Cada hora asesinan once cristianos por su fe en Jesús