• Leído 633 veces.

7 Obstáculos en la interpretación del texto Bíblico

grupo-estudio-biblico1

Muchos piensan que la lectura de la Biblia es tan difícil, que dan por hecho que leerla los confundirá, o no entenderán nada de lo que dice. El entendimiento de la Biblia dependerá si somos enseñados a leerla. Tomemos por ejemplo el leer el periódico. Sabemos que no tomaremos con la misma seriedad la sección de noticias de primera plana, con las noticias de sociales, y mucho menos con la sección de las tiras cómicas. Cada genero literario dentro del periódico es interpretado diferentemente, y impacta nuestra vida de forma diferente.

Pero tomemos un ejemplo bíblico, que ilustrara este punto mejor. Leamos Hechos 8:30-31.

Hechos 8:30-31 Nueva Versión Internacional (NVI)

30 Felipe se acercó de prisa al carro y, al oír que el hombre leía al profeta Isaías, le preguntó:

—¿Acaso entiende usted lo que está leyendo?

31 —¿Y cómo voy a entenderlo —contestó— si nadie me lo explica?

Así que invitó a Felipe a subir y sentarse con él.

Hechos 8:30-31 Nueva Versión Internacional (NVI)

30 Felipe se acercó de prisa al carro y, al oír que el hombre leía al profeta Isaías, le preguntó:

—¿Acaso entiende usted lo que está leyendo?

31 —¿Y cómo voy a entenderlo —contestó— si nadie me lo explica?

Así que invitó a Felipe a subir y sentarse con él.

Creo que el problema de muchos el día de hoy, es que se lanzan al texto, y creen que lo pueden entender con su propio entendimiento, sin jamás haber estudiado con alguien. Otros creyentes, se toman bien en serio el texto de 1 Juan 2:

 

1 Juan 2:27 Nueva Versión Internacional (NVI)

27 En cuanto a ustedes, la unción que de él recibieron permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les enseñe. Esa unción es auténtica —no es falsa— y les enseña todas las cosas. Permanezcan en él, tal y como él les enseñó.

 

El texto esta hablando más bien, de aquellos que quieren engañar a los creyentes (ver el verso anterior). Ese “nadie”, se refiere a los que están causando división, cf. 1 Jn. 2:18-19. ¿Pero porque los hermanos no ven esto? Porque en muchos casos, no son como el eunuco mencionado en Hechos, no están dispuestos a pedir ayuda a nadie. Esto requiere humildad, y reconocer que debemos de ser discipulados.

Como estudiantes de la Biblia, debemos de reconocer que estamos removidos del texto bíblico históricamente, en la lengua, cultura, y todo esto requiere humildad reconocerlo, y estudio bíblico para acortar esa distancia que tenemos con el texto.

Esta serie de estudios esta enfocada a hacer el abismo entre la Biblia y el lector actual más corto. Existen 7 obstáculos que veremos: presuposiciones, género, traducción, contexto, precedente, autores y lectores. Estos obstáculos son también confrontados por expertos, así que el lector laico no debe de sentirse mal al encontrar alguno de ellos.

Un ejemplo de estos obstáculos es el significado de “obstáculo/tropiezo” en la Biblia. En Lev. 19:14b y Isa. 8:14, el significado es literalmente un tropiezo. En otras partes, esa palabra, “tropiezo/obstáculo” es usado como metáfora, donde da el sentido de que al pueblo se le llevó en el camino equivocado, moral y espiritualmente, cf. Jer. 6:21 y Eze. 3:20.

En el caso del estudio bíblico, los obstáculos pueden llevar a una mala comprensión del pasaje que se esta estudiando. Un ejemplo es como decidimos que genero literario estamos leyendo. Esto nos puede llevar a hacer una interpretación equivocada. Un ejemplo clásico es interpretar textos apocalípticos (Marcos 13 o Apocalipsis) como un género literario o histórico. Esto nos lleva a pedirle que el texto nos diga algo que el texto no lo va hacer, pues no fue escrito para lo que nosotros queremos entender.

Reconociendo estos obstáculos, nos ayudará a lo que nuestro estudio de la Biblia debe de hacer, que es entender el mensaje de la Biblia dentro de su contexto, y así poder correctamente interpretar el texto para nuestros días. Ver estos obstáculos, no nos dejará eximes al error, pues lo que es claro y verdadero para un grupo, ejemplo el bautismo de adultos, es un error para los que se oponen a dicha postura. Pero lo que el estudio nos lleva, es a entender a los que no comparten nuestra posición en X tema, y así ser más humildes en nuestras diferencias.

Eso si, debemos de hacer caso a Juan, y estar siempre dispuestos a examinar cualquier cosa que oigamos, 1 Juan 4:1. Debemos de discernir si alguna nueva enseñanza es conforme a la Biblia, pero tampoco debemos de encerrarnos y descartar algo solo porque no va conforme a nuestra tradición o denominación.

Espero que durante el tiempo que vamos a tomar en nuestros estudios sobre los 7 obstáculos en la interpretación del texto bíblico, podamos aprender algo nuevo para beneficiar nuestra lectura bíblica, como también aquellos a quienes les queremos compartir la palabra de Dios.

 

 

Estudios Basados en articulos de Bible Study Magazine, November/December 2016.

Ventana Teólogica – Revista de Teológia

Siguiente »

1er CONGRESO INTERNACIONAL DE APOLOGÉTICA CINAP.

Teología

Leer más

Más