• Leído 1082 veces.

Origen de la literatura apocalíptica y su mensaje.

Este no es escrito mío, y aunque sea católico el que lo hizo, si se fijan, cita mas  o casi solo autores Protestantes, como lo fue D S Russell, Bautista Ingles, a quien yo también estoy citando en mi video, o al erudito Von Radd.

Hoy es mi cumpleaños, así que no voy a poder hacer el video, pero me gustaría mantener el momentum de los aportes, y casi esta linea tomare en mi estudio.

Dios les bendiga, y que el Apocalipsis, antes de darles miedo, les de esperanza.

**************************************************************************

Rafael Sanz Carrera

En el AT el profeta es, ante todo, el hombre de la palabra de Dios, palabra viva que debe transmitir como un mensaje directo; es decir, que el profeta tiene por misión hablar en nombre de Yahwéh, y no será escritor más que subsidiariamente. Así como el profeta habla y puede transmitir por escrito sus mensajes, el escritor apocalíptico, en cambio, sólo escribe, y no habla nunca; así lo postula el género literario mismo del Apocalipsis. Pero ello no quiere decir que no exista relación alguna entre apocalíptica y profecía; más bien lo contrario, como vamos a demostrar.

1) El primer hecho a señalar es que la literatura apocalíptica aparece cuando la profecía está en etapa final. La disminución de las profecías, e incluso su desaparición, son hechos registrados por los propios autores bíblicos; según 1 Mac 9, 27, es evidente que han transcurrido muchos años desde el día en que los profetas desaparecieron de Israel. Mas paralelamente a la constatación de la desaparición de los profetas, alborea la espera de un profeta (cfr. 1 Mac 4, 46; 14, 41); esta esperanza la comparte asimismo la comunidad de Qumrán (Manual de Disciplina, IX,1 l); y en el NT se habla de la espera del retorno de Elías (Mc 9, 11; Jn 1, 21; etc.), al igual que en las literaturas rabínica y samaritana. El historiador judío Josefo llega incluso a precisar la época en que tuvo fin la inspiración profética: en el s. V, en tiempo de Artajerjes I (Contra Apión, 1, 8, 40).

2) Existen ya en la profecía elementos apocalípticos. Se dice con frecuencia que la literatura apocalíptica en el judaísmo comienza con el libro de Daniel en el s. II a. C. Esto sólo es verdad en parte, ya que si el libro de Daniel es el más antiguo de los Apocalipsis, la literatura apocalíptica en sí tiene fuentes mucho más antiguas, particularmente proféticas, y, en especial, los escritos de los profetas de la época posterior al exilio: Ez 38-39; Zach 1-8 y 9-14; Joel 3; e Is 24-27.

La influencia de Ezequiel, con su grandiosa imaginería, su simbolismo, sus revelaciones auditivas y visuales, es considerable en la literatura apocalíptica; ya en los cap. 38-39 de Ezequiel se encuentran rasgos que cobrarán importancia en la apocalíptico posterior: Gog, del país de Magog, es una figura misteriosa que conduce a las fuerzas del mal a la lucha contra Dios. A partir de Ezequiel, los rasgos apocalípticos son cada vez, más numerosos en los profetas; tal ocurre en Zac 9-14, que trata del fin de los tiempos, del juicio y de la destrucción de los paganos, y en Joel, en el que la idea del «Día de Yahwéh» se explota con profusión.

3) La literatura apocalíptica es un desarrollo de la profética. Sin duda, influencias literarias extranjeras, y en particular la iraniana, se dejan sentir en la apocalíptica. Pero los autores de Apocalipsis están situados dentro de la tradición profética, y, como los profetas, tienen un mensaje divino que transmitir. Las profecías del AT contienen predicciones, lo cual representa uno de sus elementos importantes, y no de los menores. Ahora bien, los escritores apocalípticos se han atenido a predicciones hechas en el pasado, a fin de reinterpretarlas o, más exactamente, buscando en ellas significados ocultos y simbólicos. Tal es la característica de la literatura apocalíptica: su preferencia por el símbolo y a través de él la manifestación de un sentido más profundo, en el que se atiende no tanto a la historia cuanto a lo eterno y sapiencial que en la historia misma opera y se manifiesta.

Si bien se pueden señalar semejanzas entre profecía y apocalíptica, ello no quiere decir que no haya diferencias. Josefo las percibe en sus Antigüedades Judaicas (X, 266-281) a propósito de Daniel. Así como los profetas anunciaban solamente acontecimientos futuros, Daniel, dice, predijo la fecha exacta de dichos acontecimientos; en tanto que los profetas solían predecir desastres, Daniel es un profeta de felicidad, y la realización de las predicciones le valió la confianza de sus compatriotas. Para Josefo, lo que constituye el carácter especial de la apocalíptica es el gobierno del mundo de acuerdo con un plan determinado; según él, es éste un argumento contra los epicúreos científicos, que negaban la idea de la Providencia y sostenían que el mundo marcha por sí solo, sin ninguna clase de guía.

Apocalipsis Sabatier ofrece una acertada fórmula para señalar la relación entre profecía y apocalíptica: «El apocalipsis es a la profecía lo que la Misnáh es a laToráh»La apocalíptica, estima T. W. Manson, es un ensayo de racionalización y sistematización de la profecía en tanto que predicción (Some Reflections on Apocalyptic, en Mélanges Maurice Goguel. Aux sources de la traditionchrétienne, Neuchátel – París 1950, 139-145).

 

En efecto, en tres puntos esenciales el mensaje de los Apocalipsis continúa y desarrolla el profético1) la unidad de la historia, 2) las concepciones escatológicas, y 3) las creencias referentes a las formas de la inspiración divina:

a) En lo que concierne a la unidad de la historia, no se puede decir que Daniel haya sido el primero en enseñar dicha unidad, que no hubieran captado los profetas. Amós e Isaías (segunda parte) entre otros, habían enseñado que Dios controla la historia; pero los escritores apocalípticos van más lejos; ven los acontecimientos de la historia «Sub specie aeternitatis», reconociendo, en el desorden aparente de los hechos, un fin y un orden.

b) Con esas modificaciones y desarrollos experimentados, la apocalíptica conserva las grandes líneas de la escatología profético, p. ej., la idea de la restauración de Israel y el mesianismo. Y así los autores de Apocalipsis creen en laresurrección (cfr. Dan 12, 2), pero esta idea va unida a la concepción profética de restauración, no sólo colectiva, en el reino terrenal, sino también en el celestial. Los Apocalipsis describen el día del juicio final, lo que no es otra cosa que continuar la noción profético del «Día de Yahwéh» a la que se han reconocido cuatro características principales: juicio, universalidad, intervención sobrenatural y proximidad; el Día de Yahwéh se presenta además, en la literatura de los profetas, como la manifestación del designio de Dios en la historia; es un día en el que Dios obra y en el que no se contenta sólo con hablar; es un día en – el que se inicia una nueva era sobre la tierra; es un día en el que Dios será victorioso en el plano de la historia. Ahora bien, estas características se encuentran también, con algunas transformaciones, en la noción del juicio general de la literatura apocalíptico; aquí, lo que se subraya es el juicio, no ya en el plano de la historia, sino más allá y por encima de la historia; este juicio englobará no sólo a los vivos, sino también a los muertos.

c) La idea profética de que un hombre puede ser poseído por el Espíritu de Dios, se encuentra también en los escritores apocalípticos. Pero así como los profetas indican la inspiración divina que experimentan con la frase estereotipado «así habla Yahwéh», los autores de Apocalipsis dirán, por lo general, que han visto. Esta manera de expresarse de los escritores apocalípticos puede interpretarse algunas veces como referida a una comprensión de orden intelectual; pero no siempre: hay en efecto casos en que los autores dicen haber realizado verdaderas experiencias psicológicas, y hasta corporales, de la posesión divina en el momento de sus revelaciones: caen al suelo como muertos (Dan 8, 17, 18; II Esdras, X, 30); sus pensamientos les turban (Dan 7,28) e incluso enferman (Dan 8, 27). Es posible que, tal como ha observado D. S. Russell, la inspiración de los profetas difiera de la de los escritores apocalípticos en el hecho de ser esta última más literaria. En efecto, los apocalípticos a menudo tienen conciencia de escribir bajo la influencia directa del espíritu (Between the Testaments, Londres 1960, p. 113).

 

G. Von Rad ha rechazado la tesis, muy comúnmente admitida, de que la literatura apocalíptica se deriva de la profético; el dualismo, el determinismo y el pesimismo de la apocalíptico, dice, son un abismo que separa el apocalipsis de la profecía. Así busca en los sabios la patria espiritual(geistige Heimat) de la apocalíptica; señala que Daniel, Henoc y Esdras se caracterizan como sabios (Dan 1, 3 ss.; 2, 48; Henoc XXXII, 2-4; Esdras XIV, 50); la explicación de los sueños, añade, es del dominio de los sabios (Dan 2, 20; 5, ll; Gen 41, 8.39); además, las parábolas son un género literario eminentemente sapiencias; en fin, los temas astronómicos, meteorológicos, geográficos o relativos a problemas de calendario, que se encuentran en Henoc LXXII-LXXIX, son temas sapienciales (Theologie des alten Testaments, II,Munich 1960, 319-320). Pero puede objetarse a Von Rad que los escritos sapienciales no contienen ningún elemento escatológico concerniente al fin del mundo, pese a ser éstos esenciales de la literatura apocalíptica. No hay más remedio, pues, que reconocer las estrechas relaciones existentes entre profecía y apocalipsis, si bien admitiendo influencias sapienciales en este último (E. Hennecke-Schneemelcher, Neutestamentliche Apocryphen, 11, Tubinga 1964, p. 420).

¿QUE ES APOCALIPTICO?

Siguiente »

Para Leer el Apocalipsis – Jean-Pierre Prévost

  • Este señor que escribió el articulo es muy biblico, debe ser un erudito catolico, es sacerdote creo que jesuita, esta en internet,tiene un blog.Es bastante amable por ser sacerdote no parece prejuicioso como los fundamentalistas catolicos respecto de los evangelicos.Que quieren llevarnos de vuelta al redil!!!
    Saludos

    • Al nivel academico, no se estan tratando de condenar o convencer unos a los otros. Hay mas respeto, al menos de credo.

      • ummm, parece que son mas educados, quizas sea eso y quizas sea cristiano verdadero, nadie sabe lo que hay dentro de los corazones,no? Mira Santo Tomas que cerca esta del protestantismo historico.Muy profundo Aquino,al igual que Calvinito y Luterito (kjejjjeejejej). Me parece mas profundo aun S.T. de Aquino. Lo poco que lei responde mas a las dificultades teologicas filosoficas que surgen.(Su reflexion sobre Dios es muy buena). hay que saber mucho para descubrirle los errores a estos monstruos de la teologia y la filosofia. No es que hoy no haya buenos,pero esos eran sumamente radicales en lo que creian y honestos en su conviccion. Por eso han permanecido en la historia,al paso de los años,no? Aun se los sigue consultando y sacando las perlas que tienen.

        El sacerdote, si recuerdo bien, hace un par de años me saludo para el dia del amigo por mail, yo le devolvi agradeciendo,claro. Habia hecho algunas preguntas de arqueologia biblica y el me respondio bastante bien, amable al menos.Sabe bastante de biblia.Debe ser doctor en algo, esos que le arreglan las patitas a los angelitos (jejejjejejeje)

  • Pingback: Vaticinium ex eventu vs. Profecía Bíblica | Luis Alberto Jovel()

  • J Alberto Garcia Leon

    Pues se ha llegado a la conclusion que Daniel es apocaliptico ya que aparecen los maskilim en ambas secciones de Daniel tanto en 1-6 y 7-12, Dan 11:33 »Los líderes sabios instruirán a muchos, pero esos maestros morirán por fuego y espada o los encarcelarán y les robarán.
    Dan 11:35 Algunos de los sabios serán víctimas de la persecución. De esa manera ellos se perfeccionarán, se limpiarán y se refinarán hasta que llegue el tiempo del fin, porque la hora señalada todavía está por venir.

    Se puede ver que es profetico y apocaliptico, incluso se puede caer en interpretarlo desde las figuras tradicionales, creo que se deberia tener una kenosis para ser mas receptivo a este tipo de literatura apocaliptica, algunas se combina la interpretacion combinandola con la teologia de ezequiel por ejemplo con el cedro del libano que simboliza la caida de asiria(un acontecimiento pasado) y en daniel 4, ex eventu, y por lo tanto estilo de la literatura apocaliptica. vease S.L. cook Mythological discourse in
    Ezechiel and Daniel.

  • J Alberto Garcia Leon

    Tambien otro teologo catolico que me gusta es Raymond brown

Teología

  • Bye Bye John McArthur

    1 semana ago

    La ignorancia de John McArthur en ciertos temas es evidente más allá de cualquier duda. Esto se vio claro en su ponencia en la conferencia de Ligionier ...

    Leer más

Leer más

Más