámpara que brilla en el lugar oscuro, hasta que el día despunte y el lucero de la mañana aparezca en vuestros corazones.

Finalmente, esta clase de experiencias, distorsionan la esperanza Cristiana. La esperanza del Cristiano no es tanto ir cielo, como la venida del Señor:

Tito 2:13 (LBLA)

13 aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús,

Los Cristianos esperamos cielos nuevos y tierra nueva:

Isaías 65:17 (LBLA)

17 Pues he aquí, yo creo cielos nuevos y una tierra nueva,

y no serán recordadas las cosas primeras ni vendrán a la memoria

2 Pedro 3:13 (LBLA)

13 Pero, según su promesa, nosotros esperamos nuevos cielos y nueva tierra, en los cuales mora la justicia.

Apocalipsis 21:1 (LBLA)

21 Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existe.

Romanos 8 es un texto central donde el apóstol Pablo representa lo que el Cristianismo predica sobre el futuro eterno. Como en los textos anteriores, Pablo ve que la redención, no solo de los seres humanos, sino de toda la creación, es la esperanza que los Cristianos deseamos experimentar.

Romanos 8:18-24La Biblia de las Américas (LBLA)

18 Pues considero que los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada. 19 Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. 20 Porque la creación fue sometida a vanidad, no de su propia voluntad, sino por causa de aquel que la sometió, en la esperanza 21 de que la creación misma será también liberada de la esclavitud de la corrupción a la libertad de la gloria de los hijos de Dios. 22 Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora. 23 Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.

Esto va muy de la mano con el mandato de Jesus de predicar el Evangelio. La buenas nuevas no están limitadas a afectar a los seres humanos, pero también a la creación. Pero es importante notar que la esperanza no es una existencia eterna etherial, como espíritus, pero una restauración de nuestros cuerpos para la vida Eterna.

Esto también nos recuerda la promesa hecha en Isaias:

Isaías 11:6 (RVR1960)

6 Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.

Esta vision no es individualista como en el caso de los ECMs, pero abraza no solo a la humanidad, sino que a toda la creación. Claramente Dios no quiere que añoremos vivir en el cielo, mas bien, que tengamos la esperanza que viviéremos en un cielo nuevo y una tierra nueva. Solo por medio de la fe en Jesus podremos tener parte de ese reino venidero, cf. Juan 3:4, 5
Juan 3:3 (RVR1960)

3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.…5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios….

Este es el mensaje que el mundo necesita, que tienen un Salvador, y que si ponen su fe en el, tendrán vida eterna. Ese Salvador es Jesucristo, y no hay en otro nombre en que podamos ser salvos:
Hechos 4:12 (NVI)

12 De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos».

Reseña del capítulo 6 “Buenas Nuevas para Israel”

Siguiente »

La Reforma y los Anabaptistas – Pasos a la Reconciliación

Teología

  • Bye Bye John McArthur

    1 semana ago

    La ignorancia de John McArthur en ciertos temas es evidente más allá de cualquier duda. Esto se vio claro en su ponencia en la conferencia de Ligionier ...

    Leer más

Leer más

Más