• Leído 1454 veces.

5 Errores que no se deben perpetuar sobre la Navidad – 2 No suministrar explicaciones espirituales de las prácticas culturales para hacerlas sonar bíblicas.

christmas-tree-beautiful-photo-2Nos encanta encontrar, o incluso inventar razones espirituales de diversas prácticas culturales relacionadas con la Navidad. Por ejemplo, nos damos regalos unos a otros para recordarnos a nosotros mismos del gran regalo de Jesús de parte de Dios para el mundo o de los regalos de los Reyes Magos a Jesús. Esto puede sonar muy bien, pero ¿es bíblico? O ¿realmente damos regalos, porque eso es lo que hicieron nuestros padres y todos los demás lo hacen (excepto los Testigos de Jehová, los laicistas acérrimos, y algunos puristas religiosos)? ¿Qué clase de padre seria usted si no le diera a su hijo un regalo de Navidad (o, en muchos casos, toda una sala llena de ellos)? O, simplemente imagínese si no celebra la Navidad en absoluto (como los Puritanos)? Muy poco es intrínsecamente espiritual o bíblico sobre este tipo de expectativas. Son casi en su totalidad cultural. Eso no los hace necesariamente malo, pero no debemos inventar razones bíblicas para justificarlos.

Los ejemplos abundan. ¿Qué hace la decoración de un árbol perenne que ver con la venida de Jesús a la tierra para rescatar la creación de Dios? Podemos decirnos a nosotros mismos que es un símbolo de la vida eterna, porque es de hoja perenne, ¿pero es esa realmente la razón para establecer un árbol de Navidad cada año? Del mismo modo, podemos apuntar a las velas como símbolo de Jesús quien es la luz del mundo, el acebo como un símbolo de la corona de espinas que se coloca sobre ‘la cabeza, el color rojo como símbolo de la sangre de Jesús derramada en la cruz , el tronco de navidad como símbolo de la cruz, el muérdago como símbolo de la reconciliación, y las campanas como símbolo para que suene la buena noticia. Incluso si algunas de estas asociaciones y símbolos son antiguos, no explican por qué las debemos incorporar necesariamente en nuestras celebraciones de Navidad hoy. Si somos honestos, tenemos que admitir que celebramos la Navidad de la manera que lo hacemos principalmente a causa de nuestras propias tradiciones culturales, a pesar de que hay poca conexión real entre estas tradiciones y los relatos bíblicos del Jesús real que viene a esta tierra como un bebé.

El peligro de la infusión de fundamentos espirituales en las prácticas culturales también se ve en algunas de las canciones de Navidad que cantamos en la iglesia durante el mes de diciembre. La violación más flagrante podría ser “O Arbol Navideño.” Hay que buscar mucho a través de las estrofas de este himno para encontrar todo lo relacionado con Jesús. Debemos sentirnos incómodos cantando esta villancico en un grupo reunido de cristianos porque es básicamente una canción en homenaje a un árbol. El hecho de que la canción se ha asociado culturalmente o tradicionalmente con la Navidad no significa que deberíamos incorporarlo en nuestras celebraciones de Navidad cristianas.

El principal peligro es que se presentan las prácticas culturales como si llevan el peso o la autoridad bíblica. Oscurecer la línea entre la práctica cultural y enseñanza bíblica no sólo es inútil y confuso, pero también potencialmente dañino para nuestra fe. Cuando ya no distinguimos lo que es bíblico de lo que es cultura, corremos el riesgo de aceptar y propagar ideas sincretistas que no tienen base bíblica. Nuestra fe no estaria basada mas en la verdad, pero, al menos en parte, en mitos y leyendas.

No es necesario, por supuesto, abandonar todas estas prácticas culturales en nuestras celebraciones familiares. Simplemente debemos mantener y comunicar una clara distinción entre los aspectos de nuestra celebración de la Navidad que se heredan de la cultura y las que están claramente fundamentadas en la Escritura.

Por Andreas Kustenberger and Alexander Stewart.

5 Errores que no se deben perpetuar sobre la Navidad -1 No añadir detalles que no están en el Texto

Siguiente »

Navidad y los Reformadores Magisteriales

  • Sala Chop

    muy bien hermano, nada mas que repitio dos parrafos

    • Luis Jovel

      Ya lo arregle. Gracias.

Teología

Leer más

Más