Se concentra en el Calvinismo, pero se puede aplicar a cualquier otra “fijación” que tengamos.

 

Estoy tan apasionado por la persona de Jesús que de lo único que hablo es del Calvinismo.

Amo tanto la Sola Scriptura que lo único que ocupa mis mensajes se relaciona a los cinco puntos de Teorodo de Beza.

Me gusta defender tanto a la fe cristiana que mi vida se basa en la apología de un sistema teológico particular.

Odio tanto el pecado que a los únicos que critico es a los arminianos.

Predico el único evangelio verdadero que cambia vidas y por eso los únicos que están en mis filas son personas que ya eran salvas cuando las encontré en otro grupo cristiano.

Amo tanto la verdad que todo lo que digo sobre el sistema arminiano es mentira, caricatura o tergiversaciones.

Soy tan humilde (en contraste con los orgullosos arminianos) que me presento como el único que tiene conocimiento en la Biblia, como aquel que fue iluminado en un mundo donde los creyentes tienen pocas luces, como el que está en la verdad, como el que pertenece a la minoría inteligente, como el único que no tiene pecado en su lectura teológica, etc.

En fin, estoy feliz. SOY CALVINISTA.

Por Esteban Moraschetti. Calvinista que no ha salido del Closet.

Rifa para Marzo – Nuestro Nuevo Testamento

Siguiente »

John Barton y la Biblia

  • jaja no pensé que esta ironía terminaría publicada fuera de facebook. Un abrazo.

  • Esteban, Luis me ganó por puesta de mano, pero creo que igual lo voy a colocar en alguno de mis blogs

  • Juan

    Jaajaja Muy bueno el post me gusto el penultimo punto y es asi gran parte de la comunidad calvinista o las personas que predican el calvinismo tienen como una arrogancia disfrada de humildad y mansedumbre Saludos Luis !!!

  • taylormedina

    jajajajajaja excelente

Teología

Leer más

Más