• Leído 1356 veces.

La predicación y el reino de Dios – Juan Stam

Juan Stam

Juan Stam

La predicación, en su sentido bíblico y teológico, es mucho más que sólo la entrega semanal de una homilía religiosa.

El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios… Ya que Dios, en su sabio designio, dispuso que el mundo no lo conociera mediante la sabiduría humana, tuvo a bien salvar, mediante la locura de la predicación, a los que creen… Este mensaje es motivo de tropiezo para los judíos, y es locura para los gentiles, pero para los que Dios ha llamado, es el poder de Dios y la sabiduría de Dios. Pues la locura de Dios es más sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza humana…

Yo mismo, hermanos, cuando fui a anunciarles el testimonio de Dios, no lo hice con gran elocuencia y sabiduría. Me propuse, más bien, estando entre ustedes, no saber de alguna cosa, excepto de Jesucristo y de éste crucificado (1 Cor 1:18-2:2).

La predicación, en su sentido bíblico y teológico, es mucho más que sólo la entrega semanal de una homilía religiosa, con todo respeto por la importancia del sermón. Es más que una conferencia teológica o una charla sicológica o social. Es aún más que un estudio bíblico, elemento esencial de toda la vida cristiana. Entonces, ¿En qué consiste la esencia y el sentido de la predicación?

El griego del NT emplea básicamente tres términos para la predicación. El más común es kêrussô (proclamar), y su forma substantivada, kêrugma, ambos derivados de kêrux (heraldo; cf. 1 Tm 2:7; 2 Tm 1:11; 2 P 2:5).

En el vocabulario teológico moderno se ha creado también el adjetivo “kerigmático”, lo que tiene que ver con la proclamación del kêrugma.

Otros conjuntos semánticos son euaggelizô (anunciar buenas nuevas), junto con euaggelion (evangelio) y euaggelistês (evangelista) y kataggellô (anunciar) también de la raíz aggelô (llevar una noticia; Jn 20:18) y aggelos (ángel, mensajero).

En todos esos vocablos se destaca el sentido de proclamar una noticia o entregar un mensaje. La predicación no consiste esencialmente en comunicar nuevas ideas sino en narrar de nuevo una historia, la de la gracia de Dios en nuestra salvación, y esperar que por esa historia Dios vuelva a hablar y a actuar.

LA PREDICACIÓN Y EL REINO DE DIOS

Al estudiar los aspectos y dimensiones de esta tarea kerigmática, nada mejor que comenzar donde comienza el NT. Juan el Bautista vino predicando en el desierto, “Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos está cerca” (Mt 3:1), y Jesús llegó con el idéntico mensaje, según Mt 4:17 (cf. Mr 1.14-15). Jesús comisionó a los doce a proclamar el mismo mensaje (Mt 10:7; Lc 9:2).

Más adelante el primer evangelista, escribiendo para los judíos, describe el ministerio de Jesús con las palabras, “Jesús recorría todos los pueblos y aldeas, enseñando (didaskôn) en las sinagogas, anunciando (kêrussôn) el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad” (Mt 9:35; Lc 8:1; cf. 4:43).

Según Lucas, el Cristo Resucitado también enseñó a los discípulos durante cuarenta días “acerca del reino de Dios” (Hch 1:3) y de la misión de proclamar ese reino hasta lo último de la tierra, hasta su venida (1:1-11).

El tema central de los tres primeros evangelios es la llegada del reino de Dios, que con seguridad refleja el mensaje original de Jesús. Muy relacionado con el tema del reino, Jesús proclamó también la libertad y la igualdad del Jubileo (Lc 4:18-19; cf. 7:22).

Aunque el tema del reino es menos presente en Pablo y en el cuatro evangelio, por las nuevas circunstancias culturales y políticas de su misión, sigue siendo muy importante (cf. Jn 3:3,5; 18:36). La labor misionera de Pablo se describe como “andar predicando el reino de Dios” (Hch 20:25), y en la fase final de su misión, ya como preso en Roma, Pablo “predicaba el reino de Dios y enseñaba acerca del Señor Jesucristo” (Hch 28:31). Es más, Jesús mismo, en su sermón profético, anuncia que “este evangelio del reino se predicará en todo el mundo” hasta el fin de la historia (Mt 24:14).

La expectativa del reino mesiánico pertenecía hacía siglos a la tradición judía; lo novedoso del evangelio del reino consistía en anunciar su inmediata cercanía (Mt 3:1; 4:17). Para Jesús, el reino no sólo está cerca sino que, en su persona, el reino se ha hecho presente (Mt 12:28; Lc 4:21; 11:20).

Los apóstoles también proclamaban que los tiempos del reino habían llegado (Hch 2:16; 1 Cor 10:11; 1 Jn 2:18).

Por eso, predicar es “decir la hora” para anunciar que el reino de Dios ha llegado ya. La predicación es la proclamación de este hecho para interpretar bajo esta nueva luz el pasado, el presente y el futuro. “La predicación pone siempre en presencia de un hecho que plantea una cuestión” (Léon Dufour 1973:711). Esta nueva realidad exige una respuesta específica: arrepentimiento, fe y la búsqueda del reino de Dios y su justicia (Mat 6:33), o en una palabra, la conversión.

En conclusión: la proclamación del reino es parte central de la predicación, y también, la predicación es parte esencial de la dinámica del reino y un agente importante de su realización.

Como señala González Nuñez, “La palabra de Dios es poder activo en la historia. Pero, además, ejerce en el mundo actividad creadora, empujando todas las cosas hacia su respectiva plenitud. Visto al trasluz de la palabra, el mundo se hace transparente… Creadora en el mundo, salvadora en la historia, la palabra de Dios es una especie de sustento, necesario para que la vida lo sea plenamente ” (Floristán 1983:678). La palabra creativa de la predicación va acompañando la marcha del reino de Dios.
Leer más: http://protestantedigital.com/magacin/36347/La_predicacion_y_el_reino_de_Dios

Zeus-Deus-Dios Los apostoles no tuvieron ningun problema con ello

Siguiente »

Simply Good News – N. T. Wright

  • Lorenzo Jiménez

    Muy bonito el articulo del que desprendo que la predicación es para permitirnos conocer a Cristo y que Él nos conozca.

  • Bayardo Ubeda

    Este aspecto de la predicación lamentablemente se ha perdido en muchos lugares, los cristianos se han dormido y empiezan a tomar otras interpretaciones de la biblia, donde el aumento de la riqueza es el principal deseo de Dios cuando sabemos que no es así.

Teología

Leer más

Más