• Leído 732 veces.

Cesacionismo y Rebelión – Vicent Cheung

obedecer2Tiempo atrás, me consegui la crítica de Gary Shogren en mi ataque contra el cesacionismo, pues use uno de sus escritos, y otro de uno de sus profesores, para atacar frontalmente al Cesacionismo, y declararlo herejia.

En un mundo donde la diplomacia es lo que se espera para tener una conversación civil, llamarle herejía al Cesacionismo es algo de mal gusto, que es un insulto a académicos que puedan compartir esta posición sobre los dones del Espíritu Santo. Pero me llama la atención,¿porque cuando el Señor Jesús es vituperado, si saltamos a declarar que aquellos que atacan a la doctrina de Cristo proponen herejías antiguas, y por ende, se convierten en herejes, pero no con la tercera persona de la Trinidad?

Recordemos la advertencia de nuestro Señor con respecto a esta clase de posiciones:

Mateo 12:31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.

32 A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

Para los cesacionistas, es muy fácil condenar a los que abusan, mofan y falsifican los dones espirituales, en especial los más espectaculares. Pero para los que no lo hacen, se les hace muy dificil no llamarle por lo que es al Cesacionismo, una herejía, dado que muchas personas respetadas en las filas evangélicas y Cristianas, mantienen tal postura. Lo que se nos ha olvidado, es que una doctrina no es válida por el prestigio del que la profesa, sino por el testimonio de las Escrituras. De que hay falsedad dentro de las filas Cristianas, no se niega, pero decir que TODA manifestación del Espíritu Santo es falsa, es caer en la condenación que Cristo menciona, y eso es gravísimo, pues muchos lo hacen una y otra vez, son arrogantes y se enorgullecen de hacerlo, diciendo que tienen la “valentía” de desenmascarar a los falsos.

Por lo visto, el lenguaje políticamente correcto no solo se aplica en nuestra comunidad social, sino tambien teológica.  Dado que hay colegas, celebridades evangélicas, y eruditos que mantienen el cesacionismo como su principio bíblico con respecto a los dones del Espíritu Santo, no se les puede declarar herejes, sino que se aceptan como una posición teológica más. Vincent Cheung ha escrito sobre el tema de nuevo, y creo que vale la pena ponerle caso.

Cheung habla de de 2 pasajes los cuales el cesacionista debe de responder, estos son:

1 Tes. 5:19-22

19 No apaguen el Espíritu, 20 no desprecien las profecías, 21 sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno, 22 eviten toda clase de mal. (NVI)

 

Y:

1 Cor. 14:1 Empéñense en seguir el amor y ambicionen los dones espirituales, sobre todo el de profecía. (NVI)

Me gustaría otorgarles, por lo tanto, el escrito de Vincent Cheung, traducido por Alexander Phillips.

*******************************************************************************

“No apaguéis al Espíritu; no menospreciéis las profecías.” (1 Tesalonicenses 5: 19-20)

Los versos del 19 al 22 discuten la política apostólica hacia la profecía. Pablo escribe: “No desprecien las profecías,” pero también le dice a los cristianos “Examinadlo todo”.

El cesacionismo es la falsa doctrina que afirma que la manifestación de los dones milagrosos como los presentados en 1 Corintios 12 han cesado desde los días de los apóstoles y la finalización de la Escritura. Aunque no hay evidencia bíblica para esta posición, uno de los motivos principales de esta invención es la de garantizar la suficiencia de la Escritura y la finalización (terminación) de la Escritura. Sin embargo, se ha demostrado que la continuación de las manifestaciones milagrosas de hecho no contradicen estas dos doctrinas ni las ponen en riesgo. Por lo tanto el cesacionismo es a la vez no-bíblico e innecesario.

Más que eso,  el cesacionismo es malvado y peligroso. Esto es porque si el cesacionismo es falso, entonces, los que proclaman esta doctrina están predicando rebelión contra el Señor.

La Escritura ordena a los cristianos:

“Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis.” (1 Corintios 14: 1).

Si cesacionismo es correcto, pero nosotros no lo sabemos, entonces podríamos todavía obedecer esta instrucción con seguridad, aunque no vayamos a recibir lo que deseamos. Es decir, si la profecía ha cesado pero yo creo que continúa, entonces todavía podría desear el don de profecía, de acuerdo con este mandato, solo que no voy a recibir el don de profecía. No se haría ningún daño.

Por otra parte, como el cesacionista enseña que la profecía ha cesado, entonces, aunque la Biblia diga “procurad los dones espirituales,” él no va a desear los dones espirituales, ya que los dones espirituales no están en funcionamiento, y los dones que las personas piensan que tienen son necesariamente falsos. Esto también se aplica a la profecía en particular. Así que, aunque Pablo dice: “No menospreciéis las profecías,” el cesacionista debe tratar todas las profecías con desprecio, ya que cree que la profecía ha cesado, por lo que todas las profecías hoy son falsas. Su punto de vista hacia la profecía debe ser “rechazadlo todo” en lugar de “Examinadlo todo” Pero, nuevamente, si el cesacionismo es falso, entonces esta persona estaría predicando rebelión contra los mandamientos bíblicos que proponen anhelar y examinar las manifestaciones espirituales.

Dado que los mandamientos “procurad los dones espirituales”, “no menospreciéis las profecías,” y “Examinadlo todo” son reveladas por la autoridad divina e infalible, el cesacionista debe presentar un argumento infalible para que estos resulten inaplicables para hoy. Si no puede proporcionarnos esto pero sigue defendiendo el cesacionismo de cara a estos mandatos bíblicos explícitos, entonces ¿No es obvio que se ha condenado a sí mismo ante Dios, incluso si esta persona estuviera bien afirmando que los dones han cesado? Ningún cristiano debería atreverse a seguir a tal persona o creer en su doctrina. Si una persona predica cesacionismo pero no puede probarlo – si no puede proporcionar un argumento infalible para ello (ya que el mandamiento de desear las manifestaciones espirituales es clara e infalible), entonces esto significa que conscientemente predica rebelión contra algunos de los mandamientos claros de la Escritura. ¿Por qué entonces, no habría de ser retirado del ministerio o incluso excomulgado de la iglesia?

Dado que los argumentos a favor del cesacionismo son forzados y débiles, y puesto que esta doctrina representa un gran peligro, lo mejor es creer en la Escritura tal como está escrita, y obedecer sus órdenes como están expresadas – es decir, “procurad los dones espirituales” y “Examinadlo todo.” Esta posición es fiel a las declaraciones directas de la Escritura, pero requiere valentía resistir a los argumentos falaces, la intimidación académica, y las tradiciones de la iglesia.

Inherente a este enfoque bíblico está la protección contra los fanáticos carismáticos y los falsos milagros. La Biblia nos enseña a “Examinarlo todo”, y puesto que es suficiente, es capaz de exponer milagros falsos y falsas profecías. La respuesta no es afirmar que los dones han cesado, sino seguir las instrucciones que la Biblia ya ha dado sobre el tema. Esta posición, que debemos seguir lo que la Escritura dice, nos ofrece una protección perfecta incluso si el cesacionismo es correcto. Si la profecía ha cesado de hecho, cualquier profecía hoy es falsa. Puesto que la Biblia es una revelación suficiente, la información que contiene, nos permitirá “Examinarlo todo”, de manera que cualquier supuesta profecía será probada hoy en día, y si se comprueba falsa, será condenada, o si el contenido es tal que no es comprobable, será ignorada.

El cesacionismo enseña a abandonar algunos mandatos divinos sin garantía divina, y por lo tanto predica la rebelión, pero la posición de que debemos obedecer tanto “procurad los dones espirituales” y “Examinarlo todo” predica la obediencia al Señor, y es, al mismo tiempo, capaz de protegernos contra todo engaño. No hay peligro en desear dones espirituales, siempre y cuando también lo examinemos todo – si todas las manifestaciones espirituales son falsas, entonces vamos a exponer a los falsos cuando los probamos, y así vamos a considerarlos falsos. Una persona que hace esto está a salvo de juicio.

Autor: Vicent Cheung

La verdad de Dios para el pueblo de Dios “¿Yeshua? ¿Iesous? ¿Jesús? ¿Alguna otra forma? ¿Quién está en lo correcto?” – Gary Shogren

Siguiente »

Opciones de Estudios Teologicos en FIET

  • Felix Mansilla Redondo

    Actividades que el Soplo Perfecto no admite en las congregaciones o fuera de ellas.
    El desorden,la confusión,la falta de dominio propio,eso incluye la falta de dominio de la lengua,los falsos milagros,los falsos exorcismos,las falsas profecías,las falsas revelaciones.
    Esto se considera blasfemia contra el Soplo Sagrado,los que practican tales acciones no son herederos del Reino del Poderoso son ejecutores de iniquidad.

Teología

Leer más

Más