• Leído 1616 veces.

¿Que es el ayuno? Ayuno en el Antiguo Testamento y durante el Segundo Templo

Ayuno1El tema del ayuno fue primeramente requerido para Israel en Lev. 23:27; Hechos 27:9. Es de notar que este es el único lugar donde encontramos el mandato a ayunar en la Ley. No obstante, hay otras razones por las que vemos que el ritual de ayuno toma lugar en el pueblo de Dios. Entre estas razones están 1) Estando en luto, I Sam. 31:13. 2) Para pedir ayuda, II Sam. 12:17; Esdras 8:21. 3) Arrepentimiento y actos de piedad, Nehemías 9:1-3; Joel 1:14. 4) En la búsqueda de Sabiduría, 2 Cron. 20:3. Finalmente, podemos apreciar que Daniel, al conocer la desolación que ocurriría a Jerusalén por 70 años, su respuesta fue oración y ayuno confesando los pecados de su pueblo, Dan. 9:1-19.

Podemos apreciar que no hay un definitivo requerimiento para ayunar en el A.T., aparte del que estipula Levítico 23:27. Las razones para ayunar fueron variadas, y pero que usualmente eran asociadas con humildad, Esdras 8:21; Sal. 35:13; Isa. 58:3, 5. Si tomamos en cuenta los apócrifos, el ayuno también es tomado en cuenta en el periodo inter-testamental, cf. Siriaco 34:26; Salmo de Salomón 3:9. Los dos propósitos aparentes del ayuno fueron 1) Para reconocer su dependencia a Dios, como se puede ver en Deut. 8:3. 2) El ayuno debía de poner aquel que lo practicaba, posee más receptividad a Dios. Es muy interesante ver que Filón observa que cuando el cuerpo está satisfecho, la mente está hambrienta, y cuando el cuerpo está en ayuno, la mente puede consumir mucho mejor, cf. Filon. Migr. 204.

Como vimos anteriormente, el ayuno puede ser usado de una manera equivocada, Isa. 58:4-6, y se puede practicar sin ninguna devoción, Zac. 7:5.

Dios llama a su pueblo, a que regrese a el, entre las cosas que le requiere, es que ayune, Joel 2:12. El problema que Dios apunta en el AT con respecto al ayuno, es la razón y la actitud con el cual se practicaba. El ayuno debe de ser como se mencionó anteriormente, para mostrar dependencia de Dios y estar más atento a Dios y a su Palabra. Súplicas y peticiones acompañan al ayuno, pero aun estas cosas, deben apuntar a nuestra dependencia de Dios.

Referencia: N. K. Gupta, “Fasting” en Dictionary of Jesús and the Gospels. Joel B. Green, Gen. Ed. (Downers Grove: Inter-Varsity Press, 2013) pg. 271.

Jesus, ¿Un Salvador Reciclado? – Como los Cristianos anti-Navidad y los Ateos siguen leyendas mitologicas

Siguiente »

¿Que es el ayuno? El Ayuno el ministerio de Jesús y los Evangelios.

Teología

Leer más

Más