• Leído 2299 veces.

Respuesta a los argumentos que hay apóstoles el día de hoy, 1.

Puesto a la falta de interacción con aquellos que defienden y proponen la posición de que hay apóstoles el día de hoy, busque un estudio escrito por una organización que mantiene dicha posición, y decidí responder a sus argumentos. Lo hice contestándole a un buen amigo del pasado, y por eso tiene un tono personal. Espero que esta respuesta, sea de ayuda para aquellos que quieren dar una respuesta a este movimiento que esta muy lejos de representar a las Escrituras.

Pegare el “estudio” que se otorga para defender el ministerio apostólico (es la segunda parte del estudio, que encontré mas interesante que la primera), y luego, pegare mis respuesta dadas en FaceBook, con algunas ediciones para que sea mas legible.

¿Debe la iglesia ser edificada por apóstoles? parte 2

Introducción

En la parte primera de este tema (ver Parte 1), aprendimos que los ministerios existen aun en este tiempo, y que estarán hasta que la Iglesia sea completamente edificada, lo cual sucederá hasta la segunda venida de Jesucristo, hoy continuaremos hablando sobre el ministerio apostólico que como aprendimos es uno de los fundamentos para que la Iglesia sea edificada correctamente. Algunas personas por ignorancia, y otras por tradiciones religiosas sostienen que en este tiempo no hay apóstoles, y que solo existieron los doce que el Señor designó, pero no es así, solo la Biblia nos habla de más de veinte apóstoles, y como veremos, aun en nuestros días existen.

Las Etapas del Desarrollo del Evangelio

Recordemos que nuestro Dios es Uno pero manifestado en tres personas, de igual forma el evangelio se realiza en tres etapas, 1) el antiguo testamento, donde el Padre hablaba y anunciaba la venida del Salvador (de su hijo), 2) los evangelios, que hablan sobre la primera venida del Señor Jesús, quien vino a cumplir las promesas del evangelio, redimirnos del reino de tinieblas, y 3) el nuevo testamento, que inicio desde la venida del Espíritu Santo y es la etapa que estamos viviendo todavía, donde el evangelio sigue siendo predicado a todas las gentes de la tierra.

Los Apóstoles del Padre, del Cordero y del Espíritu Santo

El Apóstol del Padre

En las tres etapas de desarrollo del evangelio han habido Apóstoles, la palabra Apóstol en griego “apostolos”, significa enviado, el Padre envió siervos en el antiguo testamento a su pueblo como lo dice en Jeremías 7:25, 35:15 y Ezequiel 3:6, pero el principal enviado por el Padre y designado como Apóstol es su Hijo, nuestro Señor Jesucristo (Hebreos 3:1), podemos decir que Jesucristo es el Apóstol del Padre, por eso al momento de iniciar su ministerio, el Señor Jesús declaro su misión como enviado de parte de Dios:

Lucas 4:18 EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS CAUTIVOS, Y LA RECUPERACIÓN DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS;

Aquí podemos ver claramente la misión de un verdadero apóstol, anunciar el evangelio, proclamar libertad a los cautivos, que los ciegos vean, que los oprimidos sean libertados, claro, estas tareas son en el plano espiritual primero, y luego en el plano material, es decir, que primero hay que libertar a los cautivos en cárceles de maldad, de amargura, de iniquidad, a los ciegos que no pueden ver la verdad de Cristo, a los oprimidos por el diablo. Una señal de un verdadero apóstol es que las personas son cambiadas radicalmente, aquellos que antes eran esclavos de los vicios, empiezan a ser liberados de toda cadena, aquellos que están destruidos en sus matrimonios, empiezan a ser restaurados, aquellos que eran oprimidos por el enemigo, y por el mundo, empiezan a tener la libertad de Dios.

Los Apóstoles del Cordero

El Señor Jesucristo designo a doce de sus discípulos para que también fueran Apóstoles (Lucas 6:13), pero la escritura llama a estos doce, “Los Apóstoles del Cordero”:

Apocalipsis 21:14 El muro de la ciudad tenía doce cimientos, y en ellos estaban los doce nombres de los doce apóstoles del Cordero.

Como todos sabemos, entre los doce estaba judas, quien entrego al Señor y que finalmente se suicido tal como lo profetizaba la escritura, así que su apostolado fue entregado a otro para que se mantuviera el número de los doce apóstoles del cordero, el Apóstol Pedro dijo:

Hechos 1:16 Varones hermanos, tenía que cumplirse la Escritura en que por boca de David el Espíritu Santo predijo acerca de Judas, el que se hizo guía de los que prendieron a Jesús. 17 Porque era contado entre nosotros y recibió parte en este ministerio. 18 (Éste, pues, con el precio de su infamia adquirió un terreno, y cayendo de cabeza se reventó por el medio, y todas sus entrañas se derramaron. 19 Y esto llegó al conocimiento de todos los que habitaban en Jerusalén, de manera que aquel terreno se llamó en su propia lengua Acéldama, es decir, campo de sangre.) 20 Pues en el libro de los Salmos está escrito: QUE SEA HECHA DESIERTA SU MORADA, Y NO HAYA QUIEN HABITE EN ELLA; y: QUE OTRO TOME SU CARGO. 21 Por tanto, es necesario que de los hombres que nos han acompañado todo el tiempo que el Señor Jesús vivió entre nosotros, 22 comenzando desde el bautismo de Juan, hasta el día en que de entre nosotros fue recibido arriba, uno sea constituido testigo con nosotros de su resurrección. 23 Presentaron a dos: a José, llamado Barsabás (al que también llamaban Justo) y a Matías. 24 Y habiendo orado, dijeron: Tú, Señor, que conoces el corazón de todos, muéstranos a cuál de estos dos has escogido 25 para ocupar este ministerio y apostolado, del cual Judas se desvió para irse al lugar que le correspondía. 26 Echaron suertes y la suerte cayó sobre Matías, y fue contado con los once apóstoles.

Vemos como Matías recibió el Apostolado que perdió judas, si contamos, hasta aquí ya van catorce apóstoles (Jesús, los doce, y Matías el reemplazo), los apóstoles del cordero tenían como requisito haber sido testigos desde que el Señor se bautizo en aguas, cuando murió y resucito, y ver cuando fue recibido arriba, es decir que los Apóstoles del Cordero debían haber estado personalmente con el Señor, y fueron enviados para dar testimonio que Jesucristo resucito, siendo constituido por Dios como Señor y Salvador, los apóstoles del cordero debían anunciar la venida del reino de Dios a la tierra (Lucas 10:3-9), las señales que eran enviados los acompañaban, gente era trasladada del reino de las tinieblas a la luz, liberaciones de toda cadena de pecado e iniquidad, sanidades, prodigios y milagros los acompañaban:

Hechos 5:12 Por mano de los apóstoles se realizaban muchas señales y prodigios entre el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.

Notemos algo interesante, el Padre anunciaba la venida de su hijo en el antiguo testamento, y llegado el tiempo (Gálatas 4:4), envió al Señor Jesús, quien vino a cumplir toda la ley, cuando el Señor Jesús finalizó su ministerio les dijo que no se fueran hasta que viniera el Espíritu Santo que el enviaría, cuando vino el Espíritu Santo (1 Pedro 1:12), inicio la Iglesia del principio y los apóstoles salieron a realizar la obra de Dios y propagar el evangelio.

Los Apóstoles del Espíritu

Ahora vivimos la era del Espíritu Santo, donde también hay llamados para apóstoles, así como lo hizo el cordero que llamo a doce, así también el Espíritu Santo llama apóstoles, pero los Apóstoles de este tiempo, son llamados “Apóstoles del Espíritu”, y los dos primeros son Saulo (Pablo) y Bernabé:

Hechos 13:2 Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. 3 Entonces, después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron. 4 Ellos, pues, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia y de allí se embarcaron para Chipre.

El Apostolado del Espíritu también consiste en predicar el reino de Dios, que la gente reconozca a Jesús como Señor y Salvador, y que sean libertados los esclavos por el diablo, de toda cadena, para que reciban la herencia con todos los santos, eso fue lo que el Señor Jesús le dijo al Apóstol Pablo cuando se le apareció:

Hechos 26:16 “Pero levántate y ponte en pie; porque te he aparecido con el fin de designarte como ministro y testigo, no sólo de las cosas que has visto, sino también de aquellas en que me apareceré a ti; 17 librándote del pueblo judío y de los gentiles, a los cuales yo te envío, 18 para que abras sus ojos a fin de que se vuelvan de la oscuridad a la luz, y del dominio de Satanás a Dios, para que reciban, por la fe en mí, el perdón de pecados y herencia entre los que han sido santificados.”

Las señales de ser un verdadero apóstol del Espíritu continúan siendo las mismas que los apóstoles del cordeo, conversiones masivas y radicales de los aceptos (1 Corintios 6:11), liberación de cadenas de iniquidad, sanidades, prodigios y milagros:

Hechos 19:11 Y Dios hacía milagros extraordinarios por mano de Pablo, 12 de tal manera que incluso llevaban pañuelos o delantales de su cuerpo a los enfermos, y las enfermedades los dejaban y los malos espíritus se iban de ellos.

El Apóstol Pablo escribe a los corintios diciéndoles que las Señales de su apostolado habían sido evidentes a ellos (2 Corintios 12:12), que su predicación fue con demostración del Espíritu y del Poder de Dios (1 Corintios 2:4). Algunos dicen que para ser apóstoles hay que ver al Señor resucitado, ya que Pablo vio al Señor cuando iba camino a damasco (Hechos 9:1-6), pero recordemos que eso era un requisito para los apóstoles del cordero, pero para los del Espíritu no, ya que la escritura no nos dice que Bernabé haya visto al Señor Jesús y también era apóstol (Hechos 14:14), y como veremos mas adelante, hay mas apóstoles que tampoco dice que hayan visto al Señor. Hasta aquí siguiendo con la suma de los apóstoles, van dieciséis (16), sigamos:

Romanos 16:7 Saludad a Andrónico y a Junias, mis parientes y compañeros de prisión, que se destacan entre los apóstoles y quienes también vinieron a Cristo antes que yo.

Aquí vemos a otros dos apóstoles del Espíritu, Andrónicos y Junias, con ellos van dieciocho (18), en Filipenses 2:25 vemos a Epafrodito que dice que es un ministro o servidor, pero la palabra usada ahí es “apostolos”, es decir, es un Apóstol, en 2 Corintios 8:23 vemos a Tito como un mensajero de las Iglesias, pero la palabra usada ahí también es “apostolos”, con estos dos llevamos veinte, y hay algunos mas, entonces vemos claramente que no son solo doce apóstoles, y como aprendimos en el primer tema, los Apóstoles estarán mientras la Iglesia este siendo edificada, llegara el día cuando el señor venga por su Iglesia, y entonces los ministerios no serán necesarios pues su función habrá terminado.

Otros apóstoles

Para mencionar algunos otros apóstoles, podemos ver en 1 Tesalonicenses 1:1, y 2:6 como los remitentes de esta carta, son los apóstoles “Pablo, Silvano y Timoteo”:

1 Tesalonicenses 1:1 Pablo, Silvano y Timoteo, a la iglesia de los tesalonicenses en Dios Padre y en el Señor Jesucristo: Gracia a vosotros y paz… 1 Tesalonicenses 2:6 ni buscando gloria de los hombres, ni de vosotros ni de otros, aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido imponer nuestra autoridad.

Nota que dice como “apóstoles en plural”, Pablo se refiere a que Silvano y Timoteo también eran apóstoles, al leer 1 Corintios 1:12, por el contexto podemos ver como Apolos también había llegado a ser un apóstol, detallando los apóstoles que encontramos en la Biblia están:

Listado de Apóstoles

El Señor Jesucristo, 1

Los Doce Apóstoles del Cordeo, +12

Matías el reemplazo de judas, +1

Pablo y Bernabé, +2

Andrónico y Junias, +2

Epafrodito, +1

Tito, +1

Silvano y Timoteo, +2

Total, 1+12+1+2+2+1+1+2=22 Apóstoles

Pero esto no quiere decir que solo hayan existido 22 apóstoles, los hemos enumerado para mostrar que no solo fueron doce, y que los Apóstoles del Espíritu Santo existen aun en nuestro tiempo, y que la Iglesia para ser edificada como Dios lo manda, debe reconocer el ministerio apostólico, claro, hoy en día hay una fiebre de “apostolitis”, muchos se están levantando asegurando ser apóstoles, pero debemos probarlos, en el siguiente tema hablaremos de cómo probar los ministerios Apostólicos, para que se diga de nosotros como de la Iglesia de éfeso:

Apocalipsis 2:2 ‘Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado mentirosos.

Introducción. Me imagino que esto ha de ser aprobado por German Ponce. Pero miremos el falso argumento. Comienza diciendo que la gente solo acepta 12 apóstoles, cosa que es falsa, pues siempre se ha aceptado a los 12 + Pablo, como tampoco no se han descartado aquellos apóstoles puestos por las iglesias, como menciono en mi estudio en www.luisjovel.com

Las Etapas del Desarrollo del Evangelio. El otro error que hace el estudio, es que se acerca mas bien a la posición Unitaria (algunos les dicen erróneamente “unicitarios) de interpretar la Trinidad. Según el estudio, hay 3 etapas de revelación , una por el Padre, otra por el Hijo, y otra por el Espíritu Santo. Si nos remontamos desde el principio, los tres siempre han estado revelándose a si mismos, ejemplos son Gen. 1:26, o Isaías 6:3. Que Jesús nos vino a revelar a Dios por adentro por así decirlo en Mateo 28, es otra cosa. Pero esta forma de interpretar la trinidad es mas bien, Modalismo, el cual yo explico en mi canal de Youtube. Recordemos, la cuadrimension de dios (fíjate la minúscula) no es ni revelación ni bíblica, sino que malavares doctrinales y herejía antigua proclamada primeramente por Sábelio en el siglo 3. Por eso es que se tiene ese punto de vista dentro de algunas ramas de Elim. En fin, el punto es que ni la trinidad es correctamente explicada, que es lo mas básico, no de balde lo que sigue continua no pegando en el blanco.

Apóstol del Padre. No se porque cita al griego en el Antiguo Testamento, si es que fue escrito en Hebreo. Como he dicho en mi estudio en www.luisjovel.com, la palabra en el A.T. es Shaliaj, y es en el NT que encontramos la palabra “apóstolos”. Y es en el Nuevo Testamento donde explícitamente se le llama a Jesús apóstol, cf. Hebreos 3:1-6. El autor hace un craso error usando Lucas 4, pues dicha profecía SOLO SE LE PODIA APLICAR AL MESIAS como la evidencia de su ministerio. Como el Señor Jesús iba a alcanzar todo lo que dijo, MURIENDO EN LA CRUZ. Por lo tanto, eso no puede ser una señal que define al verdadero apóstol. Solo Jesús puede hacer eso.

Apóstoles del Cordero. Esto, si es verdad. Por citar la Escritura, y ser el consenso universal, por eso esta sección no tiene errores en lo absoluto.

Apóstoles del Espíritu. Esto no lo encontramos en las Escrituras. Pego la cita completa del articulo: “Ahora vivimos la era del Espíritu Santo, donde también hay llamados para apóstoles, así como lo hizo el cordero que llamo a doce, así también el Espíritu Santo llama apóstoles, pero los Apóstoles de este tiempo, son llamados “Apóstoles del Espíritu”, y los dos primeros son Saulo (Pablo) y Bernabé:
Hechos 13:2 Mientras ministraban al Señor y ayunaban, el Espíritu Santo dijo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. 3 Entonces, después de ayunar, orar y haber impuesto las manos sobre ellos, los enviaron. 4 Ellos, pues, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia y de allí se embarcaron para Chipre.”

Respondo a esto con una cita en mi pagina. “Algunos, como en Ministerios Elim, desean hacer una distinción entre los apóstoles del Cordero, y apóstoles del Espíritu, basándose en Hechos 13:1-3. Esto suena interesante, si Pablo lo considerada así. Siempre que el se refería a su llamado apostólico, no apelaba a su llamado en la iglesia de Antioquia, mas bien, contaba su experiencia en el camino hacia Damasco, cf. Hechos 22:1-21; 26:2-23. La distinción que Othoniel Ríos, “apóstol” de ministerios Elim fue errónea, y no corroborada por Pablo en sus relatos. Es mas, Pablo en Gálatas parece referirse a su llamado al estilo de los profetas del A.T., cf. Gal. 1:15; Jer. 1:5.”

Siguiendo con el punto de los apóstoles del Espíritu, Pablo defiende lo genuino de su apostolado en I Cor. 9:1-2, II. Cor. 10-11, pero es en I Cor. 15:1-11 donde nos dice que es lo que el apóstol proclama, y como PABLO MISMO SE LLAMA A SI MISMO EL ULTIMO DE LOS APOSTOLES. La cuestión es, podremos llamar a otros “apóstoles del Espíritu” dado que dicha definición no esta en el NT, y ni Pablo, el “supuestamente sujeto de dicho llamado” tampoco hace referencia a el? Se esta haciendo una doctrina de una cita bíblica que ni esta enseñando tal cosa. Si Pablo mismo se llama a el Apóstol de Jesucristo y de Dios en los comienzos de sus epístolas, quienes somos nosotros para llegar y ponerle palabras en su boca??? Dios nos libre de hacer tal cosa!!!!

Otros Apóstoles. Ya de comienzo hay una gran contradicción. Supuestamente, Pablo, Silas y Timoteo, caerían en la categoría de Apóstoles del Espíritu, pero Pablo dice en I Tes. 2:6, que ellos son apóstoles de Cristo. Mientras que Pablo extiende el numero de apóstoles mas allá de los 13, no obstante, a Timoteo no se le vuelve a referir como tal, mucho menos en las pastorales. Pero mi punto es, si Pablo hubiera tenido el concepto de apóstoles del Espíritu, tubo la oportunidad de decirlo, pero no lo hizo. El resto de los apóstoles mencionados en el NT, es interesante, pero por ejemplo a Tito se le refiere como apóstol de las iglesias, ósea, comisionado por ellas, en contraste con Pablo, que fue comisionado por el propio Cristo resucitado, cf. II Cor. 8:23. Andrónico y Junias, esto es controversial pues en el Griego no es claro, y no se si German Ponce y el movimiento de Elim querrán aceptar entonces que una mujer, Junias, fue apóstol.

Comencé con la parte segunda del estudio de los apóstoles, pues quería dejar en claro el mal uso de la Biblia, las contradicciones aun dentro del esquema presentado, y que se llega a decir algo que Pablo jamás dijo, ni hizo alusión, etc. No niego la sinceridad de estos hermanos, pero no por ello podemos pasar por alto su mala exegesis, la imposición de conceptos propios a los textos, y la falta de doctrina básica cuando se refiere y explica quien y como trabaja Dios.

Luis Alberto Jovel

P.D. Estoy aun por escribir sobre las repercusiones teológicas y pastorales sobre esta posición, pero veo necesario antes de ello, responder a los argumentos que se proponen a favor de dicha posición.

La Nueva Perspectiva de Pablo por Michael B. Thompson

Siguiente »

¿Es bíblico tener apóstoles hoy?

  • Jovel, el articulo de por sí esta muy interesante y estaré pendiente de tus proximas publicaciones.

    • Hola Armando.

      Creo que para vos sera de gran importancia el tema, dado que los tenes ahi mismo en tu pais.

      No me gusta el tono que toman estas personas al decir que aquellos que no aceptamos el apostolado hoy somos engañados por Satanas. Miremos esto que dicen en el estudio que respondere:

      El enemigo quiere engañar a muchos haciéndoles creer que los apóstoles solo eran los doce que estuvieron con el Señor, pero a lo largo del libro de los hechos podemos ver muchos mas apóstoles como Pablo, Silas, Timoteo, quienes no eran parte de los doce que estuvieron con el Señor.

      Esta es una vil presuncion. La iglesia ha reconocido, desde el segundo siglo a Pablo como apostol, y eso lo atestiguo en mi entrada de “El concepto del ministerio apostólico en la iglesia posto-apostólica“. La problematica para los de Ebenezer es que no todos podemos aceptar, basandonos el las Escrituras, que habran apostoles del calibre de los 12 o Pablo el dia de hoy.

      Luego, se hace esta pregunta:

      ¿Sabes porque el enemigo no quiere que muchos reconozcan la necesidad de ser edificados por apóstoles?

      Ellos dan una respuesta, pero yo doy otra. Mi respuesta es que el enemigo quiso negar el apostolado de Pablo, como tambien el de algunos de los apostoles por medio de Marcion en el segundo siglo, como menciono en el link que provei arriba. Ahora, el diablo ha cambiado su tactica, y ahora deja que entren todos los neofitos a llamarse apostoles.

      Solo eso dire por el momento. Tengo que hacer la respuesta completa a el primer “estudio”, y ya comence a decir lo que quiero decir ahi.

      Gracias por el comentario.

  • Pingback: Respuesta a los argumentos que hay apóstoles el día de hoy, 2. | Luis Alberto Jovel()

  • Me gustó el artículo. Estoy de acuerdo, los apóstoles sólo fueron 12. Y no mas. Y creo incluso que dentro de ellos no se debe contar a Matías, por que este fue elegido por un apresuramiento de Pedro en los inicios de hechos antes de que llegara el Espíritu Santo. Dios tenía al remplazo de Judas. el apóstol Pablo. Cuando leemos bien como sucedió la elección de Matías nos daremos cuenta de que no era por la voluntad de Dios sino la voluntad de Pedro. ESPERO Los demas estudios. Saludos.

    • Gracias Elmer por tu aporte.

      Yo creo que apesar de todo, Matias fue correctamente eleguido apostol. Luego, Pablo en I Cor. 15, Pablo nos da las pautas de quien es apostol. En Galatas, y en I Cor. el se ve muy aparte del grupo de los 12.

      De todos modos, interesante tu posicion.

      Sigue leyendo, pues los estudios ya estan aca.

      Saludos.

  • den

    den una pre que significa apostol acaso significa enviado de Dios acaso nosotros no los a enviado jesus a predicar el evangelio efesios 4:8 en adelante
    Por eso dice: Subiendo a la altura, llevó cautivos y repartió dones a los hombres.
    Efe 4:9 ¿Qué quiere decir “subió” sino que también bajó a las regiones inferiores de la tierra?
    Efe 4:10 Éste que bajó es el mismo que subió por encima de todos los cielos, para llenar el universo.
    Efe 4:11 Él mismo dispuso que unos fueran apóstoles; otros, profetas; otros, evangelizadores; otros, pastores y maestros,
    Efe 4:12 para la adecuada organización de los santos en las funciones del ministerio, para edificación del cuerpo de Cristo,
    Efe 4:13 hasta que lleguemos todos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la plena madurez de Cristo.
    osea que jesus mismo constitullo no hombre aposteles,profetas, ecte 5 ministerios para que es esto para que lleguemos ala plenitud o madures como cristo ojo pidan sabiduria al espiritud santo …

    • Hola Den.

      Fijate, una cosa que he hablado con mis amigos Reformados, es que como es que ellos dicen que los ministerios de apostol y profeta han caudicado, mientras que los otros 3 no?

      Pablo habla de diferentes conceptos apostolicos en sus escritos. Hoy estoy lejos de mi casa, y con poco conexion de internet, pero eso me gustaria hablar contigo, y comentar mas al respecto. Voy a traer un libro de Amazon que toca ese punto. Yo creo que hay un ministerio apostolico aun vigente, pero no como Othoniel, y muchos apostoles modernos lo conceptualizan.

      • Claro, no podemos decir que no existe algo solo por que existen muchos abusos departe de algunas personas, supuestamente llamadas apostoles, ese es el gram mal que existe y por lo cual muchos no creen. Pero una cosa es clara para mi, me gustaria saber tu posicion, pero creo que el tiempo de los ” verdaderos Apostoles no a llegado a un en su explendor, esto por que aun esta restaurandose el mismo ministerio de los Profetas, una vez dado este, los apostoles, esos que estan en formacion en lo secreto, saldran a luz y comenzara una nueva, y ultima, reforma a la iglesia, todo esto con el fin, principalmente, para la salvacion de muchos.
        Saludos y disculpen si tengo faltas ortograficas !

        • La cosa es que seria ver en la Biblia donde dice que los apostoles van a llegar a un explendor. Donde esta eso?
          Como se va a restaurar algo que en Efesios 2:20 se ve claro que hiba a caudicar? La Iglesia jamas tubo en mente que el ministerio apostolico hiba a seguir.
          Y lo que estas diciendo Marco, lo llevan diciendo muchos desde los años 50. Y lo dijeron durante la Reforma los Anabaptistas.
          Pero me gustaria leer tus razones por las que piensas que va a ver una restauracion apostolica.

  • den

    ok perfecto bueno es muy interesante conoser esto gracias

  • Pingback: Un repaso de lo que los apóstoles son en el Nuevo Testamento y despues de la iglesia primitiva | Luis Alberto Jovel()

  • ¿Es bíblico tener apóstoles hoy?
    Para enfocar este tema, es necesario primero analizar los diferentes usos de la palabra griega apostolos. El término se deriva del verbo apostellô, que significa simplemente “enviar”. Por eso, (1) el sentido más general de apostolos, como en Juan 13:16, es cualquier persona enviada en cualquier misión (recadero, mandadero). Un aspecto más específico de este sentido (2) ocurre en 2 Cor 8:23 y Fil 2:25 cuando mencionan “los mensajeros de las iglesias” (apostoloi ekkêsiôn), como delegados comisionados por las congregaciones para alguna tarea. En tercer lugar (3), la palabra significa “misionero”, que es el equivalente en latín (del verbo mitto, misi, “enviar”). En este sentido Jesucristo es el “misionero” enviado por Dios (Heb 3:1). Como veremos más adelante, Cristo no era “apóstol” en el mismo sentido que los doce, sino como “enviado” y “misionero” del Padre y prototipo de la misión de la iglesia (Jn 20:21; Mr. 9:37; Mt 10:40; Jn 13.20: Jesús es el Enviado del Padre). El cuarto sentido (4) es lo que generalmente entendemos por “los apóstoles”, como Pedro, Pablo y los demás. En ese aspecto, el término podría llamarse un título, de una primacía en cierto sentido jerárquica.

    Dados estos diversos sentidos de la palabra “apóstol”, es necesario en cada texto bíblico determinar cuál de ellos se está empleando. Serios problemas resultan cuando se confunde un sentido con otro. Los “apóstoles” de hoy toman pasajes donde el término significa “misionero” pero los aplican en el otro sentido y quieren atribuirse los títulos y autoridades de los doce y de Pablo. La iglesia católica hace algo parecido con su ” sucesión apostólica” a través de los siglos. Según el Nuevo Testamento, los apóstoles no tienen sucesores.

    El trasfondo judío: El apostolado del Nuevo Testamento se basó en una práctica judía de designar un emisario, llamado ShaLiaJ, con plenos poderes para representar a quien lo había enviado (Esd 7:14; Dn 5:24; cf 2 Cron 17:7-9). El ShaLiaJ era una especie de plenipotenciario ad hoc. Eran comunes las fórmulas legales como “el que te recibe a tí me recibe a mi”, “lo que ustedes atan en mi nombre lo he atado yo” y muchos otros parecidos, que aparecen también en el Nuevo Testamento (Mr 9:37; Mt 16:19; Lc 10:16; Jn 13:20; 20:23). La comisión del ShaLiaJ era para una tarea específica y no era transferible a otras personas.

    El paradigma definitivo, Hechos 1: Después de suicidarse Judas, los discípulos sentían la necesidad de completar el número doce, como paralelo con las doce tribus de Israel. Con ese fin, guiados por el Espíritu Santo, definieron los requisitos indispensables para incorporarse en el apostolado. La elección se limitó a “hombres que han estado juntos con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros, comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que entre nosotros fue recibido arriba” para que “uno sea hecho testigo con nosotros, de su resurrección” (Hech 1:21). Además, la selección fue hecha por Cristo mismo (1:24; cf. 1:2). Veremos en seguida que todas estas mismas condiciones se aplican al caso de Pablo.

    Ese texto, y otros, muestran que para ser apóstol en el mismo sentido que los doce y Pablo, era requisito indispensable haber sido testigo ocular y presencial del ministerio de Jesús (Hechos 1:21-22; cf. 1 Jn 1:1-4) y de su resurrección (Hch 10:40-42; 1Co 15). Por supuesto, tal cosa sería imposible después de morir los contemporáneos de Jesús. La iglesia ahora es “apostólica” cuando es fiel al testimonio de ellos, que tenemos en el Nuevo Testamento, y cumple así su “apostolado” misionero. Sobre el fundamento de ellos Cristo sigue construyendo la iglesia (Efes 2:20).

    Es importante reconocer que esta sustitución de Judas por Matías es el único reemplazo de un apóstol, precisamente para completar el número de doce. Matías no era sucesor de Judas sino su reemplazo. Después, al morir los doce y Pablo, ni el Nuevo Testamento ni la historia de la iglesia narra la elección de algún sucesor de alguno de ellos. Al morir el apóstol Jacobo, nadie le sucedió o reemplazó (Hech 12:2). El grupo quedó cerrado, como es evidente en Apocalipsis 21:14. Obviamente, en esas puertas de la Nueva Jerusalén no aparecerá el nombre de ninguno de nuestros apóstoles de hoy.

    Toda esta evidencia bíblica deja muy claro que para ser apóstol, el candidato tenía que ser alguien del primer siglo. Nadie después del primer siglo podría haber sido testigo presencial del ministerio de Jesús y de su resurrección. Ese requisito descalifica de antemano a todos nuestros “apóstoles” de nuestros tiempos modernos.

    El apóstol Pablo: El apostolado de Pablo fue severamente cuestionado, precisamente porque él no había sido uno de los discípulos, como requiere Hechos 1, aunque sí era contemporáneo de Jesús y sin duda testigo de su ministerio. Repetidas veces Pablo tiene que defender su llamado de apóstol, pero lo significativo es que lo defiende en los mismos términos básicos de Hechos 1: él también había visto al Resucitado (1 Cor 9:1; 1Cor 15), fue nombrado apóstol no por hombres sino por el mismo Cristo (Gal 1:1,15-17,19; cf. 1 Tim 1:1; 2:7), y él, igual que los doce, había realizado las señales de apóstol y la predicación del evangelio (2 Cor 12:12; cf. Rom 15:18-19). En 1 Corintios 9:1-6 Pablo se defiende contra los que negaban que él era apóstol:

    ¿No soy apóstol?
    ¿No soy libre?
    ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro?
    ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?
    Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy;
    porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.

    A continuación, Pablo responde a los que le acusan, afirmando que él tiene los mismos derechos de todos los apóstoles (9:3-6; cf. 2 Cor 11:5,13; 12:11s).

    En este contexto, 1 Corintios 15 es especialmente importante. En este pasaje Pablo afirma vigorosamente la fe en la resurrección (15:1-8, 12-58) pero también, menos conspicuamente, defiende su propio apostolado (15:8-11). Después de definir el evangelio como la muerte, sepultura y resurrección de Cristo (15:1-4), Pablo enumera una lista de los que podríamos llamar “los testigos autorizados de la resurrección” (15:5-8): Céfas, los doce, más de quinientos hermanos, Jacob, después todos los apóstoles y al final Pablo mismo. Por eso, de las varias personas que el Nuevo Testamento llama apóstoles, sabemos que tenían que haber sido testigos presenciales de la resurrección.

    Está claro que en este pasaje Pablo no está hablando sólo de visiones espirituales, como tuvo él mismo (2 Cor 12) y que tuvieron Esteban (Hech 7) o Juan (Apoc 4-5), que no podrían servir como evidencias de la resurrección corporal de Jesús. El verbo repetido en estos versículos de 1 Cor 15 es “apareció”, y el sujeto activo es el Resucitado (cf. Gál 1:16). Eran visitaciones del Señor, apariciones por iniciativa de él, para demostrar la realidad de su resurrección. Se trata de revelaciones corporales como las de Cristo durante los cuarenta días, que constituyeron a sus receptores en testigos oculares del hecho. En ese sentido, Pablo reconoce que su propio caso es una anomalía, pues aunque era contemporáneo de Jesús, no había sido discípulo ni había estado presente con los discípulos durante los cuarenta días. Sin embargo, insiste en que su encuentro con Cristo en el camino a Damasco pertenecía a la misma serie de visitaciones especiales. Por otra parte, Pablo afirma que su encuentro con el Resucitado fue la última de la serie (15:8; cf. 1 Cor 4:9), sin posibilidad de otras. Para mayor énfasis, Pablo afirma que Cristo lo llamó al apostolado no sólo de último sino “como un abortivo” (Gr. ektrômati), una excepción. Pablo era un apóstol “nacido fuera del tiempo normal”. No puede haber otros apóstoles después de él.

    Otros apóstoles: Este pasaje habla de “todos los apóstoles”, además de los doce (1 Cor 15:7), pero todos ellos eran también testigos oculares de la resurrección. En cambio, de líderes que sabemos que no habían participado en esa experiencia, como Apolos y Timoteo, el Nuevo Testamente nunca los llama “apóstol”. No podían ser apóstoles sin haber visto al Resucitado (y no sólo en visión mística). Por eso, de todas las demás personas llamadas “apóstol” podemos estar seguros de que habían sido testigos oculares del Resucitado o si no, eran apostoloi sólo en el sentido de “misioneros” o de “delegados congregacionales”.

    Es muy significativo que tanto los doce como Pablo aplican los mismos requisitos básicos para el apostolado: sólo pueden ser apóstoles los que habían visto al Cristo en su cuerpo resucitado y habían sido comisionados personalmente por él para ser testigos de su vida y resurrección. De estos, el último fue el apóstol Pablo. Los apóstoles cumplieron una función histórica. Obviamente, nadie que no sea del primer siglo puede ser testigo ocular de lo que nunca presenció.

    Efesios 4:11: Frente a estas enseñanzas bíblicas muy claras, el mal llamado “movimiento apostólico” apela, sin interpretación cuidadosa, a unos pocos textos. El versículo principal es Efesios 4:11, tomado fuera de contexto. El pasaje completo es una cita modificada del Salmo 68:18 con introducción y conclusión:

    Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia
    conforme a la medida del don de Cristo.
    Por lo cual dice:
    Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad,
    y dio dones a los hombres.
    Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero
    a las partes más bajas de la tierra?
    El que descendió, es el mismo que también subió
    por encima de todos los cielos para llenarlo todo.
    Y él mismo constituyó a unos, apóstoles;
    a otros, profetas;
    a otros, evangelistas;
    a otros, pastores y maestros.

    El tema de Efesios 4:7-16 es la unidad de la iglesia con su diversidad de dones, todo orientado hacia el crecimiento del cuerpo (4:13-16). Pablo introduce este tema con una cita del Salmo 68, uno de los salmos más difíciles y con complicados problemas textuales. Pero el tema central de ese salmo está claro: Dios es un poderoso guerrero (68:35) que en diversos momentos ha descendido a la tierra para liberar a su pueblo (68:11-14,20-21) y después de su triunfo, sube al monte Sión (o al cielo) llevando cautivos (68:15-18,24,29,35) y reparte el botín entre su pueblo (68:12,18). Pablo adapta la cita en varias formas, especialmente cambiando “tomaste dones” (Sal. 68:18) en “dio dones” (Ef 4:8), para aplicar la cita a la ascensión de Cristo y la venida del Espíritu con sus dones. Al volver al cielo, el Cristo vencedor repartió el botín entre su pueblo. El énfasis cae sobre la ascensión de Cristo, el momento histórico-salvífico en que el Resucitado victorioso envió el Espíritu como botín de su triunfo.

    El verbo “constituyó” (4:11, edôken, “dio”) es un pretérito punctiliar, que describe algo que Cristo hizo cuando ascendió, conforme también al modelo del Salmo 68. No dice absolutamente nada sobre el futuro, si Cristo seguiría dando apóstoles a la iglesia, hasta su segunda venida, como podrían haber sugerido otros tiempos verbales. Como comenta I. Howard Marshall en el Comentario Bíblico Eerdmans (p.1389), “Puesto que esta carta vino de una época cuando estaban funcionando apóstoles y profetas, es imposible sacar alguna conclusión desde este pasaje sobre su continuación o no en la iglesia después”.

    De otros pasajes, como hemos visto, queda evidente que el apostolado no puede haber continuado después de morir los últimos testigos presenciales. En cambio, otros pasajes dejan claro que el don de profecía (y la falsa profecía) continuarían en la iglesia. Al ascender, Cristo dio un don que era de una vez para siempre (apóstoles) y otro que había de seguir hasta su venida (profetas). El llamado apostólico corresponde en eso a su origen en el encargo de ShaLiaJ, que no era transmisible.

    Por otra parte, Pablo habla en 2 Cor 11:13 de “falsos profetas (pseudapostoloi), obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo” (cf. Ap 2:2; Didajé 11:3-6) y, quizá sarcásticamente, de “superapóstoles” (tôn huperlian apostolôn, 2 Cor 11:5; 12:11, NVI).

    Conclusión: Dos de los grandes vicios de la iglesia evangélica hoy son la sed de poder, prestigio y riqueza de algunos de nuestros líderes, y entre los fieles el culto, ciego y casi idolátrico, a las personalidades famosas. Hay mucha obsesión con títulos, oficios y el poder lucir y ser importante. Se emplean constantemente las técnicas de publicidad y promoción del mundo secular. Eso es totalmente contrario al espíritu de Jesucristo y del evangelio. Mucho más acertado es el viejo refrán, “al pie de la cruz, todos somos párvulos”.

    Hace unos años, en un foro sobre el tema de los apóstoles, alguien intervino para decir, “Antes era suficiente el título de pastor, pero ahora con las enormes megaiglesias, llamarlos pastor les queda muy corto.” ¡Al contrario! Si el título “pastor” les queda corto para ellos, ellos se quedan demasiado cortos para el título de pastor.

  • seamos cinceros hombres…. el ser humano apenas comprende las cosas de este mundo ahora un hombre me dise que hay apostoles del espiritu??? amenos que el señor Jesus oo el mismo ESPIRITU SANTO ME HAGA SENTIR diria que siii pero solo porque un ombre pecador como yo me lo dise no le creo nada

    • Lo que si se ha dicho, es que hay apostoles de la Iglesia, basandose en Hechos 13:1-3 y II Cor. 8:23.

  • Ivan Escobar

    Hola Luis Soy de Guate y acá se ve mucho eso de Ebenezer, pues Don Sergio Enriquez en una publicación afirmó ser un sucesor de San Pablo pero en diferente época

    • Luis Jovel

      Pues eso de ser sucesor de Pablo, los únicos que se que fueron, y ya se murieron, fueron Timoteo y Tito.

  • Luis Jovel

    Ray, gracias por el comentario.

    Solo te pregunto que consideres lo que Pablo dice:
    1 Corintios 15:8-9 Nueva Versión Internacional (NVI)
    8 y por último, como a uno nacido fuera de tiempo, se me apareció también a mí.
    9 Admito que yo soy el más insignificante de los apóstoles y que ni siquiera merezco ser llamado apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios.

    La cosa esta entre creerte a ti, o creerle a Pablo.

    Tu decides.

    • Chris Zagal Salgado

      Bueno en Efe 4:13 Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.
      dice claramente “Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe” sin dudas lo que menos hay hoy entre las iglesias es unidad… yo pertenesco a elim rd que lidera el apostol fernando ortiz y la verdad nunca he visto ni escuchado nada malo de el al contrario, si bien es tal vez no tiene el nivel de los 12+1 primeros apostoles, yo creo en el ministerio. Saludos y bediciones Luis

      • Luis Jovel

        Creo que pueden haber apostoles, pero se ha abusado mucho!!

  • Luis Jovel

    Nicolas, otros mejor estudiados que yo, han escrito sobre los temas que tocan Sergio Enriquez y German Ponce. Dado que estan en Ingles, y son libros academicos tecnicos, no se refieren a ellos, pero los temas que ellos tratan, son hallados en las religiones esotéricas que combatieron el Cristianismo en sus primeros 3 siglos.

    No puedo considerar apostol a alguien que enseña la herejia Sabeliana o Modalista, que ahora le llaman “Cuadrimensión de Dios”.

    Asi como he escrito contra David Diamond y su mala comprensión del Judaísmo, tambien vi necesario escribir contra estos dos personajes, que lejos de enseñar una doctrina conforme a las Escrituras, siempre están especulando.

Teología

Leer más

Más