• Leído 6755 veces.

Reflexiones sobre la Santa Cena

LaSantaCenaCulto de Santa Cena en SWCC

10-10-2015

Nuestro tema esta noche es sobre el tópico de la adoración. El acto de tomar parte de la Mesa del Señor es un acto de adoración. Pero aparecen ciertas preguntas ¿cómo debemos llevar la Santa Cena? ¿Debemos de adorar con pésame o alegría? ¿Qué es lo que Dios está haciendo en la Santa Cena? Y finalmente, ¿Quién puede tomar parte de la Cena del Señor?

La institución de la Cena del Señor se encuentra en los primeros 3 evangelios, Mt. 26:26-30; Mc. 14:22-26; Lc. 22:14-20. Aunque no encontramos la Cena del Señor mencionada en el evangelio de Juan, igualmente vemos a Jesús llamando aquellos que lo seguirán a comer su carne y a tomar su sangre, cf. Jn. 6:54. Después encontramos la Cena del Señor de nuevo en I Cor. 11:17-34, donde Pablo menciona los abusos que estaban pasando durante la Santa Cena, como también lo que es requerido de aquellos que están tomando parte de ella. Finalmente, vemos el problema en Galicia, que aquellos que no estaban circuncidados no se les permitía tomar parte en la cena del Señor, cf. Gal. 2:11-21.

En muchas de nuestras experiencias, cuando tomamos parte de la Cena del Señor, hay una solemne, pero también atmosfera de tristeza. Pero esto no fue el caso cuando Jesús instituyó esta ordenanza. Los discípulos juntos con Jesús, estaban celebrando la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto, la Pascua. No es tan exagerado pensar que ellos estaban esperando por una liberación de Roma. La atmosfera era de esperanza y expectación de lo que Dios había hecho en el pasado, y lo que podía hacer en el presente y futuro. Tanto Mateo y Marcos nos dicen que ellos cantaron un Himno después de la institución de la Cena del Señor, cf. Mat. 26:30; Mc. 14:26. Este Himno es en si una serie de Salmos definidos como Hallel que comienzan desde el Salmo 113 y terminan en el Salmo 118. Los temas que se tocan en esos Salmos son que Dios ayuda a los necesitados, las maravillas del Éxodo, como el Dios de Israel es mas poderoso que los otros dioses, como Dios sana a los enfermos, un llamado universal a la adoración, y finalmente en el Salmo 118, una canción de Victoria.

¿Le suena esto como un tiempo de tristeza? La adoración, entonces, que se identifica con la Cena del Señor es una de alegría, agradecimiento, afirmación de la soberanía de Dios sobre la naturaleza, soberanía sobre los llamados “dioses”, y soberanía sobre TODO el universo. Eso es lo que Jesús y sus discípulos cantaron en la noche que Jesús instituyó la Santa Cena, ¿no deberíamos nosotros también cantar esos temas?

Esto nos trae a nuestra próxima pregunta. ¿Qué es lo que Dios está haciendo en la Santa Cena? Todos los Cristianos, y aun algunas sectas, están de acuerdo que Jesús nos mandó a celebrar la Santa Cena, pero donde los Cristianos no están de acuerdo, es en que es lo que Dios está haciendo en la Santa Cena. Tomemos las palabras de Jesús en serio cuando nos dice, y Pablo hace eco de esto en I Cor. 11, que celebramos la Cena del Señor en “memoria de mi”. ¿Qué es lo que estamos recordando? Estamos recordando que Jesús pago el precio por nuestra salvación. Es Jesús quien ha hecho todo para nuestro beneficio. Es como ir a una cena, y no llevar nada con nosotros para cooperar porque todo ha sido ya proveído, lo único que necesitamos hacer es sentarnos, y comer. Nosotros no pudimos, o podemos hacer algo para salvarnos mas de lo que Jesús ya ha hecho en la cruz. Pablo nos llama a que nos examinemos, no para saber si somos dignos pues ninguno de nosotros lo es, pero mas bien si no nos examinamos/discernimos a nosotros mismos, tomaremos juicio sobre nosotros. Pablo está advirtiéndole a los creyentes en contra de hacer tal cosa.

Finalmente, ¿Quién puede tomar parte de la Cena del Señor? De nuevo, muchas iglesias llegan a esta pregunta de formas diferentes. Algunos dicen que uno debe de ser bautizado para tomar parte en la Santa Cena, otros dicen que no. Pero veamos lo que pasaba en Galicia. Pablo confronto a los Gálatas porque ellos estaban exigiendo, no bautismos para tomar la Santa Cena, más bien, ¡¡circuncisión!! ¡¡Ouch!! ¿Cómo respondió Pablo? Aquellos que podían tomar parte de la Santa Cena, lo hacían porque “nadie es justificado por las obras que demanda la ley sino por la fe en Jesucristo….” Gal. 2:16. No hay lenguaje, denominación, género, o requerimiento étnico para tomar parte de la Cena del Señor, solo que tengamos fe en Jesús Cristo. ¿Ve como Pablo simplifica el Evangelio?

(Referirse a Lc. 14:15-24, especificamente 21). Fíjense que todos los originalmente invitados, eran gente con buenos ingresos, pero no quisieron ir a la cena, pero el amo entonces, invita aquellos que jamás serían invitados a tal fiesta. Esto no pasaba en esa cultura. Todo lo que ellos podían hacer es creer que la invitación era genuina, y presentarse y recibir el festín ofrecido por el amo. Esos, pobres, inválidos, cojos y ciegos, somos nosotros, que no podíamos traer nada a la cena, pero con alegría recibimos lo que el amo pone frente a nosotros.

Regocijémonos por lo tanto hoy, celebrando la gran liberación que nuestro Señor Jesús hizo en la cruz por nosotros, el murió para que nosotros tengamos salvación. Hacemos Memoria de su sacrificio, y humildemente aceptamos su invitación a su Mesa, donde nos alimenta con su carne y sangre, para así darnos vida eterna. Todo lo que tenemos que hacer es presentarnos y examinarnos a nosotros mismos y tomar parte de las bondades del Señor.

¿Podemos Confiar en el Nuevo Testamento? O, ¿Lo han cambiado a través de los siglos? I y II – Gary Shogren

Siguiente »

N. T. Wright: Por qué y cómo Pablo inventó la “teología cristiana” – Subtitulos

  • Daniel Roncancio

    Hermosa reflexión, Dios ministró mi corazon.
    Muchas Gracias.
    Dios le bendiga.

Teología

Leer más

Más