El vomito y la “liberación”. ¿Por qué no también indigestión?