• Leído 1041 veces.

Andiel Zamora doctorando en Historia del Imperio Romano – JUEVES DE ESTUDIOS BÍBLICOS SOBRE EL JUDAÍSMO

10599708_10205847394844532_492291037978476612_nDe mi lectura personal del judaísmo de la época de Jesús y del segundo Templo he sacado algunas conclusiones preliminares que me llaman la atención. En el judaísmo del primer siglo los zelotes incitaban a los judíos a ser fieles al único que consideraban Rey y Señor, es decir, a Dios, y no a los invasores romanos; los saduceos hacían énfasis en los rituales y ceremonias del Templo, cuidando que siguiese en funcionamiento, para preservar la comunión y el perdón de Dios; los fariseos hacían énfasis en la practica y el estudio de la ley, haciendo especial cuidado en las obras del Pentatéuco que servían de señas de identidad y diferencias al pueblo de Israel de los pueblos paganos como la circuncisión, los alimentos puros e impuros, el sábado, etc; y finalmente los esenios que enseñaban que ellos eran el verdadero Israel, los justos, los hijos de luz, predestinados individualmente a ser parte de esa comunidad. Pero luego viene Pablo y dice que: al único que debemos fidelidad es a Jesús como único Señor, señalando así que el Cesar no lo era; que la Iglesia es el Templo de Dios, y que en Jesús se haya el perdón y la comunión con Dios, que las señas de identidad ya no son mas la obras de la ley, sino la fe en Jesús, y que la verdadera comunidad de Dios, el verdadero pueblo de Dios es el rescatado por Jesús, su iglesia, curiosamente también predestinada para ello, inquiete a quien inquiete. Es como si Pablo recogiera lo mejor del judaísmo de su época y lo reinterpretara y lo viera a la luz de Jesús.

Andiel Zamora

¡Aprender Hebreo Bíblico en línea! – JUEVES DE ESTUDIOS BÍBLICOS SOBRE EL JUDAÍSMO

Siguiente »

Porque el articulo “Por qué las naciones protestantes son ricas y las católicas pobres.” es una burda a la historia Protestante.

Teología

Leer más

Más