8. Forma Favorita de Torcer el Evangelio – Limitar la justicia a la rectitud personal

En esta serie, seguiré el aporte de Howard Snyder, Profesor de Teología y Mision en Ashbury Seminary.

El Antiguo Testamento-Salmos, Profetas, La Sabiduría, emparejan constantemente la justicia y la rectitud como las dos caras de una misma realidad integral. Nótese, por ejemplo, la frecuencia con la justicia y la rectitud se acoplan y se utilizan casi indistintamente en la poesía hebrea.

Sin embargo, la iglesia a menudo los separa de varias maneras-por ejemplo, hacer justicia significa la moralidad personal y dejan la justicia algo que Dios cuida de sí mismo por medio de la expiación y / o el juicio final. Esto es rotundamente no bíblico.

Este es un tema que a muchos neo-reformados les arde tocar, pues para ellos, suena que estamos confiando en las obras para salvación.

La posición Reformada es que lo que uno haga, no afecta la salvación otorgada en la cruz del Calvario, no importando el comportamiento del que ha profesado su fe en Cristo, pues las obras no tienen nada que ver la salvación. A esto, podemos decir un SI y un NO. Esto es lo que Pablo dice al respecto de los creyentes, y que es lo que pasa cuando vivimos nuestra cristiandad en nuestro cuerpo:

2 Corintios 5:10

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

Este pasaje no es el único que habla que nuestras obras serán medidas al consumarse todo. Este es el otro pasaje en el que Pablo habla al respecto:

1 Cor. 3:Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobre edifica.11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca,13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará.14 Si permaneciere la obra de alguno que sobre edificó, recibirá recompensa.15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego.

Acá Pablo no le esta hablando a inconversos, sino a conversos. Una ves mas, eso apunta que Pablo esta consciente de que la salvación del creyente esta segura, pues vemos que hay un juicio para el creyente del cual no se puede salvar.

Pero no solo Pablo habla de eso, Jesús también habla de un futuro juicio, para todos:

Mateo 12:36

Nueva Versión Internacional (NVI)

36 Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado.

Y otra ves se dice de Jesús:

Juan 5:22

Nueva Versión Internacional (NVI)

Además, el Padre no juzga a nadie, sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo,

Una ves mas, Pablo y Jesús están de acuerdo, pues esto leemos de Pablo, haciendo eco de Jesús, y lo que ya había escrito en II Cor. 5:10:

Romanos 14:10

Nueva Versión Internacional (NVI)

10 Tú, entonces, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú, ¿por qué lo menosprecias? ¡Todos tendremos que comparecer ante el tribunal de Dios!

Podemos ver, que Jesús, y Pablo, esperan que haiga un futuro juicio, incluyendo al Cristiano. Muchos reformados se oponen a tal cosa, a pesar de que Jesús habla al respecto, y Pablo confirma dicha cosa.

Pero vemos que en Apocalipsis 20:11-15, se ve que hay un juicio para todos. Algunos objetaran y dirán que solo a los inconversos se les juzgara delante del trono blanco, pero vemos que el lenguaje es muy parecido al usado por Daniel en el capitulo 12:1, Jesús en Lucas 10:20 y Pablo en Filipenses 4:3.

A todo esto, no le agrego los pasajes de advertencia que encontramos en otros libros, especialmente en Hebreos.

Podemos ver que la justificación por fe (Romanos 1:17, 3:22,26) no solo llega a ser el aceptar de que ya tenemos paz con Dios por medio de Jesucristo, sino que se nos llama a vivir en santidad y en buenas obras, cf. Efe. 2:8-10. La negligencia de este aspecto, como también las partes éticas donde Pablo llama a vivir a los creyentes en santidad, pero donde también da consejos de cómo vivir en comunidad y con el mundo, especialmente en los últimos capítulos de Colosenses y Efesios, ha creado lo que el teólogo y mártir Alemán de la Segunda Guerra Mundial le llamo, “gracia barata”. Una gracia que promete el cielo, pero no llama a un compromiso para vivir una vida de rectitud entre los creyentes, ni entre los inconversos.
Muchos están tan felices con la gracia inmerecida que tienen, que no están dispuestos a compartirla con otros que la necesitan, por no estar seguros si están o no “elegidos” para recibir esa gracia. Tampoco están dispuestos a apuntar a las injusticias que existen en medio de su comunidad, y mucho menos en el mundo, y se encierran en su circulo y estas contentos y felices de no ser parte del mundo, ni de sus problemas, como que Dios no le importara que un niño que sufre por no tener que comer, o un padre que no tiene trabajo para proveer a su familia.
Si los primeros cristianos hubieran tomado esa postura, jamás hubieran abierto orfanatos, lugares de hospicio, hospitales, etc. Y estos eran abiertos, no solo para las necesidades de Cristianos en mentes, si no para las de la comunidad en general.

Así que, la Justicia o Justificación, no solo es algo que nos pone en paz con Dios, y eso es algo que debemos de darle gracias  Dios por hacerlo. Si no que también, es algo que también nos llama a ser responsables con nuestros prójimos, tanto de la fe, como los que no son de la fe. Hacer una dicotomía y querer separar estas dos facetas de la Justificación por fe, es caer en el error de negar la imagen de Dios en el prójimo, y de negar que Dios mando a su hijo para nuestra redención. No se puede tener una, sin tener la otra. 1.

1. Es de notar, que la única ocasión que encontramos la frase “justificación por fe sola”, es en Santiago, y el esta criticando a los que justamente dicen que solo necesitan tener fe para salvarse, pero no están llamados a vivir una vida de servicio al prójimo, cf. 

 Santiago 2:24 Como pueden ver, a una persona se le declara justa por las obras, y no sólo por la fe.

¿Se equivoco Lutero? – Entrada Encore

Siguiente »

NVI Una Traducción Independiente

  • Tus ultimos post, pareciera ser que estas en un circulo tan diferente y escaso en los “evangelicos”, como si fueras una luz que alumbra en la oscuridad, a veces me pregunto porque sos algo que no compartis, osea “evangelico”, no lo entiendo pero de igual forma adelante con este tipo de posts

Teología

  • Jesús y la Ley

    4 semanas ago

    Muchos afirman que nadie se salvara por cumplir la Ley. Esto va va en contra de lo dicho por Jesus: Mateo 19:16 Entonces vino uno y le ...

    Leer más

Leer más

Más