• Leído 671 veces.

IV.- MONOTEÍSMO DEL SEGUNDO TEMPLO Y SUS IMPLICACIONES A NUESTRA COMPRESIÓN DEL UN SÓLO DIOS

Monoteísmo en el Post Exilio – Judaísmo del Segundo Templo

Durante este periodo, vemos que la corte celestial se engrandece mas. Aunque no se le llama aún dios  a Satanás (eso lo veremos mas adelante), se le da un lugar en la corte celestial y lo vemos incitando contra Job y el sacerdote Josue (cf. Job. 1-2; Zac. 3:1-2). Este tema es tomado una vez más en el NT, donde se le llama el acusador de los creyentes (cf. Apoc. 12:7-12). Una lectura similar se encuentra en 2 Enoc. 29:4-5. También Pedro dice que es el enemigo de los santos (cf. 1 Ped. 5:8).

Podemos ver en Apocalipsis 12:7-12 que Satanás es el líder de otros seres supernaturales. Ya para el tiempo de los Macabeos, encontramos que en Daniel se le asigna a ángeles trabajos que Dios usualmente desempeño en el AT, como defender al pueblo de Dios (cf. Dan. 10:13, 21; 12:1). Esto lo vemos muy de acuerdo con lo que pasará al final de los tiempos, donde Dios es el que manda a recoger a sus elegidos por medio de ángeles (cf. Mat. 24:31).

Fue en de los Macabeos, entre los 164 a.C. al 63 a.C., que vemos a los Judíos tomar muy en serio el monoteísmo. Esto fue principalmente evidenciado cuando Antíoco Epífanes trató de Helenizar Judea entre los 175-164 a.C. De acá que el término “unicidad” se puede aplicar a la creencia y práctica de Israel. La unicidad para los Judíos de esta época, no quería decir que sólo YHWH era el único dios en existencia, sino que era el único digno de recibir adoración y que Israel era la propiedad única de Dios. De ser el mentado “estricto monoteísmo” apelado por los mal llamados unicitarios (que en si son modalistas/sabelistas) tendríamos que quitar muchas de las citas que veremos a continuación hechas por Jesús y sus apóstoles. Prueba de esta clase de unicidad la vemos en 2 Macabeos 7:37.

Avanzando en el periodo, vemos que los Romanos, que tomaron a Judea después de los Macabeos en el año 63 AD, tenían un punto de vista particular de la adoración Judía. Tácito, 56-117 AD, dice que “Los Judíos reconocen sólo un Dios, de quien tienen una concepción puramente espiritual”. Dos reseñas muy marcadas del Judaísmo de este periodo es que para los Judíos:

  1. Su Dios era único/unicitario.
  2. Se negaban a representar a ese Dios con una imagen. Por eso es que se les consideraba a los Judíos, y luego a los Cristianos, anti-sociales y herejes.

En la práctica, este monoteísmo conlleva a Israel a adorar en un sólo lugar. Jesús, en su encuentro con la Samaritana, atestigua que donde se debe de adorar en ese momento es en Jerusalén (cf. Juan 4:19-24).

Filón en sus Leyes Especiales 1:67; y Josefo en Antiguedades 4: 200-1, hacen énfasis que si se adora a un sólo Dios, se debe de hacer en un sólo templo. De esto, podemos deducir que en el monoteísmo del Segundo Templo, uno de sus rasgos mas distintivos era la adoracion cultica al Dios de Israel. Esto incluían los sacrificios y la fidelidad a Él. Aunque la existencia de otros dioses no se negaba, cf. Mat. 12:24; Mc. 3:22; Lc. 11:15; Hechos 17:23; I Cor. 8:4-6.


 

5 Errores que no se deben perpetuar sobre la Navidad – 4 No se deje llevar por los desafíos dudosos al testimonio bíblico del nacimiento de Jesús.

Siguiente »

Un poco de historia de cómo llego el evangelio a Chile

Teología

Leer más

Más