• Leído 3330 veces.

4 Reglas para Interpretar la Escritura – Luis A. Jovel

DiarioBibliaMe ha agradado mucho la aceptación e interés por mi ultimo video de Escuela Dominical, donde propongo 4 metodos de interpretación Biblica.

Dado que muchos no tendrán el tiempo de ver los 50 minutos del video, acá les ofrezco las notas. Espero que sea de mucha ayuda a todos ustedes.

Podrán bajar el PDF aquí. Podrán leer el escrito a continuación. Recomiendo que bajen el PDF.

===================================================

Interpretación Bíblica

Capítulos 8-9.

 

Hermenéutica: La Ciencia y Arte de Interpretación de las Escrituras.

 

Cada ves que se trata de llegar al entendimiento de un texto, nos encontramos con dos horizontes. Un horizonte que es provisto por el objeto, o en este caso, el texto, que nos estamos encontrando. El otro horizonte que nos encontramos, es el que llega al texto, lo que el lector trae con el o ella. Sus experiencias, pensamientos, sus expectativas. Nadie es una “tabula rasa”. Muchos han tomado esto como demostrando que no hay forma de entender el texto, y que solo podemos saber el texto conforme nuestras experiencias y conocimiento, y por lo tanto, el texto significa lo que nosotros queramos que signifique. Esta no es la posición Cristiana, que es el texto que nos domina y guía a nosotros,

Jeremías 20: (NVI)

Si digo: «No me acordaré más de él,
ni hablaré más en su nombre»,
entonces su palabra en mi interior
se vuelve un fuego ardiente
que me cala hasta los huesos.
He hecho todo lo posible por contenerla,
pero ya no puedo más.

El “Espiral Hermenéutico” toma en cuenta la inevitable limitación de nuestro conocimiento, pero a la ves, toma en cuenta la asistencia del Espíritu Santo, como también la sabiduría y corrección de la comunidad de fe a la que el interprete pertenece. El Espiral demuestra que si podemos siempre estar lo mas cerca posible de que la palabra que oímos y estudiamos, es la verdad.

 

Milne nos da 4 reglas de cómo podemos interpretar la Escritura.

  1. La Escritura se debe de interpretar literalmente.
  2. La Escritura interpreta la Escritura.
  3. La Escritura solo se puede interpretar por el Espíritu Santo.
  4. La Escritura se debe de interpretar dinámicamente.

 

Miremos lo que estas cuatro reglas de interpretación implican.

 

  1. La Escritura se debe de interpretar literalmente.

Muchos creen que esto es “literalismo”, que quiere decir que no se deja que la Biblia sea interpretada según el genero, o “genra” literaria que el pasaje bíblico esta tocando. Por ejemplo, 2 Crónicas 16:9, dice que “El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles.” El literalismo sugiriera que hay dos ojos gigantes que vuelan por los cielos. Pero esto, es una metáfora, y lo que enseña el pasaje es que Dios es omnisciente. Otro ejemplo es que muchos que apelan a interpretar el libro de Apocalipsis de una manera literalista, pero no creo que ellos crean que Jesús tiene una lengua que en realidad es espada que sale de su boca, Apoc. 1:16. Lo que ahí se enseña es que lo que Jesús dice, se cumple, y tiene autoridad. El Apocalipsis comienza como literatura apocalíptica, con mucho simbolismo, luego toma el genero de epístola, capítulos 2-3, para volver de nuevo al genero apocalíptico.

Veamos lo que significa entonces, interpretar la Escritura Literalmente.

 

  1. Interpretar conforme al significado original. Lo mas principal de esta regla es que significo el mensaje para sus oidores o leedores originales. Un ejemplo seria el Salmo Imprecatorio (un salmo que pide que los enemigos reciban su castigo) 137. Los exiliados estaban en Babilonia, deportados de su tierra. Los Cristianos hoy no podemos orar que nuestros enemigos sean destruidos, pues no estamos en exilio, como tampoco aprendemos eso de nuestro Señor, cf. Mat. 5:44; Lucas 23:34.

 

  1. De acuerdo al genero literario. Muchos se sorprenden cuando se menciona que en la Biblia existen fabulas, cf. Jueces 9:8-15. Pero hay también parábolas, poesía, alegoría (Ezequiel 16), y epístolas, Evangelios, Apocalíptico, narrativa, etc. Tomemos un ejemplo de cómo la literatura narrativa (los Evangelios tienen apocalíptico, narración, poesía, etc) es mal usada es la parábola del buen Samaritano en Lucas 10:30-35. Algunos han visto las dos monedas como los dos sacramentos, Bautismo y Santa Cena. Esto es espiritualizar el texto, que no fue la intención original de Jesús al narrar la parábola. Se alegoriza una parábola que se cuenta como una historia, por buscar una doctrina, y en la actualidad, por encontrar un “principio”. Con esto, no estoy diciendo que a veces se pueden encontrar buenos principios de las narrativas bíblicas (como lo que vemos de la vida de David, por ejemplo), pero debemos de entender primero la intención del escritor por narrar la historia, y tomar el contexto en cuenta, como veremos a continuación. Para el predicador, predicar de la narrativa de la vida de David, no debe de parar ahí, puesto que el distintivo Cristiano de la predicación, es que TODA la Escritura apunta a Cristo, cf. Lucas 24:27. Por lo tanto, toda interpretación o predicación bíblica que no tome en cuenta Jesús, es sospechosa.

 

  1. De acuerdo al contexto. El contexto es lo que guía nuestra lectura. Un ejemplo clásico es 2 Corintios 3:6. Al no ver el contexto, se llega a decir que este versículo quiere enseñar que los que estudian mucho, llegan a morir espiritualmente. Aunque esto tenga algo de verdad, no obstante, no es lo que el contexto enseña, pues vemos que en el próximo versículo, Pablo explica a que se refiere con la letra, que es la Ley de Moisés. Esto, es muy de cerca con la próxima regla.

 

  1. La Escritura interpreta la Escritura.

Esto apunta a que la Escritura tiene harmonía consigo misma. La Biblia es consistente en lo que dice de si misma y de Dios. Veamos como se entiende esta regla de interpretación.

 

  1. La Escritura se debe de interpretar conforme a su propósito. Esto lo podemos encontrar en Juan 20:31 y 2 Tim. 3:15. Las Escrituras son dadas a nosotros para “darte la sabiduría necesaria para la salvación”. Calvino dijo en su comentario sobre el Génesis que si alguien quería aprender astronomía, o alguna otra arte, que mejor fuera a otro lugar.[1] Esto ayuda a enfocar nuestro estudio. No podemos buscar en la Escritura algo que Dios no ha intencionado darnos a través de ella.

 

  1. Interpretar la Escritura a la par de otros pasajes que tocan el mismo tema. Un buen ejemplo de esto es el libro de Apocalipsis. Cuando se lee el libro, por ejemplo, aquellos que son sellados en Apocalipsis 7, refleja los que reciben el sello también en Ezequiel 9. El tema de los sellados, también es mencionado por Pablo en 2 Timoteo 2:19. Podrán haber mas pasajes que hablan de sellos, pero el ejemplo queda, que no se puede tomar un pasaje solamente, y no buscar en que otra parte dice algo similar, y si las partes tienen que ver entre si.

 

  1. Interpretar los pasajes anteriores a la luz de los posteriores. Esto se puede apreciar con un ejemplo clásico de cómo Mateo lo hace. Mateo hace mención de Oseas 11:1 en Mateo 2:15. Aunque históricamente fue Israel como nación que salió de Egipto, Mateo ve que el verdadero hijo de Dios, Jesús, es el que salió de Egipto. Esto se enlaza al próximo y ultimo principio de que la Escritura interpreta la Escritura.

 

  1. La Escritura se interpreta en términos de toda la historia Bíblica. Esto se le ha llamado “teología bíblica”, ósea, que toma en cuenta la narración bíblica. Un ejemplo es que el pueblo de Israel estuvo en el desierto y se le designo como “qahal” en Hebreo. Esto, en la LXX que es en Griego para la Dispersación, se tradujo como “ecclesia”, y fue lo que Jesús le llamo también al pueblo de Dios que el formo, Mateo 16:18, y es el termino usado por los apóstoles también, cf. Hechos 2:41; Rom. 16:1; Hebreos 12:23; Santiago 5:14, etc.. Por lo tanto, para Jesús y sus apóstoles, el “qahal” del A.T. no reemplaza, sino que continua en la “ecclesia” del NT.

 

  1. La Escritura solo se puede interpretar por medio del Espíritu Santo.

Este punto puede sonar espiritualista, pero es un punto distintivo para el Cristiano. La Biblia se debe de estudiar como cualquier otro libro. La diferencia es que el lector puede pedirle a Dios que le guie en su lectura:

Salmos 119:18 (LBLA)

18 Abre mis ojos, para que vea
las maravillas de tu ley.

 

Esto no se puede invocar si leo Romeo o Julieta, o algún otro libro. Es Dios por medio del Espíritu Santo el que nos quita el velo para entender la Escritura, cf. II Cor. 3:15-18. Es Cristo el que nos abre el entendimiento para entender lo que la Escritura dice, Lucas 24:32. Con esto no se puede decir que cada interpretación individual tiene peso para el resto del Cristianismo. Este es el error de las sectas. Pero lo que si se esta diciendo, es que si entendemos la Escritura por medio del Espíritu Santo, es para obedecer a la Escritura, no solamente para meter información en nuestro cerebro. Eso es lo fácil, lo difícil es guardar y vivir la Escritura.

 

  1. La Escritura se debe de interpretar dinámicamente.

Esto es la regla final dado por Milne, que es una extensión de la anterior. No sirve para nada saber todos los antecedentes del texto, su contexto, su interpretación, y no saber aplicar tales cosas a nosotros el día de hoy. Sabiendo que II Cor. 3:6 enseña que la letra de la Ley es la que mata, podemos preguntar si la predica que estamos recibiendo nos condena mas de lo que nos anuncia el amor y la esperanza en Cristo, que va mas conforme al nuevo pacto que es aplicado ahora a nosotros por el Espíritu Santo. En mi opinión, muchos predicadores corren a dar una aplicación practica de la Escritura, sin antes saber lo que la Escritura hablo originalmente a sus recipientes. Esto hace que su interpretación sea ligera e ineficiente, y su aplicación, este muy lejos de la intención original del autor, que fue inspirado por el Espíritu Santo a escribir lo que escribió. Solo después de saber el contexto y de cómo la audiencia original entendió el mensaje, podremos dar una aplicación a nuestras vidas del texto que podrá glorificar a Cristo, y edificar a nuestros oyentes.

 

Espero que estos pasos, sacados del libro de Bruce Milne,[2] y expandidos un poco mas por este servidor, sirvan como una introducción al estudio de la interpretación bíblica. No se pretende ser exhaustivo sobre el tema, pero si se pretende que estos pasos puedan encaminar al lector a un estudio mas profundo de las Escrituras, y al predicador, y darle a sus oyentes una mejor y mas fiel exposición de las Escrituras.

[1] Comentario de Genesis 1:6, Genesis (Banner of Truth, 1975), p. 79.

[2] Bruce Milne, Know the Truth. A Handbook of Christian belief. (Nottingham: Inter-Varsity Press, 2009) pgs. 54-61.

Lecciones 9 – 10. Interpretación Bíblica.

Siguiente »

Capsula Homiletica 8 – Sermon de Salmo 1

  • Frank1972

    Dios le Bendiga Pastor Luis Jovel muchas gracias
    por la informacion de las reglas para interpretar las Escrituras
    Shalom

Teología

Leer más

Más